volver a casa - www.bipasha.site90.com

www.bipasha.site90.com
informacion noticias foro musica videos imagenes chismes artistas comics historietas

         

 


volver a casa

 

 





Descripcion:
Solo, pues, en el rico viedo encontr a su padre que acollaba una vid: vesta una sucia tnica de mal ver, con zurcidos; en torno a las piernas llevaba malas grebas de buey por miedo a rasguos y heridas y en las manos golubas, reparo de espinos; cubrase de un pellejo cabruno. El dolor le arreciaba en el alma. Una vez que lo vio el pacientsimo Ulises, de vejez consumido y tomado de pena, ocultose bajo espeso peral y dej que fluyese su llanto (Homero, Odisea, 24)

As comienza esta formidable obra de Robin Lane, con la narracin del regreso de Ulises a la casa de su padre. Y qu son nuestras vidas sino el camino de regreso a la casa del padre? El profesor Lane Fox, es

del New College de Oxford y catedrtico de Historia Antigua en esa universidad, y es, adems, un gran narrador. De esta afortunada combinacin ha surgido un libro de historia del mundo clsico distinto, que tiene el rigor del buen trabajo acadmico y la amenidad de un relato que los crticos han dicho que es increblemente entretenido y ms pico que la mejor pelcula de romanos.

Si algo caracteriza a este fascinante recorrido del mundo de la antigedad clsica, desde Homero a Adriano, es la presencia constante del toque humano: su capacidad de evocar a Scrates, Alejandro, Cicern o Csar y de hablarnos, a la vez, de la vida cotidiana de los ciudadanos, de los ltimos das de Pompeya o de los juegos del circo, en unas pginas que nos devuelven el encanto de la mejor narrativa histrica. Contempla 900 aos de historia desde la perspectiva que el emperador Adriano, el gran viajero global de aquel tiempo, no pudo haber tenido. Robin Lane parte de que lo clsico es lo de primera clase, huyendo de los que idealizan el pasado y que no suelen entenderlo: al querer restaurarlo lo mata su cario.

Pienso que ya est bien de someternos a los intereses de las editoriales que lanzan al mercado best sellers, porque ellos los han promovido, y rescatar estos libros deliciosos que nos acercan a nuestras races. Porque, qu somos nosotros sino grecorromanos, judeocristianos y rabe-musulmanes?

Caminaba yo por la playa, despus de la puesta de sol, para que el perro pudiese correr con libertad. Fue hace un par de veranos y me acompaaba un sobrino-nieto, de unos 4 o 5 aos. Le apasionaban las historias y era capaz de permanecer quieto el tiempo que fuera mientras le contaba lo que se me iba ocurriendo. Al final, tem que tuviera un empacho con el plan de irnos a rescatar los tesoros de Rande porque lasuma que era primer oficial y tena ante si tareas para ocuparse con la flota hasta que yo regresase de Madrid.

- No, to, nadie me pidi permiso para nada, y siempre soy yo el que tiene que andar pidiendo permiso para todo. Esto no me parece muy justo y t ayer me dijiste que lo ms importante en la vida era la justicia.

Yo recordaba haberle contado, a mi modo y de acuerdo con su edad, los principios de Ulpiano, pero el tercero lo haba cambiado l por su cuenta. Y yo estaba de acuerdo. Ulpiano dice: "no hacer dao a otro, dar a cada uno lo suyo y vivir honestamente. En mis clases he procurado traducir el

sino situaciones de injusticia; radicalmente, todo sera lcito aunque no todo convenga, y una persona cabal busca naturalmente el orden, el equilibrio, la satisfaccin, el bien como quiera que lo contemple, aunque objetivamente pueda no ser bueno, de acuerdo con las normas que regulan la convivencia social; es no engaarse a uno mismo, es vivir de acuerdo con la naturaleza, ser consecuente, esto es, ser feliz.

A veces, preguntaba en mi clase de H. del pensamiento poltico y social, en Periodismo, de la UCM: Qu es para usted la felicidad? Qu es lo que ms le gustara conseguir, si apareciese Aladino y frotase la lmpara? Coja cada uno un papel, no pongan su nombre, y, en diez minutos, escriban lo que se les ocurra, lo que de verdad sientan. Slo lo leer yo.

Cuando un ayudante los recoga, se produca un silencio expectante, de esos que se producen, a veces, en clases o en conferencias, cuando pasa un ngel. Depositaba los folios sobre mi mesa, yo los recoga con una cierta formalidad, pues los ritos son necesarios como dijo el zorro, los ajustaba con unos toques y los volva a depositar sobre la mesa, a mi derecha. Despus, levantaba la mirada, y todava en silencio, iba leyendo sus caras, al menos eso es lo que ellos sentan. Yo actuaba con un cierto pre

kairs se mascaban. Algunas veces, durante alguna conferencia, me he sentido como desdoblado orador y audiencia a la vez. S, es posible este experienciar, que no sucede cuando se busca pero que se reconoce cuando se produce. Uno siente dentro de s como una responsabilidad inmensa, como une

prise sur les mes, saberse otro, superar la distancia y las formas y los volmenes yel mismo concepto de espacio, pues este se define por sus limitaciones. En ese instante, se percibe la unidad esencial de todo y de todos. Como si no hubiera diferencia entre el agua y la arena que se encuentran en la orilla. Al igual que no la hay, ms quepercepcin ilusoria, entre las olas y el mar.

Entonces, sonrea y le deca:No se creern que me las voy a leer? Silencio, en algunos rostros algo de desilusin, porque quisieran que durase el momento. Les haca un resumen, en tono mitad festivo mitad cmplice,de lo que venan a decir en aquellas hojas. En definitiva, poder hacer cada uno lo que quiera. Lo que me d la gana, y la gana misma. Comer, beber, follar, adelgazar, dinero, gloria, poder, ttulos, musculatura o triunfo en los deportes. Sin olvidarnos de la liberacin de las cargas que llevamos a cuestas y que no son ms que pesados sacos de sal que se disuelven al pasar a la otra orilla, (como canta Dreesler), al avanzar en el camino del conocimiento, de la responsabilidad y de la libertad.

Los maestros Zen dicen: una vez que llegues a la otra orilla, no te empees en cargar la balsa sobre tus espaldas. Ayer ya pas, maana es una hiptesis, slo cuentan aqu y ahora. Ayer es memoria, pero no culpa que no pueda disolverse con el perdn, la comprensin y la experiencia de que por nuestras venas circula la sangre de toda

Hegel intuy que somos lo que no somos, todava. Es como la utopa, quees lo que no existe en la tierra, todava. Es una verdad prematura (Lamartine, V. Hugo). La utopa no es una quimera ni una fantasa, es la proyeccin en el futuro del mito de la Edad de oro que, como nunca ha existido, ni Paraso terrenal ni pecado original ni otras zarandajas, hace que sea cierto algo que sostengo desde hace mucho tiempo: Lo que una persona cabal sea capaz de anhelar apasionadamente y con todas sus fuerzas, logra conseguirlo. He dicho, cabal. Pues si no se puede amar lo que no se conoce, no podramos anhelar sino lo que ya llevamos dentro. Es de Agustn: Antes me despertaste para que te buscara". "Pues no me buscaras sino me hubieses encontrado.

"No nos conocamos y ya nos queramos", (Aquinas)porque nos buscbamos sin saberlo. Nadie nace ni es creado la vspera del encuentro, por eso los franceses dicen une

se rencontrer. Siempre lo he repetido el primer da de clase, al darles la bienvenida a la universidad y establecer las reglas de juego. Y tengo la maldad de aadir He odo decir que algunos colegas mos de enseanza media y de bachillerato padecen estrs y depresiones. Aqu, si alguien va a tener estrs ser usted, no todos, claro, sino el que se empee en dar coces contra el aguijn. Y como sola decir mi padre: el que no est cmodo, que se ponga, pero respetando las reglas de juego. De lo contrario la puerta para entrar en la universidad es estrecha, pues tiene exigencias y condiciones, pero para salir no tiene dinteles, ni hay puerta, ni hay pared, ni hay edificio porque la universidad no es una cosa sino un encuentro para buscar juntos la sabidura, no para transmitir conocimientos. Eso es obsoleto.

Las grandes conquistas de la humanidad se hicieron realidad porque alguien las so primero. Por eso no son realizables las fantasas, las quimeras ni las maldiciones ni conjuras fruto de la suerte o de destino alguno.

Es cierto que, al principio, no suele ser ms que como un ligero trazo, anhelo o idea que pasa como una hoja en el viento, o como la lluvia en la nube, antes de hacerse agua. El que sea agua no es ms que producto de una tensin y, si pones el nfasis en la palabra gota no lo vers, pero si lo pones en agua caers en la cuenta de que somos ocano en el que vivimos nos movemos y somos, como le dijo el anciano y sabio pez

que nadaba con ansiedad buscando el ocano; y el viejo sonrea diciendo esto es el ocano, mientras el joven nadador sostena que aquello slo era agua.

Ham so, yo soy eso, eso soy yo. Recuerdan lo que Mowgli le dijo ala cobra, en el Libro de la selva? "Madre de todas las cobras, tu y yo somos de la misma sangre, hablamos la misma lengua, pertecemos al mismo pueblo"...

Pues eso que cada uno de ustedes ha pergeado se resume en: 'Poder hacer lo que quiera. S, hasta el suicida, el mrtir, el nihilista, el hroe y el terrorista, a su modo, hacen lo que quieren o lo que otros consiguen que quieran. Ese es el resultado de las ideologas y de los fanatismos de toda laya.

Al final, ser uno mismo es ser feliz, con todas sus consecuencias. Mi experiencia y la de tantos otros, es que para hacer lo que uno quiera el camino es querer lo que uno hace. No como obediencia, imposicin o carga, sino que, con mi voluntad libre y responsable, quiero hacer lo que tengo que hacer o hago nada, wu-wei,y entonces hago lo que quiero. Eso es lo que De Gaulle planteaba como el radical problema:

Un da me cont un profesor de la universidad de Comillas, jesuita ilustre con la ctedra de psiquiatra: Nos han dicho amars al prjimo como a ti mismo pues van dados, porque nadie nos ense a querernos a nosotros mismos.

Chapeau! Cada vez que oigo en la radio o en TV: Va a hacer mal tiempo porque va a llover o va a hacer fro o va a nevar, me siento mal. Es como si, al salir a la calle, tu primera reaccin, que puede condicionar tu da, fuera: Jo, llueve.

Cada da somos muchos ms los que compartimos la suerte de los dems en la conviccin de que todos participamos en un proyecto comn, el de conquistar nuestra libertad cada da.

Ser persona es la capacidad de darse a los dems y saberse parte de la creacin entera. El trnsito de ser humano a persona radica en la creacin de espacios de encuentro y ambientes de solidaridad, fruto de una convivencia consciente de que la comunin es la ms alta expresin de la naturaleza humana porque se apoya en una voluntad de asumir la realidad ms autntica.

Nada ms lejos de la uniformidad y del individualismo que confunde los medios con los fines, instrumentalizndolo todo en aras del inters o de la utilidad como nicos criterios vlidos para triunfar por encima de los dems. La felicidad personal tiene que ver con la perfeccin de la humanidad entera, con la maduracin de cuanto existe y con aquella actitud ante la vida que nos anima a vivir con modestia y pensar con grandeza.

Pero por fortuna, cada da somos muchos ms los compartimos la suerte de los dems en la conviccin de que los hombres somos hermanos y que participamos de un proyecto comn. Es preciso juntar esfuerzos para luchar por la humana condicin que exige la dignidad como garanta de una libertad autntica. No libertad para morirse de hambre. As seremos capaces de sintonizar con esos millones de personas que padecen hambre, miseria, dolor, marginacin y soledad.

Es un error considerar que el voluntariado social que ejercitamos en nuestras comunidades no est ntimamente ligado a la suerte de los ms pobres del mundo. Se pierde de vista la autntica naturaleza del voluntariado social y corremos peligro de reducirlo a una beneficencia que perpetua y se convierte en cmplice de las estructuras de injusticia que padece nuestra sociedad. Esas estructuras son la causa del subdesarrollo, que no es una etapa en el camino hacia el desarrollo sino un subproducto del mismo, basado en una sociedad consumista, opulenta y despilfarradora a costa de la explotacin de los pueblos empobrecidos del Sur.

Urge extender este movimiento de solidaridad a todos los hombres, comenzando por los ms cercanos, por los que estn a la vuelta de la esquina, por los que viven a nuestro lado sin que nos hayamos dado cuenta de su indigencia, de su tristeza y de su aislamiento mientras permanecemos ciegos a las manos que se extienden hacia nosotros y nos llaman. Ms que enviados, debemos considerarnos llamados a un quehacer solidario. Al fin y al cabo, la libertad no nos la puede dar nadie sino que se conquista cada da.

Me levanto pensando en ellos, y los llevo a la mesa del desayuno para mirarlos. Despus, los limpio en la cocina, coloco abundantes hojas frescas de morera de base, y otras bien troceadas para que las coman mejor.

Los he cambiado de la tradicional caja de cartn a una transparente que me permite ver cmo evolucionan. Por las tardes, al regresar de la universidad y dejar al perro en la terraza, me los llevo al saln mientras tomo una copa y veo el telediario.

Uno de mis hijos, que ahora gua a los suyos, me anim a entrar en Google cunta informacin. Ahora sigo los ciclos de mis nuevos amigos, tantos das, cinco mutaciones, las paradas que hacen inmviles con la cabeza hacia arriba, la voracidad en la ltima semana, el colocarles una especie de bosquecillo con ramas para que cuelguen sus capullos antes de encerrarse en ellos la espera, las 24 horas de coyunda de machos y hembras la pena es que ellos, despus, se mueren aunque no s,visto visto. La puesta frentica de la mariposa hembra el bajarlos al cuarto trastero para que estn al abrigo hasta que llegue la primavera, anunciada por los brotes de las moreras en el jardn. No antes, porque no tendran comida.

Y los cuidados con las hojas: las has cogido del rbol sin daar las ramas, las lavas, las colocas en un pao blanco hmedo que despus colocas en la nevera, a la altura de las verduras.

Por la maana y por la noche, selecciono bastantes, las pongo sobre papel de cocina para secarlas y luego caliento algo cada una entre las manos y las tengo all cerca, sin pensar los 65 das de su existencia visible ni siquiera pienso en la metamorfosis.

Estamos construyendo superhombres y supermujeres, totalmente equipados pero emocionalmente infantilizados. Por eso las empresas consideran ahora que ms importante que el QI es la IE, la Inteligencia Emocional. No sirve de mucho ser un superejecutivo si no se consigue relacionarse con las personas. Entonces qu importante sera incluir clases de meditacin en los currculos escolares!

Una progresista ciudad del interior de Sao Paulo tena en 1960 seis libreras y un gimnasio; hoy tiene sesenta gimnasios y tres libreras. No tengo nada contra el cuidado del cuerpo, pero me preocupo por la desproporcin en relacin con el cuidado del espritu. Est bien que todos muramos esbeltos: "Cmo estaba el difunto?", "Hecho una maravilla, no tena ni una arruga"

Antes se hablaba de la realidad: anlisis de la realidad, insertarse en la realidad, conocer la realidad. Hoy la palabra es virtualidad. Todo es virtual. Se puede tener sexo virtual por Internet: no se contagia el sida, no hay involucramiento emocional, todo se controla con el ratn. Encerrado en su cuarto en Brasilia un hombre puede tener una amiga ntima en Tokio, sin mayor preocupacin por conocer a su vecino de apartamento o de calle. Todo es virtual. Entramos en la virtualidad de todos los valores, no hay compromiso con lo real. Es muy grave ese proceso de abstraccin de lenguaje, de sentimientos: somos msticos virtuales, religiosos virtuales, ciudadanos virtuales. En cuanto a esto, la realidad va por otro lado, pues somos tambin ticamente virtuales

Cultura es el refinamiento del espritu. La televisin en Brasil es un problema. La palabra hoy es "entretenimiento"; as, el domingo es el da nacional de la imbecilizacin colectiva. Imbcil el presentador, imbcil el que va y se sienta en el sof, imbcil quien pierde la tarde ante la pantalla. Como la publicidad no consigue vender felicidad, tenemos la ilusin de que la felicidad es el resultado de la suma de placeres: "Si toma este refresco, calza estos tenis, usa esta camisa, compra este auto, usted llega a ella!" Quien consiente desarrolla de tal manera el deseo, que acaba necesitando de un analista. O de frmacos. Quien se resiste, aumenta la neurosis.

Creo que slo hay una salida: cambiar el deseo hacia dentro, gustarse a s mismo, comenzar a ver lo bueno que es ser libre de todo ese condicionamiento globalizante, neoliberal, consumista. As se podra vivir mejor. Adems, para una buena salud mental son indispensables tres requisitos: amistades, autoestima, ausencia de estrs.

Suelo decirles a los empleados que me invitan a entrar en las tiendas: "Slo estoy dando un paseo socrtico". Y ante sus ojos espantados explico: "A Scrates, filsofo griego, tambin le gustaba despejar la cabeza recorriendo el centro comercial de Atenas. Cuando los vendedores como ustedes lo asediaban les responda: "Slo estoy mirando cuntas cosas no necesito para ser feliz".

Afrontar los riesgos de una vida larga, es algo que preocupa a las compaas de seguros. La web de Unespa, la patronal que agrupa a las empresas de este ramo en Espaa, incorpora un simulador para calcular cuanto tiempo de vida le queda a una persona, presunto asegurado. Uno mismo puede hacer un sencillo test sobre sus hbitos alimentarios, sexuales, salud, costumbres para calcular cuntos aos puede vivir todava. Uno de los sectores que ms se aproximan a la realidad en sus clculos es de los seguros de vida, ms an que los bancos, que tampoco son mancos.

Ms bien deberan llamarse seguros de muerte porque lo que se arriesga es la vida y las compaas anotan como negativo el tiempo que vive el asegurado por encima de lo calculado para su pliza. Cierto que en la letra pequea ya se cuidan de amarrar todo lo que pueden.

Como la esperanza de vida se ha alargado mucho en los pases desarrollados, han tenido que crear nuevos productos que sirvan como complemento a las esculidas pensiones que jams progresan al ritmo del coste de la vida. De ah que el peligro sea vivir ms que los ahorros propios.

Mientras que los planes de pensiones ofertados por los bancos experimentan un justo rechazo porque mantenan inmovilizado tu dinero y, al cabo de diez o de 15 aos te encontrabas con que tus ahorros no haban crecido como te haban prometido sino que en ese 25% de renta variable parecan cargar todas las prdidas de sus carteras, adems de gastos de mantenimiento. Ha sido un abuso del que los medios de comunicacin no se han ocupado como hubieran debido.

Por eso han surgido en el mercado productos que ofrecen una renta vitalicia con tal de que les transfieras, a tu fallecimiento, la vivienda o los bienes inmuebles que afectas a esa pliza de seguros. Tradicionalmente, los bancos te prestaban dinero para comprar un inmueble; ahora, en las hipotecas inversas, consigues una renta mensual vitalicia entregando como garanta el piso que ya tenas en propiedad.

Si falleces antes de lo previsto, el banco o la entidad aseguradora hace un clculo de lo entregado, de los gastos y del lucro cesante y, si queda algo, ir a tus herederos si los tienes, y as lo has especificado en el contrato.

En Espaa, se calcula que unos tres millones de personas mayores de 65 aos, propietarios de su piso o de algn otro inmueble o cartera de valores, muestran inters por contratar una pliza que les garantice una renta vitalicia, aunque sepan que van a perder en esos clculos de valor y en las estimaciones de los riesgos pero lo prefieren a mantener una propiedad hasta el final de sus das y pasar necesidades en esos aos tan importantes. Y

Hemos llegado a la paradoja de que resulte perjudicial para algunos que mantengamos hbitos saludables, como acudir a revisiones mdicas peridicas, actividades fsicas al aire libre, seguir una dieta adecuada, asumir las nuevas circunstancias fsicas y squicas de esa mal llamada edad dorada y que aprendamos a no escuchar los reclamos de la publicidad que nos enfoca ahora como nichos de consumidores que quizs formemos parte de un fondo de pensiones que decide con el poder de nuestros elecciones polticas y estrategias que nunca hubiramos imaginado. Hasta nos denominan senniors objetivos de sus campaa Mientras no se ayuden de algn modo violento para que coincidamos con sus previsiones estadsticas todo va bien. Pero no hay que bajar la guardia. Va a resultar que no slo se trataba de aadir vida a los aos, despus de aadir aos a la vida sino que vamos tener que saber morirnos a tiempo para que les cuadren las cuentas.

La vejez no puede ser slo una faena, como sostiene Philip Roth, con el que estoy bastante de acuerdo, pero pienso que, bien llevada, es preferible a morirse, o a aburrirse y sentirse marginado hasta hacernos invisibles. Mira por dnde, los mercaderes nos van dando pistas.

Envejecer en un mundo asediado por la obligacin de ser productivo en todo momento puede causar graves problemas de autoestima. Hay voluntarios que al menos una vez a la semana llaman a su abuelo adoptivo por telfono, le ayudan a hacer la compra, o le acompaan al mdico. Con esto logran combatir su soledad, una enfermedad a la que, por no ser fsica, se le da menos importante.

Un anuncio de un conocido refresco mostraba a unapersona quese mantena por siempre joven mientras todo a su alrededor envejeca. Otro de la misma marca reflejaba la vida como una evolucin que transcurre desde lamuerte al momento de nacer.

Basta comparar el elevado gasto en cosmticos, superior a 160.000 millones de dlares anuales, para darse cuenta de que elreconocimientose mide por el nmero de aos quele robamos a la vida.

Y todo porque se asocia el envejecimiento slo con un progresivo deterioro del cuerpo en vez de con un proceso de maduracin personal. La prueba es que se deja de lado a todo aquel que no ha podido subirse al tren de la juventud, como muestra que, en Espaa, cada ao mueran en soledad un centenar de personas mayores.

Se han dado pasos importantes para atender las necesidades de una sociedad cada vez ms envejecida. En Espaa, la Ley de Dependencia permitir que algunos mayores dependientes vivan con dignidad.

Y ms all de la asistencia profesional que puedan requerir, hay voluntarios que al menos una vez a la semana llaman a su abuelo por telfono, le ayudan a hacer la compra, o le acompaan al mdico. Con esto logran combatir su soledad, una enfermedad a la que, por no ser fsica, se le da menos importante. En otros casos, los intereses de jvenes y mayores se ponen de acuerdo y conviven juntos de forma que se facilita el alojamiento de uno y se da compaa al otro.

Pero la juventud, entendida como un ideal de perfeccin, juega con ventaja en los medios y es capaz de generar sumas astronmicas de dinero. El Real Madrid se ha gastado casi 120 millones de euros en fichar a sus jvenes estrellas para esta temporada. Cifra que contrasta con los 23 millones de euros reservados en los presupuestos para hacer cumplir la Ley de Dependencia en la Comunidad de Madrid.

Sorprende la facilidad con que la prensa deportiva maneja las cifras, hasta el punto de que resulta incomprensible que un equipo no haya contratado a un cierto jugador por slo unos pocos millones. Mientras, no se presta tanta atencin a la lentitud con la que se est implantando una ley que ayudar a miles de personas dependendientes o a que, todava hoy, haya quien muera de soledad.

Vivimos en una sociedad donde impera el mercado de la belleza, como si el consumismo diese la felicidad, y hace creer que todo lo que no est a la altura del espectculo merece ser relegado. Resulta impensable que las generaciones que han contribuido al desarrollo econmico de las ltimas dcadas acepten renunciar de buen grado al reconocimiento social.

Envejecer en un mundo asediado por la obligacin de ser productivo en todo momento puede causar graves problemas de autoestima. Se habla de que la esperanza de vida en el norte sociolgico puede alcanzar los 100 aos para los recin nacidos, pero no es la batalla por alargar la vida que libra la ciencia la que nos permitir saber quines somos. Frente al reto que suponan las enfermedades, hoy emerge la necesidad de superar una sociedad que se maquilla para encubrirun hecho inevitable como es el paso del tiempo.

al modelo de desarrollo caduco y obsoleto que impera. Que ocasiona la explotacin de los ms dbiles por la prepotencia de unos cuantos que, ciegos de codicia y ebrios de soberbia, no comprenden que la nica bandera con futuro es la solidaridad que se enfrente a la

Trabajaremos con otros ndices que los mercantiles para la expansin de sectores que toman en cuenta el bienestar y la felicidad de las personas y de los pueblos que las utilizan. Ante nosotros se alza un pensamiento creador y universal que integre y sosiegue, que conserve y expanda, que nos haga sentirnos responsables solidarios ms que culpables por haber nacido y caminar mudos como borregos.

regionales y mundiales se ha convertido en un objetivo del que depende el progreso del derecho internacional y de la regulacin de las relaciones econmicas, sociales y polticas, tanto en el plano mundial, como en los mbitos del capital financiero, de la fiscalidad, de las migraciones, y del desarme. Es menester crear una red de personas comprometidas, de organizaciones sociales, de centros de reflexin para animar polticas de sensibilizacin. Es posible construir una democracia universal, respetuosa de la identidad y de la dignidad de todos los seres humanos. Es tiempo de revertir el curso de la Historia porque, hace dos mil aos, en un rincn del Imperio, se anunci

. El Renacimiento y la Ilustracin vinieron al rescate de los seres humanos en nombre la Razn; pero sus sueos produjeron monstruos cristalizados en concepciones de la vida inhumanas por totalitarias. El

Mientras que el progreso tiene como protagonista al ser humano, el desarrollo es mecnico y su objetivo son los beneficios. Cuanto ms, mejor. El progreso es siempre a escala de la persona que camina, da pasos, pro-gressus. Cuanto mejor, ms. Sin

cuya actividad era la obtencin de beneficios. Se lleg a la monstruosidad de asumir que vivimos para trabajar. Como nuestra salvacin eterna dependa de la Providencia, era preciso que sta nos encontrase trabajando, ahorrando, produciendo sin dejar

la recreacin o el arte, al que pusieron precio. En las Ordonnances sur le rgime du peuple de Gnve, Calvino afirma que las seales de la predestinacin son la industriosidad, el trabajo y ascetismo mundano; que sern el medio para alcanzar la salvacin.

El lucro econmico, condenado por Toms de Aquino y por Aristteles, se convirti en clave del sentido de una vida ordenada a alcanzar su perfeccin. Se sanciona religiosamente la necesidad del capital y de la banca, la bondad del prstamo y del crdito, as como el beneficio que excediera toda necesidad estricta. Rige la mxima orar es trabajar. Qu tica mueve a tantos Institutos seculares catlicos? A la vista est, y repele.

El individualismo ms atroz nos ha desarraigado de nuestras seas de identidad como personas. Nos hacen olvidar que vivimos para ser felices; nico sentido de la existencia. Ser nosotros mismos en relacin con los dems parece obsceno porque las pautas del mercado establecen que pensar, atreverse, discernir, salirse de la rueda de presos consumidores, es pecado. El fin justifica los medios y la guerra es el lgico instrumento de esta idolatra.

A veces teme uno no estar al da en todo o no abrirse a todas las innovaciones. La clave est en todo, porque es imposible. Pero tambin existe como un reparo a reconocer que a uno le gustan ciertas cosas tradicionales, antiguas, reconocidas. Un da le que el inolvidable P. Arrupe deca No defendemos lo antiguo por viejo sino porque conocemos su estructura, su manejo y sus efectos positivos. Si una persona madura, que ya ha tenido sus experiencias y se abre con la necesaria prudencia a las nuevas, no es capaz de vivir con naturalidad sus preferencias en todos los campos de la vida; si cree que tiene que justificarse o dar explicaciones, es que algo no se ha desenvuelto como convena. Pero siempre estamos a tiempo de cambiar y reconciliarnos con nosotros mismos. Es uno de los privilegios irrefutables de la Jubilatera. A la larga no se puede consagrar la vida a la defensa de las libertades de los pueblos sin defender con la misma energa y conviccin la propia libertad, la libertad interior. Y la disidencia - que hermosa palabra en A. Camus, Unamuno, Whitman, Marcos, y en tantos otros hroes de la resistencia y de la rebelin!- es una de las caractersticas de la libertad., como escribi Blanco White.

Se me ocurri esta reflexin leyendo la entrevista que J.J.Aznrez les hizo a Lucio y a su hijo Javier a propsito de la cocina tradicional y esa respetable alquimia de la cocina fusin, el nitrgeno lquido, el tutano con caviar o el sushi salsa pot-au-feu. La cocina de la abuela, mejorada con las facilidades que nos ofrezcan las nuevas tecnologas, no vamos a echar de menos el trbede!, debe permanecer: los huevos fritos o rotos con patatas, los callos, la fabada, el cocido, la paella, el chuletn de aojo, el arroz con leche o la inmortal e inmarcesible tortilla de patatas con abundancia de huevos, cebolla y el toque para su punto. Y Javier, el hijo, cuenta que un da lleg a su casa el clebre Ferrn Adri. Yo no lo conoca en persona, y me impresion. Igual exagero, pero podra compararlo con un pintor genial, excntrico, o con Gaud. Entonces entend su cocina. Y eso no se puede imitar lo que te estn dando es arte. Es totalmente diferente.

Bravo, Javier. Has dado en el punto y recuerda que si los precios y las reservas en los restaurantes de Adri y otros genios estuvieran a un nivel normal (hay quien espera un ao por una mesa y paga mil euros por persona, ah, pero ha comido en Adri) no creo que tuviera tanto xito. A veces, el glamour consiste en la extravagancia, genial o de talonario, pero excluyente.

La prudencia es la base de la felicidad. Y, en lo debido a los dioses, no hay que cometer ningn desliz. Las palabras hinchadas por el orgullo y la soberbia comportan los mayores golpes para quienes las utilizan; ellas con la vejez, ensean a tener prudencia

Mira por dnde me ha venido una expresin que a veces he soltado en clase Los dioses no existen, pero es mejor no meterse con ellos, porque tienen muy mal carcter (bueno yo deca mala leche, pero eso era en la universidad y en mi clase.

? Todo el que alguna vez consumi alguna droga se ha convertido en drogadicto? Es un sofisma argumentar que, puesto que la mayora de los drogadictos alguna vez fum cannabis, el hachs o la marihuana son la causa de la drogadiccin. O que todo el que ha fumado hierba algn da se convertir en drogadicto. Tambin la mayora de los drogadictos tom caf, leche condensada o fue a la catequesis de su parroquia, y no fueron estas las causas de su desgracia.

Algunos padres que padecen ese azote en su familia y algunos polticos arremeten contra las libertades conseguidas hacindolas responsables de los males. Cmo son capaces de ignorar su parte de responsabilidad en algunos aspectos del problema?

u otras formas de alienacin mediante dependencias para paliar las verdaderas causas de ese rechazo de la sociedad, de la familia y de s mismos que significa la prdida de la autoestima, de la dignidad y de las seas de identidad.

Estaban Saladino y los Reyes y prncipes cruzados compartiendo unos deliciosos sorbetes durante una de las muchas treguas. (Esos sorbetes los mandaba hacer Saladino con hielo trado desde las montaas del Lbanocon un sistema de relevos muy interesante, los mezclaban con frutas y, detenan el asedio, para hacrselos llegar al rey de los francos que estaba enfermo... y se los tomaba sin miedo alguno y muy agradecido a su adversario. Cosas, modosy estilos)Como no haba nacido el ftbol, ni las carreras de coches, ni los alonsos y dems... trataban de la calidad de las armas, de su eficacia y del temple de los aceros. Sali el Alfrez de los cristianos, un tipo descomunal, con un mandoble en sus manos y se par en el centro cometiendo la indelicadeza de mirar a los ojos de los notables que acompaaban al Gran Saladino. (En muchos lugares del mundo y en muchas culturas jamsse debe mirar a los ojos de una persona mayor o constituida en autoridad, ni cruzar las piernas ante ellos, ni mostrar las suelas -mejor estar descalzos-, ni mostrar la palma de la mano izquierda, ni bostezar... y no son muestras de sumisin sino de educacin y del debido respeto, que son hermanos de la justicia, junto con la cortesa. Por no prestar atencin a estas "cosas" los conquistadores europeos y yankis cometieron toda suerte de torpezas en Amrica, frica y Asia. Podramos escribir un libro, ya hay algunos)Los nobles jinetes que acompaaban a Saladinosonrean sutilmente. Pusieron una barra de hierro sobre dos poyetes ante el Alfrez. ste sigui todo el ritual esperado, inspir con estruendo y, lanzando un grito descomunal, descarg toda su fuerza animal sobre la barra de hierro que se rompi ante el jolgorio de los rums, francos o cruzados que entrechocaban su copas metal.

Saladino y sus nobles, asintieron con un gesto de reconocimiento de la fuerza, mientras el Gran Kurdo haca una leve sea con una ceja a uno de sus caballeros, delgado, fuerte, fibroso y elegante... sutil como una palmera en el desierto mental de aquellos que atronaban con sus voces, sus gritos y su vino espeso y no rebajado.

El noble rabemusulmn salud inclinndoseantes de pisar el centro del crculo en el que haba actuado el cristiano, volvi a saludar de manera elegante y con una plcida sonrisa mientras se llevaba la diestra al corazn al cruzar el umbral marcado por una enorme alfombra. (Un da hablaremos del significado de los saludos en las diversas culturas y civilizaciones).A una indicacin de

Saladino retiruna finsima muselina que, casi invisible, llevaba al cuello(un chal de Mosul, "y de muselina chales...") Los rudos bebedores de cerveza agria rugieron y soltaron algunas lindezas... acerca de lo que podran hacer si les dejaban al mancebo "barnizado conlos aires del desierto", como recuerda G de Gortzar.El oficial de los ejrcitos del Islam... lanz el fino chal al aire mientras con un gesto rpido desenfund su alfange...y parti la muselina en dos pedazos que tardaron en llegar al suelo!

Llevo aos sosteniendo en mis clases que los espaoles (y portugueses, italianos del sur y griegos etc) no podramos subsistir si nos arrancasen nuestro tercio greco-romano o nuestro tercio judeocristiano... pero nos han arrebatado el otro tercio rabe musulmn... y hemos crecido desarraigados. Con la expulsin de musulmanes, judos y moriscos, nos han llevado parte de la "palabra" (ya sabis lo que significaba para Homero y el propio Witgenstein lo borda cuando afirma que "los mmites de mi lenguaje son los lmites de mi propio mundo"), del gusto, de la ciencia, de la esttica, de la gastronoma, del arte, de la poesa, de la filosofa y del arte de vivir que llevaron a su cima en Crdoba y en Sevilla, en Granada y en todo Al Andalus... Casi ochocientos aos de convivencia fueron desollados por los Catlicos Reyes y por la cerrazn inquisitorial de los jerarcas catlicos excluyentes! Que la convivencia a veces fue brutal, dura y conflictiva... y cmo fue durante esos siglos la convivencia entre los reyes cristianos? Estos dashe reledo hermosas pginas sobre ese mundo de los mozrabes, tan perseguido y olvidado por los intransigentes, y al que tengo un enorme afecto y respeto. Fdo G de Cortzar trata de ellos en "Los perdedores de la H de Espaa" que saboreo con fruicin. Cmo hubirais podido comprender estos prrafos si me hubieran mutilado la lengua rabe que he utilizado en ms de un 18%? Por supuesto, sin saberlo, como le sucedi a aqul garurlo que se admir cuando le dijeron que "hablaba en prosa" sin saberlo.

Es preciso recuperar nuestras races y as descubriremos nuestras seas de identidad perdidas. Da pena comprobar el olvido intencionado en nuestras universidadesdurante cinco siglos! de las instituciones, cultura y riquezas de nuestro pasado rabemusulmn. Por eso, ahora no somos capaces de comprender el autntico Islam y las culturas que de l surgieron. Han ensalzado la muy cuestionable "reconquista", o el "descubrimiento" de Amrica, "la cristianizacin y civilizacin" de los africanos, o el "esfuerzo y la carga del hombre blanco" cantados por Kipling, para extender laluz y la civilizacin a India, China, Japn y todo el Oriente... qu barbaridad! cunta ignorancia! qu ceguera! De ah la importancia de acercarnos a otros pueblos, culturas, tradiciones y creencias a pie descalzo y con el corazn a la escucha (como pidiera el joven Salomn: "leb shom Jahw Adonai El Sadai2 cfr Reyes) para escuchar, aprender, respetar, compartir, enriquecernos en un fecundo mestizaje y saber mirar junto ese futuro que tenemos que construir para que nonos arrase en una tromba desesperada. Yo he apostado por ese dilogo sin prepotencias ni prejuicios, por ese reconocimiento de que todo sformamos parte de una sola raza expresada en miles de pueblos, de danzas, de formas y de creencias... qu ms da si a esto le llama Ratzinger y sus secuaces peligroso y mortal relativismo cuando en realidad no hacen ms que comportarse como el resto de fundamentalistas, integristas y desalmados de toda laya? Existe un libro traducido al castellano sobre cmo vieron las cruzadas desde el otro lado los musulmanes. !qu delicia!

Hay lugar para la esperanza, mientras tanto, hagamos alegre la espera para no tener que lamentar al contemplar las personas que pudimos haber sido. Para no "irnos a la tumba con el dolor de una cancin inacabada" como cant el poeta turco, citado por Guevara.

Y ahora, cmo lo cuento? Todava vibra mi cuerpo con esa voz excepcional que Peter Gabriel calific como plata lquida. Esta noche, durante el concierto, mi vida revivi el ao sabtico que hice por 20 pases de Africa subsahariana cuando iba a cumplir los 60. Le dije al Rector que me iba en busca de su sabidura, de sus canciones, de sus historias, tradiciones y leyendas; que me iba de viaje al corazn de los pueblos de frica, como se haba de subtitular el libro que lo cuenta. Casi todo lo que haba estudiado o ledo proceda de europeos viajeros, conquistadores, misioneros o colonizadores. Era la visin etnocentrista que haba consagrado la Conferencia de Berlin. Mi viaje inicitico comenz en Senegal y la visita a la isla de Gor me caus un impacto tremendo. Segu a Guinea Conakry, Mal, Nger, Costa de Marfil, Burkina Faso,Togo, Ghana, Camern, Chad, Congo, Angola, Zambia, Zimbabwe, Mozambique, Zanzbar,Tanzania y Kenia, con escapadas a Sudfrica y a esas islas inolvidables de Zanzibar, Lamu y a Ilha da Inhaca. Como Woodward escribi acerca de la Revolucin Francesa, fue una dicha estar all pero ser joven fue el mismo cielo. Hay formas de "juventud" que brotan de repente y que nada tienen que ver con el tiempo. Por todo esto, despus de este concierto, me he sentado aqu porque no podra irme a la cama. Saqu a Raitn, pero no poda explicarle cmo me siento... Entonces, conoc a Ali Farka Tour y a otros genios de la msica Me viene a la mente el Hotel Buffett de la Gare, de Bamako, donde los sbados por la noche puedes escuchar la mejor msica de Mal, y el embrujo de la Rail Band y, como me ocurri en aquella ocasin, al mismsimo Salif Keita. Dejmoslo como est escrito y sigamos "camino de Tombuct" adnde, en realidad nunca se llega. Yo me qued en Djen la Hermosa, y no me arrepiento.

Tomo palabras prestada de la deliciosa crnica de Carlos Galilea porque, cuando alguien escribe o hace algo hermoso, ya no le pertenece:"El Youssou NDour msico. El Youssou cantante extraordinario. El You que enloquece a sus compatriotas y al que admiran artistas del mundo entero. Por unas horas, pareci olvidarse del empresario convertido en magnate de los medios de comunicacin; del hombre pblico al que ciertos rumores sitan como candidato a la alcalda de Dakar y que hace bien poco estaba hablando con el presidente de Estados Unidos, George W. Bush y otros mandatarios del G-8.

El suyo fue uno de esos conciertos irreprochables a los que ya tiene acostumbrada a la aficin. nicamente se sent para una cancin que trata de un cocodrilo y un pjaro: "El cocodrilo quiere comerse al pjaro, y que cada uno interprete la historia"...

Con sus fieles de la Super toile de Dakar, gigantes como Assane Thiam (tama o tambor parlante), Jimi Mbaye (guitarra) o Habib Faye (bajo), Youssou NDour recorri algunas de sus canciones ms populares de los ltimos aos (Set, Birima, Lima weesu...). Y cant Seven seconds, con su bella y elegante corista..." Slo deciros que haba tantos senegaleses peul,bambara,wolof y de otros muchos pueblos de frica que seguan de tal forma el ritmo con sus cuerpos, que el Centro Conde Duque, por "otra" noche, hizo que la presencia de frica me devolviera a las races. Porque si, en definitiva, el Sur somos todos, tambin nosotros somos africanos. Como escribi Basil Davison: "La experiencia de frica, y de los pueblos africanos, es nica e irremplazable"

Los esclavos fugitivos de Cartagena de Indias que se acogan a la comunidad de Palenque, en la selva, sobrevivieron durante siglos porque tenan unas ideas muy sencillas: la tierra es un cuerpo hecho de montes, selvas, aires y gentes. Que respira por los rboles y llora por los ros. Y que es preciso vivir con pleno goce esta existencia. Que en el Paraso recibirn recompensa los que han disfrutado de la vida y que en el infierno arden los que han desobedecido las sagradas voces que mandan vivir gozando con alegra y pasin.

Esta vida es un quilombo, no en el sentido de burdel que le hemos dado los blancos, sino en su sentido originario de la lengua bant: campo de iniciacin. Los quilombos eran espacios de libertad que fundaron en la selva los esclavos fugitivos. Tenemos que fundar quilombos a nuestro alrededor, encender un fuego para ti, quienquiera que seas, nacer de nuevo cada da y a cada instante. Un quilombo es una red que sostiene espacios de libertad. Y nosotros, cada uno, es un nudo imprescindible en esa red.

En cada ser humano tenemos que ser capaces de ver lo absoluto, la creacin entera. Dios, de cualquier forma que lo concibas. Es posible vivir en armona, en la paz nacida de la equidad y de la justicia. Del mismo modo que nos hicieron abjurar de los dioses paganos tenemos que liberarnos de los dioses groseros que espan y condenan y castigan y ahogan la vida.

Quizs todo sea ms sencillo, como se dice en el Zen: cuando como, como; cuando bebo, bebo; cuando me siento, me siento; cuando gozo, gozo; cuando lloro, lloro. De ah que no quepa pretender hacer el bien, pues eso ya encierra la bsqueda de un mrito. Vivir en infinitivo podra ser una ayuda para el camino. Porque ste s que hay que andarlo, adaptndonos a las seales de la circulacin que imponen las diferentes culturas... pero sabindonos libres de toda ley, excepto de la que vibra en el corazn.

Guardmonos de intentar cambiar a nadie ni de predicar doctrina alguna. Bstenos con transformar la sociedad por todos los medios. En cuanto se pueda, meteremos fuego al viejo quilombo y nos iremos, selva adentro, o mar afuera, a edificar nuevos Palenques, una vez puestos a salvo con la humanidad entera del otro lado del ro. Pues los puentes no separan, unen y abrazan las dos riberas del ro.

Las personas que buscan la justicia no pretenden hacer el bien. Se equivocarn o acertarn. Da igual, si no se aferran a sus prejuicios, a sus ideas ni tan siquiera a su desapego. Quien se ha puesto en camino en busca de la justicia que produce la paz no est seguro de tener siempre razn ni de saber ms que los dems. Se ha puesto en camino con los brazos abiertos y con el corazn a la escucha.

Por eso es fundamental formarse, analizar las causas de la injusticia, desalienarse del bombardeo de los medios de comunicacin y de una sociedad consumista que nos induce a actos compulsivos de tener, poder, triunfar... que derivan en ira, en codicia y en apego a los propios deseos.

No concibo una vida en busca de acciones virtuosas para invertir en un futuro donde me recompensen hasta el ciento por uno. Eso es una trampa que aprovecha a quienes detentan el poder, a los ricos, a los poderosos. Mientras ellos gozan de los bienes de la tierra y de las dulzuras de la amistad y de una vida familiar y comunitaria plena... los pobres deben consolarse pensando en que atesoran mritos para una vida de ultratumba, por eso les animan a que sigan caminando en este valle de lgrimas.

Las sociedades cambian al impacto de las civilizaciones y producen culturas. Las ideas degeneran en ideologas. Las intuiciones religiosas se las apropian los secuaces para dominar mediante el miedo. Es posible convivir en paz unos pueblos con otros, unas personas con otras, unas culturas con otras: el mestizaje cultural.

Prestaciones a grandes dependientes: esto me interesa infinitamente más que las andanzas de las alimañas. Para esos criminales, toda la firmeza del imperio de la Ley en el Estado de Derecho. Sin vacilaciones ni mandangas. Fracasó el necesario intento de diálogo, ahora: sin contemplaciones

Los 200.000 grandes dependientes que se calcula que viven en Espaa y sus familias ya saben a qu atenerse. El Gobierno fij ayer las ayudas a que tendrn derecho: si la atencin la presta una persona especializada, recibirn 780 euros en el caso de que se tenga un grado de dependencia de nivel 2 (el ms grave) o 585 euros si es de nivel 1. Esta medida beneficiar sobre todo a inmigrantes, ya que estudios recientes apuntan a que son ellos los que se encargan, en un 90% de los casos, a atender a personas dependientes. Falta por saber si se les considerar "personal especializado".

Cuando sea un familiar quien cuide a la persona -lo que es muy frecuente-, recibir 487 euros mensuales (ms 74 que se dedicarn a pagar su Seguridad Social) para los dependientes de nivel 2, o 390 euros -Seguridad Social aparte- para los de nivel 1.

Con el real decreto que se aprob ayer se cierra la discusin que han mantenido hasta la fecha el Gobierno central y las comunidades autnomas. El importe de las ayudas deber ser sufragado a partes iguales por ambas administraciones.

El Consejo para la Dependencia (el organismo de coordinacin entre los gobiernos central y autonmico) ya da por descontado que con este dinero no se podrn cubrir en algunos casos todas las necesidades de los beneficiarios, y ya incluye la posibilidad de que parte de la asistencia sea sufragada por las personas dependientes o sus familias en funcin de sus ingresos.

Las cantidades decididas ayer debern cubrir los siguientes servicios -siempre en funcin de las necesidades de la persona-: teleasistencia, ayuda a domicilio (entre 70 y 90 horas mensuales en funcin de la gravedad), plaza en un centro de da o de noche, plaza en una residencia, y servicios de prevencin y promocin de la autonoma personal. Para acceder al sistema de dependencia, los ciudadanos debern solicitar a los servicios sociales de su comunidad autnoma una evaluacin. La acreditacin expedida en una comunidad tendr validez en todo el Estado. Las personas interesadas pueden informarse en el telfono gratuito 900 40 60 80.

En la educacin de los nios reposa la esperanza de una humanidad quebrada. Pesa sobre nosotros, la amenaza de un caos a escala planetaria. Sus mensajeros son la contaminacin ambiental, el terrorismo, la proliferacin de mercados criminales de armas, de drogas y de personas tratadas como mercancas.

Deciden los grandes intereses y ejecutan los gobernantes. Ya no priman los valores ni se reconocen referentes ticos universales. Imperan la fuerza, los resultados, la rentabilidad concreta en el menor tiempo posible.

Al no haber respetado a los pueblos, organizados en naciones y en Estados, los nuevos poderes hegemnicos reproducen las conductas de los autcratas que asolaron territorios inmensos en nombre de ideologas perversas presentadas como panaceas frente al oscurantismo de religiones, de morales y de tradiciones arcaicas.

Ante este panorama que invade sin cesar nuestros hogares, a travs de los medios de comunicacin, la tentacin est en la huida o en encerrarse en telas de araa que nos aslan, desnaturalizan y vacan.

A esta interpelacin, cada cual debe responder en su propio mbito. Lo concreto, aqu y ahora, sin perdernos en lamentaciones estriles pero sin abandonar una lucha en la que nos van la vida y la supervivencia del planeta.

Las organizaciones de la sociedad civil han comprendido que no pueden ser utilizadas como apaga fuegos ni como instrumentos al servicio de polticas letales. Nuestro papel est en el tejido social, en esas clulas que es preciso regenerar para que revitalicen todo el organismo Como aquel mdico que, durante la I Guerra Mundial, acert a cortar tiras de piel de las nalgas de los pacientes abrasados por las bombas de fsforo para sembrarlas en trocitos sobre las zonas quemadas. Cada una se reproduca siguiendo su propia dinmica.

Podemos actuar eficazmente sobre los nios de las sociedades explotadas. No se trata de que pierdan sus seas de identidad sino de que sean los ejes del Renacimiento social para sus comunidades.

Si no podemos influir en los mercados controlados por el poder, s podemos extender nudos de encuentro en redes de solidaridad en respuesta a la injusticia social que hemos aceptado como si fuera algo natural.

Los nios acuden a esas escuelas rurales que ponen en contacto a gentes de diversas comunidades. La educacin impartida es la que ofrece los valores conquistados por el progreso humano desde sus tradiciones que son fuente de saberes enraizados.

Esos centros actan como integradores dinmicos de la sociedad ya desde la primera infancia. Los padres y el resto de la familia son interpelados por esas realidades cuyos logros pueden contrastar. Los centros actan en reuniones de padres, promueven actividades, acercan mejoras agrcolas y sanitarias, de comunicacin y de relaciones.

Los maestros y educadores, el personal sanitario y los programas de educacin permanente son llevados a cabo por personas del pas, en sus lenguas y tradiciones. No hay personal de la contraparte de la sociedad civil que promueve y sostiene esos proyectos ms que para servir y controlar el desarrollo de los programas.

Estos proyectos estn en marcha y no requieren inmensos recursos econmicos. Ni se trata de utopas irrealizables. A no ser que comprendamos de una vez que hemos sido vctimas de un engao colectivo que confundi el valor con el precio y que olvid la grandeza del ser humano en beneficio de un desarrollo inhumano que lleva en su seno las races de su destruccin, hoy hecha posible en una humanidad interrelacionada.

Estaba el gran poeta ingls John Milton pasando unos das con Galileo Galilei, en Florencia. El autor de El paraso perdido estaba ya casi ciego y se vala de sus esplndidos recuerdos.

Al anciano se le ilumin el rostro cuando le respondi: Pues, a mucho tirar, unos siete o diezporque, no creer usted, joven, que tengo los que ya he vivido.

Esta es la actitud fundamental de cada ser humano, somos lo que no somos, segn Hegel. Vivir el presente, el aqu y el ahora, es el consejo radical de los sabios en las ms importantes tradiciones de la humanidad.

La iluminacin nunca viene de fuera sino que se alumbra como un despertar al caer en la cuenta de la autntica realidad. Maana no es una realidad sino una hiptesis sobre la que sera insensato apostar nuestra existencia.

Cada etapa de la vida tiene sus propias riquezas y es preciso ser coherentes siguiendo las sugerencias de la naturaleza. Mantener el equilibrio, buscar la armona y aspirar a la serenidad que nos permita ser nosotros mismos.

Esa es la clave de la identidad, que es lo que nos hace ser lo que somos y hace, a su vez, que los otros nos reconozcan como somos. Es un proceso, jams una conquista. Es una experiencia que nos muestra los elementos distintos y hasta contradictorios con los que est formada nuestra personalidad. Si nosotros nos ocupamos en gestionar nuestras contradicciones, mantendremos alejada la esquizofrenia desintegradora que nos amenaza.

De ah la importancia de saborear el propio conocimiento que nos lleva al respeto del otro. No como objeto de nuestro amor, o de nuestra responsabilidad, sino como sujeto que sale al encuentro y nos interpela, para hacer juntos el camino.

Caer en la cuenta de que a todos compete el disfrutar de los bienes comunes nos abre hacia horizontes de plenitud, bondad y belleza. Porque son autnticos, y autnticos es el que tiene autoridad sobre alguien y lo promociona.

Qu prdida de tiempo es aorar el pasado en una nostalgia estril mientras que el sentimiento de ausencia nos anima a para seguir en el camino, compartiendo y disfrutando cada momento de nuestra existencia. Sin atormentarnos por un futuro que no existe, sino que lo vamos haciendo. Como el tiempo, y hasta como el espacio que se define por sus contenidos. Esa es la elegancia verdadera, que el vaso no sea ms que la flor.

E pois, mais nada que, si hubiera algo, nos acogeremos al razonamiento de Scrates bien me ha valido haber seguido el camino de la virtud. Y, si no hay nada, con mayor razn me compensa vivir con coherencia y plenitud.

Cuenta Osho que lo bueno de ser anciano es que ya eres demasiado viejo para dar mal ejemplo y puedes empezar a dar buenos consejos. Lo cierto es que dentro de cualquier anciano hay un joven preguntndose qu ha sucedido. Hablamos de jvenes desconcertados y no de ancianos amargados porque sienten que sus vidas no son lo que podran haber sido. Se sienten estafados. Nadie les ense a amar la vida, a amarse a s mismos, a asumir el nico sentido de la existencia: ser felices.

Es urgente la rebelin de las personas mayores que padecen su soledad como antesala de la muerte. Nunca es tarde para madurar sin confundir el envejecimiento, que es cosa del cuerpo, con la madurez que es crecer hacia adentro y saborear la vida.

No hay mayor provocacin que ser uno mismo. Atreverse a ser, a discrepar, a gozar y a realizarse en armona con el universo. El sabio acepta la realidad imponindole su sello: para hacer lo que queramos tenemos que querer lo que hacemos. Porque nada puede morir, tan slo cambiar de forma. La existencia nada sabe de la vejez, sabe de fructificar. Ya tenemos lo que buscamos. Hay que despertar.

Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes riesgos. Cuando pierdes, no pierdes la leccin. Recuerda que no conseguir lo que quieres, a veces significa un buen golpe de suerte. Aprende las reglas, as sabrs cmo romperlas apropiadamente. (Dalai Lama)

Me pos en una rama de pino, cerca de su tronco. Empezaba a nevar. Como no tena nada que hacer empec a contar los copos mientras caan sobre las ramas de mi tronco. El nmero exacto fue de 3.741.952. Cuando cay el siguiente copo (sin peso, como dices) la rama se rompi.

Por favor: No seais destructivos. Si no quieres apagar la luz 5 minutos, no lo hagas pero djanos a los dems quemantengamos nuestra ilusin y nuestro sueo. Si hablo de Israel... no tiene solucin. Si trato de Africa o de China o de EEUU o del clima o de lo que sea... siempre hay uno que dice... "no hay remedio", no vale la pena. BASTA YA. Si cada uno de nosotros supiera lo que pesa un copo de nieve el mundo comenzar a cambiar EN TU CORAZON. (Es la una de la madrugada acabo de pasar en Urgencias cinco horas con un ser muy querido, el ms querido, antes de acostarme echo un vistazo al correo y ah estn los irremedistas. Lo siento. Las grandes cosas se hicieron realidad porque alguien las so primero. Pueden los que creen que pueden. Si es posible, est hecho; y si es imposible... nos llevar un poco ms de tiempo. En fin.... Buenas noches. Nesemu

Uno piensa que los artculos que uno publica por el mundo adelante o que cuelga en este blog no siempre acusan recibo. A mi edad, recibir un mensaje de felicitacin de un sabio de 84 aos, referente intelectual reconocido en el mundo, por un artulo sobre un tema tan delicado como el judaismo y el sionismo etc, me causa un respeto imponente. Y me emociona. S, vale la pena seguir aportando ideas y compartiendo los saberes. Nesemu (Lo vuelvo a pegar porque al escribirlo, pens que iba a recibir algn palo del conoido embajador. Cierto que prefiero el comentari del sabio judeosefard. Veis? A cualquier edad, una persona puede sentirse gratificado)

Nuestra civilizacin engendra una pobreza moral y un aislamiento en el egocentrismo que se enroca en problemas insolubles, afirma Edgar Morin, uno de los ms notables socilogos del mundo.

A sus 84 aos, contina siendo un referente en los grandes desafos sociales de nuestro tiempo. El socilogo de la complejidad se inquieta por la tendencia actual de los pueblos a encerrarse en identidades excluyentes. A inventarse nacionalidades, religiones, tradiciones y seas de identidad impostadas para formar nuevos guetos en una sociedad globalizada que exige la aceptacin del multiculturalismo, la acogida y el respeto al otro, el dilogo y la apertura en relaciones enriquecedoras que nos animan en un proyecto solidario de futuro.

De origen judo sefard, rindi homenaje a sus ancestros en Vidal y los suyos. No obstante, por haber publicado, junto con Danile Sallenave y Sami Nar, en Le Monde, en 2002, un lcido artculo titulado Israel-Palestina: el cncer padeci crticas, descalificaciones y amenazas al tiempo que era llevado a juicio por una presunta apologa del terrorismo y antisemitismo. Increble en un intelectual cuya obra es admirada y respetada en todas las universidades del mundo, salvo en las controladas por los fanticos del pensamiento nico, los neoconservadores y ultraliberales.

Acaba de publicar El mundo moderno y la cuestin juda, en Ed. Le Seuil, en donde razona y expone sus claros argumentos. Tiene el enorme valor de afirmar que el universalismo judo est embridado por un nacionalismo israel que se ha vuelto histrico. Lo afirma desde su doble identidad de judo y de gentil, de hombre culto e ilustrado impregnado de una enorme cultura europea y humanista. La palabra judo no significa lo mismo si hablamos de un pueblo antes de la destruccin de Judea por los Romanos que despus de su integracin en las naciones modernas. Por encima del dualismo entre judo y gentil, Morin sostiene que los judos modernos son judeo-gentiles, integrados y transformados por los entornos culturales e histricos, an conservando tradiciones y una cultura secular. Tambin distingue el antijudasmo medieval del antisemitismo originado en el siglo XIX. Las naciones modernas han integrado a la mayora de los judos como ciudadanos de pleno derecho con una religin o una cultura propias. Los nacionalismos exacerbados los han rechazado, y hemos visto sus desoladoras consecuencias.

Muchsimos judos conversos de Espaa y Portugal, como Montaigne, Cervantes o Spinoza, superaron el cristianismo y el judasmo originarios y contribuyeron a formar el humanismo europeo. Esos judeo-gentiles fueron la levadura del universalismo y muchos de ellos llegaron a ser notorios revolucionarios que pretendieron superar las barreras de los nacionalismos y de las patrias. Partieron de que las naciones, las culturas y las religiones ya no eran ms que abstracciones ilusas y supersticiones. Pero, una vez que lleg el desencanto de las revoluciones fallidas, algunos se enclaustraron en un judeocentrismo al margen del resto de la humanidad.

De ah que Morin est de acuerdo con la afirmacin de F. Pollock que, a propsito de la excomunin de Spinoza por la sinagoga, dijo: Es una constante en la historia de la humanidad, cuando una comunidad ha sido perseguida, tan pronto como recupera la libertad, se convierte en perseguidora. Y afirma Morin: Estoy sorprendido al comprobar cmo Israel se comporta como una nacin dominadora, que desarrolla una fuerza desproporcionada, que humilla a los Palestinos. Israel es responsable y agrava la precariedad de su destino porque lleva en esa actitud el potencial de una tragedia futura. La interdependencia fatal del antijudasmo, el judasmo, el anti-islamismo y del islamismo nos ha conducido a una guerra de religiones y quizs a una dramtica guerra de civilizaciones.

Por eso, el judo sefard y humanista universal, propone la unidad en la diversidad, la integracin y el dilogo entre las culturas y los pueblos y pide que tomemos conciencia de nuestra humanidad comn.

Nos previene contra la balcanizacin que se extiende por el planeta producto de la uniformidad tecno-econmica propia de la perversa gestin financiero-econmica del hecho de la globalizacin. Esta no es buena ni mala, pero hasta ahora ha promovido una homogenizacin alienante que ha hecho que algunas sociedades se hayan encerrado en identidades nacionalistas, tradicionales, religiosas y no pocas veces delirantes. Ante este miedo a lo desconocido, ante la constatacin de lo injusto del modelo de desarrollo impuesto por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organizacin Mundial del Comercio y por las naciones ms ricas e industrializadas, por todas partes se alza el descontento, la rabia y la deriva hacia movimientos fundamentalistas, enajenantes e irracionales, que adoptan formas de terrorismo, de inmigracin incontrolada, de guerras por el control de las materias primas, anclados en un etnocentrismo excluyente e inhumano.

Ante este panorama que presentan los medios de comunicacin, ante la explotacin de millones de seres humanos, ante el hambre y la nueva esclavitud del trabajo infantil, la contaminacin del medio ambiente y el triunfo de la fuerza y del crimen organizado, de los parasos fiscales y del abandono de los principios fundamentales del derecho, millones de personas del Sur se han puesto en camino hacia el Norte sin saber lo que buscan pero conociendo del infierno de dnde huyen.

Reconocer que el Norte tiene necesidad y depende del Sur en donde, a pesar de la miseria y de la injusticia, existe una forma de solidaridad humana, de sabidura, de jovialidad y de relacin con el otro que el Norte ya no conoce. Nos asfixia el exceso de racionalismo tcnico, econmico y social. De ah, sostiene el socilogo y humanista de origen sefard, la necesidad de abrirnos hacia una civilizacin planetaria que acoja y respete las diversas seas de identidad. Con Herclito, dice Morin, si no buscas en ti mismo lo inesperado, jams lo encontrars.

El nivel del mar seguir aumentando durante ms de 1000 aos an cuando los gobiernos consigan disminuir el aumento de temperaturas previsto para el prximo siglo, debido a los gases de efecto invernadero, segn un borrador del informe que Naciones Unidas presentar el prximo 2 de febrero en Valencia. El estudio, realizado por un grupo de 2.500 cientficos que colaboran con la ONU, afirma adems que el calentamiento parece haberse reducido en las ltimas dcadas debido a que la ceniza procedente de erupciones volcnicas y la contaminacin atmosfrica habran proyectado la luz solar hacia el espacio, segn fuentes cientficas.

El Grupo de Expertos Intergubernamental sobre Cambio Climtico (IPCC, en sus siglas en ingls), responsable del citado documento, presentar en noviembre de este ao en Valencia su cuarto informe. Antes, el prximo viernes, el grupo har pblico en la capital francesa un completo anlisis sobre el cambio climtico, que pretende ser una gua para los gobernantes a la hora de elaborar sus polticas medioambientales.

El borrador de dicho informe prev ms sequas, lluvias, el deshielo de ms glaciares en el rtico y el aumento del nivel del mar hasta el ao 2100 y advierte de que las consecuencias del efecto invernadero en la atmsfera durarn mucho ms tiempo. "Las emisiones de dixido de carbono humano durante el siglo veintiuno contribuirn al calentamiento global y al aumento del nivel del mar durante ms de un milenio, en base a los tiempos estimados para eliminar este gas", afirma el informe.

La subida del nivel del mar podra amenazar islas bajas del Pacfico, costas desde Bangladesh a Florida y podra afectar a ciudades como Shanghai o Buenos Aires. El documento dice que es "muy probable" -y sita esta probabilidad en ms del 90%- que las actividades humanas sean las culpables del calentamiento desde 1950. El borrador estima que las temperaturas subirn entre 2 y 4,5 grados centgrados. Segn la Unin Europea, cualquier aumento de temperatura por encima de los 2 grados centgrados podra provocar cambios "peligrosos".

Maestro del color y la pintura narrativa, Tintoretto es uno de los grandes artistas venecianos del Renacimiento. Su fascinante pintura se muestra a partir del prximo martes en el Museo del Prado, de Madrid, en la nica exposicin monogrfica (y la primera en el mbito internacional desde 1937) realizada en Espaa sobre este artista excntrico que nunca abandon Venecia.

El escocs Murray plant cara al nmero dos del Mundo. Cinco sets y cuatro horas de partido ha tenido que disputar Rafael Nadal para ganar al escocs Andy Murray y conseguir el pase a cuartos de final en el Open de Australia. Rafael Nadal ha sufrido muchsimo durante el encuentro frente a MUrray. Nadal ha perdido el primer set (7-6), se ha recuperado en el segundo (4-6) aunque el escocs, de 19 aos, se ha vuelto a adelantar en el tercero (6-4). En la cuarta manga, el manacor ha reaccionado y ha vencido 3-6. En la ltima se ha mostrado muy superior a Murray que fsicamente no ha podido con el espaol y se ha derrumbado. Nadal ha ganado la manga definitiva 1-6.

"Ha sido muy duro, Murray es un gran jugador y seguro que al final de ao estar en la Copa Masters. Hoy ha sido muy emocional para mi. El ha jugado con una gran tctica, bajo, lento, rpido", dijo a pie de pista el espaol.

El mejor Murray apareca, pleno de detalles de gusto e inteligencia en la pista, atrayendo a Nadal a la red para superarle despus. El escocs se coloc con 4-1, y cuando se deleitaba con una volea alta de revs, sufri un pinchazo en el costado izquierdo que aparentemente le tuvo a mal traer durante los juegos siguientes. Nadal rebaj diferencias y en una gran reaccin gan cinco juegos consecutivos para llevarse el segundo set en 50 minutos. Pero en el tercer set, de nuevo Murray entr en accin y de nuevo volvi a tomar delantera (3-1). La igualada de Nadal 3-3 sirvi para acallar al pblico de la Rod Laver Arena que apoyaban mayoritariamente al escocs.

R. Llegu y no descans ni un da. He trabajado bastante duro en pretemporada para estar ahora con las mayores garantas posibles y estoy satisfecho: las cosas pueden salir bien o mal pero yo estoy tranquilo con lo que he hecho.

R. No lo s. A lo mejor ya ha llegado. A lo mejor no. Nunca sabe uno cmo le van a ir las cosas. Siempre se habla de la futura rivalidad. Hay que vivir el presente e intentar preparar el futuro para que salga lo mejor posible. Ojala pueda estar ah arriba dentro de unos aos, porque querr decir que las cosas han seguido saliendo bien. Hay que trabajar y estar preparado para todo.

R. No la vivo. Cuando miro el cuadro de un torneo, al nico que no veo es a Federer, que es el que est por el otro lado y al que slo me puedo encontrar en la final. Y para llegar a la final me quedan a veces cuatro, cinco, seis partidos muy difciles que ganar. No pienso en Federer, sino en m mismo y en jugar bien yo. Y si me encuentro a Federer, pues encantado, porque quiere decir que he hecho un muy buen torneo y estoy en la final.

R. Yo estoy tranquilo. Cuando uno tiene la conciencia tranquila no tiene nada de lo que preocuparse. La gente que escribe a veces se cree que tiene el poder. No voy en contra de los periodistas, pero los que escriben, por tener un boli en la mano, se creen que tienen el poder y pueden escribir lo que quieran. Al final yo creo que se mitifican las cosas: soy una persona muy normal, un chico de 20 aos. Cuando estoy en Mallorca voy con mis amigos de toda la vida, con la pandilla de cuando iba al colegio, con mi familia...nada especial. Ni mucho menos me ira a meter en una Operacin Puerto de mdicos, de doping. Yo amo el deporte y hacer algo as, que podra perjudicar mi carrera, por lo que podran sancionarme, por hacer una trampa, en mi vida lo hara. Por eso estoy tranquilo. De lo que escriben...sabemos que a veces salen cosas que a uno no le gustan, que no has dicho exactamente, que se le cambia el contexto o se le busca un significado distinto, pero eres una persona pblica y tienes que aceptar tanto las cosas buenas que dicen de ti como las malas."

Tres espaoles protagonizarn la primera expedicin con discapacitados al Polo Sur. Los elegidos tendrn que soportar duras condiciones: Tendremos que tirar de un trineo durante diez horas diarias y soportando vientos casi huracanados y temperaturas de 25 grados bajo cero, por lo que estas personas tendrn que demostrar bro y constancia. Sostienen que esta iniciativa busca demostrar las capacidades de este colectivo y recaudar fondos para organizaciones dedicadas a la integracin de las personas discapacitadas. Algunos pensamos que no es este el mejor camino.

Los organizadores quieren un equipo de discapacitados que se conviertan en embajadores de los retos que puede conseguir este colectivo, y que se conviertan en los hroes que muchos jvenes con alguna discapacidad necesitan.

Y aunque, en los ltimos 15 aos han llegado deportistas discapacitados de forma individual al Polo Sur, los organizadores dicen que sta ser la primera vez que se realiza una expedicin en equipo. Y siguen adelante con la promocin de su aventura: Si resulta elegida una persona ciega para integrar el equipo y la expedicin alcanza su objetivo, se convertira en el primer ciego del mundo que llega al Polo Sur.

Hace aos se deca sea caritativo, siente un pobre a su mesa. Ahora, la consigna parece ser sea solidario, hgase una foto con un marginado. Hay empresas en Espaa que piden a las ONG que les permita a sus ejecutivos ir un da a la crcel, a hospitales, a un asilo o cualquier actividad de voluntariado. Obviamente, para que figure en la memoria anual. Obviamente, las ms sensatas les recomiendan que vayan al zoo de su ciudad.

No es la primera vez que aventureros que pretenden subvenciones para sus fantasas se apoyen en personas discapacitadas con el equvoco mensaje de que todos los seres humanos tenemos derecho a que nos financien la escalada al Everest, a atravesar el Sahara o a ir al Polo Sur. Hace unos aos se gastaron miles de dlares para que un ciego pudiera escalar el Mont Blanc apoyado en una infraestructura casi de tramoya que permitiera hacer unos reportajes que se utilizaron como publicidad de las firmas patrocinadoras. Creo que estamos abusando de esas personas y creando falsas expectativas.

En los ltimos tiempos, se ha despertado una especie de caza al marginado para aprovecharnos de su gancho en los medios de comunicacin y promover la buena prctica empresarial de compaas de petrleos, bancos, cementeras, automviles, qumicas, o en los desfiles de modelos.

Ayer mismo, en Barcelona, el modista Antonio Mir hizo desfilar a inmigrantes senegaleses sin papeles, pero altos, jvenes, fuertes y guapos. Al fondo de la pasarela colocaron un cayuco, la frgil embarcacin en la que zarpan desde las costas africanas hasta las Islas Canarias y unas cajas de mercancas con publicidad del patrocinador. Segn los asesores de imagen del modista buscamos remover las conciencias con inmigrantes en situacin irregular. Es increble, para promocionar vestidos de 3.000 dlares! El modista dice, hemos invitado a un grupo de muchachos africanos para vestirles y arroparlos y de esta manera poderles dar un poco de m. Causa rubor y vergenza, indignacin y alarma. En su desfile predominaron los colores blanco y crudo, una eleccin que el propio diseador justific al decir que eligi esos tonos porque son distintos del negro. Por eso, no desentonaban los inmigrantes senegaleses.

No todo el mundo estuvo de acuerdo con esta pretendida solidaridad. La Asociacin de Inmigrantes Senegaleses acus al modista por exhibir a esos senegaleses irregulares y calific el acto de desafortunado y frvolo.

Las campaas de Benetton utilizaban potentes imgenes de presos, conflictos raciales o motivos religiosos para vender jersis de lana. Un jurado italiano de autodisciplina publicitaria orden en 1992 el cese de la difusin del anuncio de Benetton que representaba la agona de un enfermo de sida. El Comit Ciudadano Antisida calific el anuncio de inmoral. Calvin Klein fue protagonista de las crticas del presidente de Bill Clinton, quien consider atroz utilizar adolescentes posando en posturas provocativas para anunciar sus tejanos. La campaa de este diseador mostraba a jvenes de ambos sexos semidesnudos y trataba de hablar del nihilismo juvenil de la generacin grunge. Klein acab retirando la campaa por la lluvia de protestas. El diseador David Delfn visti en 2002 a sus mujeres en la Pasarela Cibeles con capuchas y envolvi en vendas sus piernas, brazos y manos. Algunas de las modelos se tambalearon en la pasarela y el desfile finaliz con abucheos. Delfn fue criticado por frivolizar con el maltrato a la mujer.

La religin y la moda se han visto las caras en ms de una ocasin. En 2005 una campaa de Marith and Franois Girbaud se prohibi en Italia. El anuncio reproduca La ltima cena de Da Vinci con mujeres y con un nico hombre semidesnudo. Se la juzg como una intrusin gratuita en las creencias de mucha gente.

Si la sociedad civil no se alza contra estas provocaciones con el abuso de personas marginadas, inmigrantes, ancianos, mujeres, nios o enfermos para sus pretendidas campaas de solidaridad es que la frivolidad ha ocupado el puesto de la dignidad y de la conciencia.

"Un amigo, estudioso de la sociologa de la religin, me dijo hace tres meses una frase que aun resuena en mi cabeza: "El principal obstculo para la autntica espiritualidad es la religin".

Hoy, 24 de diciembre, trato de reflexionar un poco sobre esa frase. Recuerdo que hace un ao acompa a mi esposa y a su familia a la misa de Navidad. No la pas muy bien. De hecho, me aburr mucho y mi mente se la pas criticando al cura, quien no prepar su predicacin. As que este ao he decidido no acompaarles. Me quedar en casa escribiendo estas lneas, tratando de reconciliarme con mi ser espiritual.

A veces, estas fechas son propicias para deprimirse... Los recuerdos de la niez afectan a muchas personas. El pap ausente, o el familiar alcohlico, o alguna otra tragedia son motivo suficiente para un "bajn". Es comprensible, el contexto nos ayuda a recordar.

Sin embargo, pienso que la depresin (unipolar o bipolar) podra explicarse por el estrs intrnseco de las fiestas. Compras de regalos, trnsito insoportable, problemas financieros, peleas familiares, e incertidumbre sobre un nuevo ao que se aproxima. Adems, las fiestas se prestan para abusos que no nos ayudan: desvelos, consumo de alcohol, y falta de ejercicio.

Personalmente, veo que mis seres queridos se afanan en la compra de regalos. Yo mismo me siento atrapado por la ola consumista. Quisiera escapar de ella, pero no puedo. A ltima hora me decido a comprar algn regalito para no decepcionar a quien lo espera. Esto de satisfacer expectativas definitivamente me estresa.

Por otro lado, estos das, mi familia vive con mayor intensidad la separacin de mis padres. La organizacin para pasar con cada uno de ellos algn tiempo de calidad y no sentirnos "malos" hijos... es todo un estrs "Clase A".

En fin, una Navidad ms. Un poco de nostalgia, pero nada serio. Anoche dorm bien, gracias a las pastillas que me recet el doctor para casos de emergencia (zolpiderm). As que estoy de nimo para afrontar las 12 campanadas, pero no tanto como para ir a misa.

Muchos tambin hemos llegado a esa conclusin. Personalmente prefiero la visin Advaita de la vida, la No dualidad. A-himsa. Rescatar el mensaje, la vida y el ejemplo del Rabino de Nazareth, de Buda, de Scrates, Lao Tz, Chuang Tz, Sankara... Adentrarnos en la sabidura del Tao:

No nos "acongojonemos" con los augurios y malos presagios de las Casandras. También hau buenas noticias. Los terroristas no son "rebeldes" alzados contra una tiranía. Existe un Estado de Derecho y unos instrumentos democráticos. No es un tema de injusticia sino de atentado a la legitimidad democrática. No podemos bajar la guardia ni dejar de utilizar todos los medios legales y la colaboración internacional más amplia.

En el mercado de trabajo se manifiesta de forma elocuente la tan favorable fase de expansin que desde hace 10 aos experimenta la economa espaola. Creacin de empleo a ritmos desconocidos, muy superiores a los del resto de Europa, y constante reduccin de la tasa de paro, hasta situarse tambin por debajo del promedio europeo, eran seales desconocidas. En el balance positivo de 2006 hay que incorporar el poco frecuente aumento de la estabilidad y la reduccin en los niveles de temporalidad del empleo creado. El descenso del desempleo ha sido en el conjunto del pasado ao de 80.064 personas. En diciembre, un mes que tradicionalmente registra aumentos en el desempleo (un ao atrs creci en 7.357 personas), el paro registrado cay en 291 personas respecto a noviembre. Con todo, es importante no olvidar de dnde venimos y, en todo caso, que todava existen en nuestro pas ms de dos millones de personas desempleadas, de las que ms de 1,2 millones son mujeres.

Es difcil precisar si la tendencia a la reduccin de la temporalidad es el resultado de las medidas introducidas por el Gobierno el pasado julio o, simplemente, una seal ms de ese tibio inicio en el cambio de patrn de crecimiento de la economa, con un mayor protagonismo de sectores con menor precariedad del factor trabajo. Sea como fuere, es una manifestacin de confianza en el futuro de las empresas y una va de fortalecimiento de la estabilidad econmica de las familias afectadas, que favorecer al conjunto de la economa.

Ese buen comportamiento del mercado de trabajo tiene su lgico reflejo en la salud financiera de la Seguridad Social. Son 18.915.407 los afiliados con que se ha cerrado 2006, un aumento del 3,28% sobre el ao anterior y el mejor registro de los ltimos seis aos. La continuidad de estas buenas cifras en los prximos aos y, en general, el muy aceptable crecimiento de la economa espaola pueden tener en la recuperacin de las principales economas de la eurozona un importante impulsor, en la medida en que contribuya a que nuestro sector exterior deje de ser ese gran desage por el que se escapa una parte importante del crecimiento del PIB, a travs de uno de los mayores dficit comerciales y por cuenta corriente del mundo. La prudencia y el sentido estratgico habran aconsejado hace aos aprovechar la bonanza financiera que nos trajo el euro para cubrir las necesidades de capital humano y tecnolgico que exhibe la economa espaola y denuncian sus cuentas exteriores. A tiempo estamos.

Excelente noticia! Ese es el camino aunque para algunos parezca una Utopa... como en su da lo fueron los pilares del Estado de Bienestar: derecho a una educacin pblica y gratuita para todos, a atencin mdica digna, a pensiones para todas las personas mayores y ahora las leyes d eigualda y de dependencia. Est en la Constitucin el derecho a una vivienda digna para todos los ciudadanos. No nos arruguemos, apoyemos todos este movimiento que se inicia ahoraen Francia. No importa que las motivaciones sean electoralistas cuando no lo son? Los derechos fundamentales se conquistan, no se puede esperar a que nos los otorgue poder poltico alguno. La conquista no es nicamente mediante la revolucin cuando existen medio legales y constitucionales para conseguirlos. Hay que apoyarse en ellos y exigrselos a nuestros representantes. No vale estar siempre quejndonos y lamentndonos sin reconocer cualquier conquista social por pequea que parezca al principio. Nesemu

Francia reconoca el derecho a la escolaridad laica, pblica y gratuita para todos, as como la cobertura mdica universal. Ahora, por decisin del primer ministro Dominique de Villepin, los franceses tambin tendrn derecho legal a la vivienda. El prximo 17 de enero el Gobierno presentar una ley sobre la cuestin. "En una primera fase, que entrar en vigor a finales de 2008, beneficiar a las personas en situaciones de extrema dificultad, sobre todo los SDF (sin domicilio fijo), pero tambin a los trabajadores pobres y mujeres solas con nios", dijo Villepin.

Nicolas Sarkozy, en uno de sus discursos pre-electorales, haba sugerido la posibilidad de poder "presentar un recurso ante la ley" en caso de no encontrar una vivienda digna adecuada a los medios de cada ciudadano. El movimiento Les enfants de Don Quichotte (Los hijos de don Quijote), que desde el 16 de diciembre organiza campamentos de tiendas "solidarias" con los SDF en pleno centro de Pars -y de Lyon, Aix-en-Provence y Toulouse- "ha sido un elemento acelerador" de la decisin gubernamental, reconoce Villepin.

Se calcula que entre 80.000 y 100.000 personas viven en Francia como SDF. El presidente Chirac, al ser elegido por primera vez en 1995, ya dijo querer "convertir en prioridad el problema de quines carecen de alojamiento", pero los informes sobre la cuestin elaborados en 2002, 2003 y 2005 quedaron sin respuesta.

Es ms, el actual Gobierno conservador congel una ley votada por los socialistas el ao 2000 que obligaba a todos los ayuntamientos a disponer de un mnimo de un 20% de viviendas sociales en sus municipios, y a lo largo de 2005 el Estado slo ha financiado la construccin de 7500 apartamentos destinados a personas con un muy bajo nivel de ingresos.

El "derecho a la vivienda", como el "derecho al trabajo", es reconocido por el ordenamiento legal francs desde 1946 pero hasta ahora era un derecho del que nadie era legalmente responsable. Segn Villepin, "el Estado garantizara ese derecho" pero pudiendo siempre "delegar la materializacin de la responsabilidad en las colectividades territoriales que lo deseen".

El primer ministro, al dar cuenta de esta nueva iniciativa parlamentaria -que ser adoptada antes del 22 de febrero, cuando el Parlamento concluye los trabajos de la actual legislara-, derivada de un informe que encarg a los expertos hace seis meses, dijo que la ley sita el derecho a la vivienda al mismo nivel que las grandes conquistas como la educacin y la sanidad gratuita y universal, "y har de Francia uno de los pases ms avanzados del mundo en derechos sociales".

Para que los rboles, y algunas tormentas, no nos impidan ver el bosque. La Unin Europea ya no es una Utopa sino un proyecto ilusionante que ha recorrido medio siglo y que precisa de una Constitucin adecuada que afirme las estructuras, distinga los tres poderes, refuerce su dimensin social, participe como una de las mayores potencias econmicas del mundo y no se deje avasallar por los grandes poderes econmicos transnacionales que ahora se asustan del gigante que contribuyeron a crear. Prefieren unas instituciones dbiles, con las mnimas reglamentaciones bancarias, laborales y fiscales. Prefieren unos "ejecutivos" a sus rdenes en lugar de autnticos hombres y mujeres de Estado. Slo se puede temer al miedo sin olvidar que los poderes humillan y explotan al dbil pero se contienen ante el fuerte: "Si vir inventen silent" (Virgilio) (Cuando se encuentran con una persona coherente y convencida de sus ideas, enmudecen) en traduccin muy libre. Consolidar la Unin Europea como un autntico Estado de Estados, Repblica federal, Federacin, una Europa de los pueblos que integre y supere la artificiosidad funcional de los Estados y de las naciones, de las patrias y de las banderas. Un proyecto de vida comn basado en la Justicia, la Libertad, la Solidaridad, el respeto al Medio Ambiente y la afirmacin del derecho a la bsqueda de la felicidad de acuerdo con nuestra naturaleza, una Europa desde el Atlntico hasta los Urales... y hasta, integrada Rusia, hasta el Pacfico. Por qu no? Una Europa que sea coherente con que la clave de todo el conflicto de Oriente Medio est en el conflicto de Israel con todos sus vecinos, pero en principio con los palestinos. Es preciso acabar con su prepotencia, irracionalidad y arrogancia, con su soberbia y su condicin de portaviones de los intereses que gobiernan a las clases dirigentes de EE.UU, G. B y otras potencias occidentales. Israel un Estado? S, pero al mismo ttulo que un Estado de Palestina viable, con espacio suficiente, con medios de vida autnomos, con las fronteras justas reconocidas y respetadas, con la reparacin debida a los palestinos expulsados al exilio por los israeles desde hace ms de medio siglo. Por qu Israel recibe desde su artificial creacin ms de 4.000 millones de dlares anuales de EEUU y una cantidad desconocida del lobby judo y sionista mundial yel pueblo palestino no recibe una ayuda proporcionada convertido en un Estado libre, soberano e independiente? Por qu la criminal dictadura de Arabia Saudita y los despticos Emiratos y estados rabes se arrugan ante lo que Israel (los poderes que lo sostienen desde atrs) decide y, en su lugar, no caen en la cuenta que es vital la creacin y afirmacin de un Estado Palestino. Tiene el mismo derecho a existir que Israel. Que le pueblo heredero de quienes padecieron el Holocausto se haya convertido en un estado policaco y genocida es algo que clama al cielo y que ya pertenece a la psicopatologa! Padecen similar enfermedad que los nazis y cuantos en la historia organizaron progrooms contra los judos, por el mero hecho de serlo pero que en realidad ocultaban otros intereses bastardos y criminales: llmense cristianos, musulmanes, eslavos u otras entidades. Es preciso restaurar el orden en Oriente Medio mediante la justicia y a equidad, y no a caonazos como EEUU, GB y sus satlites.

Que Rusia constituye una potencia en expansin es una realidad que conviene seguir de cerca y cooperar en su desarrollo social y poltico y no slo econmico, por el bien de la Humanidad. Que Latinoamrica presenta posibilidades de desarrollo democrtico, econmico social y poltico era inimaginable hace unas dcadas. Es preciso reconocerlo y cooperar en pie de igualdad con sus dirigentes para no dar lugar a intromisiones populistas, o tardo comunistas, o chino expansionistas para ocupar el vaco que sin duda va a crear la ceguera y el abuso criminal de los intereses de EEUU en ese continente.

Adems de reconocer y cooperar y llamar a las cosas por su nombre desde el principio con las grandes potencias emergentes de China e India, hay que reconocer que la segunda economa del planeta, Japn, est al borde de un abismo en el que, una vez ms, se puede precipitar si el resto de las naciones libres y democrticas no cooperan en pie de igualdad y con las limitaciones que sean necesarias a una salto adelante peligroso todava evitable. Y ah estn Indonesia, Pakistn y ese sudeste asitico que ya supone ms de dos quintos de la poblacin mundial a punto de estallar. Indonesia, la gran desconocida con decenas de lenguas y ninguna oficial y comn para todos sus ciudadanos: es uno de los mayores polvorines formado por 200 millones de seres de distintas etnias y orgenes slo amalgamados por los poderes colonizadores de cada tiempo.

Por fin, Europa tiene que mirar y apoyar y sostener y hacer justicia con los pueblos de frica, el continente del futuro. Europa tiene que reparar por lo que arrebat y expoli a los pueblos de frica ms que con cualquier otro continente: restituir y reparar, organizar un Gran Plan Marshall, depurar a sus dirigentes corruptos y a sus corruptores occidentales o transnacionales, respetar sus tradiciones, sus anhelos, sus proyectos y voluntades, su historia y su inmensa riqueza humana y material. Seguimos necesitando en la UE sus riquezas materiales y humanas: que impere la igualdad, la proporcionalidad y la justicia en nuestros tratos. La proporcionalidad y la reciprocidad exigidas en derecho. Caiga quien caiga, como hizo Mandela. Porque una explosin de los oprimidos y "condenados de la tierra" puede alcanzar proporciones inimaginables ya que no tienen ms que perder y saben que las antiguas "potencias" somos frgiles, muy frgiles y no se precisan armas de destruccin masiva para desintegrarnos y volvernos locos. Lo saben. Solo pedimos justicia, libertad e igualdad para todos y coherencia con mucho sentido comn. No hace tanto que la esclavitud se consideraba inevitable; al igual que la pretendida superioridad de ciertas razas sobre otras, del derecho de conquista y de la fuerza, de la postergacin de la mujer y de castigos como la pena de muerte, las mutilaciones, la lapidacin, la tortura, los campos de exterminio, la Inquisicin y las supuestas guerras santas o cruzadas. No. El mundo se ha hecho abarcable y hoy todos podemos ser testigos responsables y solidarios, o ciegos suicidas y miserables. Hoy podemos escoger. Maana ya ser demasiado tarde. Nesemu

"Un dique frente al odio" es una gran entrevista que Pablo Ordaz hizo a Eduardo Madina, antes del miserable y despreciable atentado de ayer en Barajas. Eduardo no es "pariente" sino vctima de ETA l mismo cuando tena 25 aos, jugaba a voleibol en 1, haba terminado sus estudios de historia contempornea y ya trabajaba, al tiempo que sin emolumento alguno formaba parte de las Juventudes socialistas de Euskadi. Una bomba bajo su coche le arranc una pierna y transform su vida. Fue discreto siempre y se reincorpor a la vida social despus de guardar su dolor con su familia y amigos. Con motivo del juicio, y porque nadie le haba pedido permiso para sun entrevista fuera grabada, pudimos conocer la grandeza de nimno, la coherencia y la hombra de bien de este hombre. A partir de ese momento tuvo que acceder a otras entrevistas y, si os tomis un poco de tiempo y lo leis o escuchis en Internet... es para descubrirse el sombrero. Ante personas as, es posible y necesario reafirmarse en la esperanza. Desde mi recuperacin fsica y anmica, quiero ofreceros este regalo de Fin de Ao para compartir uan forma de ser y de producirse que de todo corazn anhelo para el Ao Nuevo. Un fuerte abrazo a todos. Nesemu

"Tena 25 aos cuando un atentado de ETA le traslad a la madurez de golpe. La bomba dej heridas fsicas, pero nunca consigui que entrara en el juego del odio. En el ao del alto el fuego de la banda terrorista, este diputado socialista ha dado ejemplo de cmo luchar por un futuro mejor Se recuerda a s mismo con 25 aos, conduciendo hacia el trabajo, intentando ser feliz en un pas lleno de fbricas de tristeza. Haba terminado la carrera de historia contempornea, trabajaba, haca un mster y jugaba al voleibol en Primera Divisin. Tambin tena un cargo sin sueldo en las Juventudes Socialistas de Euskadi. Por eso, cada maana tena que agacharse y mirar los bajos de su Seat Ibiza. El martes 19 de febrero de 2002 se levant con el tiempo justo. Durante 10 kilmetros, todo fue bien, pero a la salida de una rotonda el vehculo estall. ETA haba colocado dinamita suficiente para terminar con su vida, pero su altura se confabul con el destino, y esos dioses podridos por los que desde hace 40 aos se mata en Euskadi slo pudieron quedarse con su pierna izquierda. Durante cinco aos, Eduardo Madina ha intentado que la metralla no llegue a su alma. De su tragedia y la de su familia su madre muri de infarto a los pocos meses slo se ha sabido ahora, durante el juicio a los terroristas de ETA que intentaron matarle. Desde las pasadas elecciones, Madina es diputado socialista por Vizcaya.

Porque soy una vctima de ETA, pero no slo eso. Cualquiera es la suma de muchas cosas; yo, tambin. A pesar de que ETA quisiera matarme un da. He intentado dejar todo en su sitio para que no sea ETA o lo que ETA fabric en m el 19 de febrero de 2002 la que decida mis perspectivas, ponga mis filtros, genere mis crticas y construya mis pensamientos polticos, sino que sea yo. No de espaldas a eso. Con eso. Pero no exclusivamente con eso.

Yo era una persona distinta claramente. Haca deporte en Primera Divisin nacional de voleibol, entrenaba prcticamente todos los das, tena una sonrisa adolescente instalada en la cara a pesar de mis 25 aos, una maduracin tarda y lenta, como supongo que la mayora de la gente de mi generacin. Y aquello fue una especie de trnsito hacia la madurez sin etapas intermedias, de golpe, sin poder elegirlo. Fue una maana de transporte en el tiempo. De repente, ETA me sac de mi poca y me llev a otro lado.

Sobre todo, ntimo. He procurado guardar mi intimidad de las miradas ajenas, porque no quiero poner mi condicin de vctima al servicio de mis tesis polticas. Ser vctima no me parece un valor aadido a la hora de tener razn. Y a m nunca me ha interesado sumar galones de sufrimiento. Ojal no tuviera ningn galn. Dara todo lo que pudiera porque aquel da no hubiera pasado nunca. Y esos espacios, que eran mos, la cmara instalada en la Audiencia Nacional los hizo pblicos porque yo los tena que poner delante del juez para que pudiera sentenciar el caso. Nadie me pregunt si yo quera que esa cmara estuviera encendida.

Esa cmara hubiera estado apagada. Yo estaba hablando para el juez. Le cont, slo a l, las conclusiones de cinco aos de intimidad, de mi ntimo proceso de construccin y de comprensin de lo que me pas aquel da. Cuando te ponen una bomba y te intentan matar, el proceso para salir de ah es muy largo y muy difcil. Y es importante construir un dique interno para que no te inunden los odios que ETA busca, las pasiones que ETA genera o que busca generar en las personas a las que visita. Porque busca eso. Inyecciones de odio. As que hay que poner diques internos para que haya zonas libres para el pensamiento, para el desarrollo humano. Llevo casi cinco aos construyendo dentro de m diques contra el odio.

S, lo ms normal es que se desencadenen esas pasiones cuando te pasa algo as. Pero con sus inyecciones de odio, ETA busca reacciones de odio. Y si ETA quiere buscar en m a un jugador en ese juego, conmigo que no cuente. Que jueguen ellos y al que le d la gana jugar con ellos. Pero no vern en m ni una sola muestra de nada ms que de absoluta indiferencia hacia los que intentaron asesinarme y hacia quienes el otro da estaban dentro de la jaula en la Audiencia Nacional. No han conseguido que juegue ni a un 10% del juego de odio, de violencia, de malas sensaciones que me propusieron el 19 de febrero de 2002. Jugar a lo que yo quiera. Y de forma libre.

Al principio, en la UCI, todo eran llantos, todo eran odios, todo eran pasiones, incomprensiones. La racionalizacin de lo que ha ido pasando ha sido el proceso al que me he ido dedicando. Y no, no ser ETA quien decida ninguno de los carriles por los que va a ir mi vida, ms all de lo que ya decidi sin que yo pudiera elegirlo la maana aquella del atentado.

Hubo alguien que me dijo una frase enorme, sin duda con la que ms me identifiqu: No tienes que andar buscndole respuestas a algo que ni siquiera tiene preguntas. Es una frase propia de alguien que tiene una perspectiva muy grande de la vida. Porque tan slo ponerle un porqu, ya casi presupone la posibilidad de una justificacin. Buscar preguntas del tipo por qu a m?, es egosta, porque hay mucha ms gente que ha pasado por lo mismo, y segundo, es presuponer que puede existir un porqu, y los asesinatos de ETA tienen pasiones, no razones. En Euskadi, durante 40 aos, se han estado haciendo sacrificios humanos, tributos de sangre a dioses podridos y enfermos. Esas teologas no son racionalizables, son otra cosa. Y hubo tambin quien lleg al hospital y me dijo: Quin te mandara a ti matarte en poltica.

Eso, meterte; qu equivocacin ms curiosa. Nunca se me haba ocurrido, pero es hasta ms acertado. Matarte en poltica. El caso es que me hizo mucha gracia porque es como presuponer que un atentado es poltica, cuando un atentado de ETA no es poltica, y ojal los peridicos hubiesen enviado cada uno de los atentados de ETA a las pginas de sucesos y no a las de poltica. Nos hubiese ido bastante mejor. Y adems presupone que, estando en poltica, la posibilidad de un atentado pertenece a una especie de lgica, de juego de posibilidades, que te va casi en el sueldo, aunque yo no tena ni sueldo Pero en general recib solidaridad plena. Todo me ayud para salir de all.

Hay mucha gente que le ha costado, s. A m tambin me cost bastante. Sobre todo en lo relacionado con la movilidad. Las heridas hicieron que tuviera que reformular mis dinmicas de movimiento

Claro que provoca, pero lo he canalizado hace tiempo ya Y sobre todo, cuando lo senta de una forma muy efervescente, nunca le di el gusto a ETA de enserselo. Lo gestion yo para m, con mi gente, y lo canalic y lo convert en otra cosa He procurado positivar la locura. El viaje al fin de la noche que es un atentado de ETA. Y bueno, hace algn tiempo que empez a hacerse de da. Todava no est del todo clara la cosa, pero cada vez hay ms luz.

Porque es un proceso largo, duro y difcil, que son tres trminos que estn muy de moda. Es un hecho de importancia trascendental, y su fabricacin lenta, su coccin a fuego lento asegura ms xito que un proceso rpido y artificial

Me cost en lo fsico, pero volv pronto a obligarme a hacer todas las cosas que haca antes y que poda seguir haciendo: trabajar, estudiar Aquel ao complet un mster de recursos humanos, hice la tesina, volv pronto a las Juventudes Socialistas Y en lo que se refiere al verbo ser, que para m est antes que el verbo hacer, volv pronto a estar con mis amigos, a salir por donde sola, a tener las conversaciones que tena, a sentir las cosas que senta Todo eso me ayud para ver que muchas facetas de mi vida s seguan siendo posibles. A ellas me agarr y por ellas fui volviendo a rehilar todos los trozos de mi vida. Procur volver pronto a los sitios donde estaba

S, claro, con escolta y sin libertad. Euskadi es una sociedad llena de escoltas. Ojal hubiera un da internacional de la gente que protege a gente en Euskadi; se merecen un da y muchas ms cosas porque han hecho un trabajo bien peligroso. Y ojal ese da todos ellos fueran con un chaleco de colores chillones para que los biempensantes y los del jersey sobre los hombros del centro de Bilbao vieran el nmero de colores chillones que dan la nota en su propia ciudad y en su propio pas. Ese da a lo mejor empezaran a tener una perspectiva ms ajustada de lo que sucede. Yo, despus de sufrir el atentado, no fui ajeno a eso, y me toc ir con escolta. Y eso tiene una interferencia tremenda en tu vida, sobre todo en un chaval de 25 aos. Pero ojal me hubieran puesto escolta antes. Un aito antes

Saba que haba algo echndome el aliento en la nuca que se llamaba ETA y que en cualquier momento me poda visitar. Recuerdo que era un tiempo en el que ETA intentaba matarnos atent tres veces contra miembros del PSE en tan slo un mes, entre ellos yo y a la vez el PP nos negaba la identidad espaola; nos deca que ramos unos traidores, unos pronacionalistas, que con Patxi Lpez y Jess Eguiguren nos bamos a convertir al independentismo Y a la vez ETA nos mataba. Yo saba que ETA buscaba polticos sin escolta y dar duro contra el PSE en un momento de reflexin tras la dimisin de Nicols Redondo. Tena cuidado, miraba debajo del coche y por la ventanilla cada vez que sala del portal; pero aquel da no pude mirar, llegaba tarde al trabajo, y justo el da que no miras hay algo debajo. Pero esto da igual, estaba muy escondida.

Manuel Montero, ex rector de la UPV, cont que un da un grupo de proetarras intent lincharlo y sus guardaespaldas terminaron en el hospital. En la radio de su coche le andaban llamando equidistante, colaboracionista Le suena esa situacin?

S, y es una locura. Una barbaridad. Si yo y otra gente no estamos de acuerdo con la normativa que el PP ha establecido sobre lo que una vctima tiene que hacer, decir y apoyar y yo no estoy en eso ni voy a estar nunca, entonces, casi por un silogismo aristotlico, nos convertimos en personas con sndrome de Estocolmo. Cmo voy a tener yo algo que ver con quienes intentaron matarme si han cambiado mi vida y casi me matan?

Y al da siguiente, ya haba carteles en San Sebastin de solidaridad con l. Qu es lo que sucede para que a una vctima le cueste tanto entrar en la vida y a los terroristas se les sigan dando homenajes a su regreso de prisin?

Supongo que son ceremonias tribales. La tragedia en Euskadi es que hay gente manipulada por otros para terminar convirtindose en unos asesinos. Slo la ceremonia salva la insoportable levedad de los pretendidos argumentos que sujetan a quienes se meten en esa locura. Pero es verdad que en Euskadi se ha dejado campar a sus anchas a los que hacen ese tipo de ceremonias, al tiempo que se humillaba a sus vctimas. Nadie tena ningn problema con tener de vecino a un chaval que llevara una camiseta de Gora ETA, pero todo el mundo tena miedo de que en su escalera viviera un guardia civil. Eso ha pasado.

Nada que ver con los aos ochenta, pero sigue pasando. Ha sido una especie de construccin poltica del extrao. Cuando quien vive a tu lado no es tu vecino o tu conciudadano de Bilbao o de San Sebastin, sino que es de otro sitio, o un guardia civil, o un periodista. Se construye al extrao. Y despus se fabrica indiferencia poltica y distancia social. Ha pasado en Alemania y en otros sitios. No es nuevo. No hemos inventado nada nuevo.

Algunos sectores del nacionalismo poltico, por equilibrismo, y en la calle, o por miedo, o por desidia, o por indiferencia. Pero el caso es que yo s he estado en sitios, como mucha otra gente, llevando fretros por pueblos donde las persianas se bajaban en el momento en que pasaba la comitiva. Gente que ha dicho: eso no va conmigo. Sern o no conscientes, pero su conciencia jams estar tranquila. Y me preocupa que algunos partidos de Euskadi jams hayan sido considerados por ETA como un obstculo a su proyecto totalitario. Nunca se han puesto enfrente de un modelo que pretende imponer exterminando al que considera que no tiene sitio all. Porque eso somos las vctimas, la poblacin sobrante del sueo por el que ETA mata. Estos partidos no se preguntan a s mismos por qu no han sido considerados un obstculo para un proyecto fascista? Hace poco escuch a Josu Jon Imaz decir: ETA ha enviado a una cuadra de fascistas. Cuadra de fascistas. Un trmino que nunca Arzalluz utiliz y que nunca utilizar Egibar. Y me gust. Orienta bien al que a m me parece un gran poltico, como Imaz, en la direccin en que su partido debiera haber estado mucho tiempo antes, pero que no estuvo. Si el ciento por ciento de la clase poltica hubiera estado unida contra el terrorismo, las cosas hubieran sido bien distintas.

La historia ya est escrita. Algunos, como deca Albert Camus, han querido estar siempre al lado de los que han escrito la historia y otros hemos preferido quedarnos al servicio de quienes la han sufrido. Me parece una gran frase que para Euskadi es muy ajustada. Por eso ahora nos tocar a nosotros. Obligatoriamente, nos va a tocar.

Pero la gran pregunta no es sa. La gran pregunta es: qu vamos a cobrar de todo este tiempo trgico de violencia terrorista? No es qu vamos a pagar para que dejen el terrorismo, es cmo vamos a cobrar el haber pagado tanto durante 40 aos. Por eso es absurdo pensar que la historia la van a escribir ellos. Quien pretenda adornar de causas histricas 40 aos de sangre tiene un problema de psiquiatra.

Pero la percepcin es distinta. Muchas vctimas, incluso algunas muy cercanas al socialismo vasco, dicen que viven en el desasosiego desde que el Gobierno abri la posibilidad del dilogo con ETA.

La historia se escribir sobre el testimonio del dolor. Y quienes acusan a mi partido de haberse olvidado de todo esto es precisamente quienes no saben que mi partido es especialista en sufrir fascismos de todo tipo, y que el PSOE enterraba a militantes asesinados por ETA aos antes de que a Fraga se le ocurriera jugar al juego democrtico. El problema es que hay una permanente tendencia hacia la monopolizacin de las cosas. Es decir, el nico que asegura la respuesta al terrorismo es el PP, el nico que tiene la llave de la definicin de la identidad espaola es el PP.

Seguro, desde luego. Aunque desde el punto de vista del PP, casi todo. Lo que creo que hay es un profundo desconocimiento de los mecanismos de control que una democracia tiene con respecto a lo que el Gobierno hace. Ellos piensan que el Gobierno del PSOE est siempre traicionando a todo el mundo. Y en esta democracia, uno no puede traicionar a todo el mundo. Porque hay mecanismos de control que lo impiden. Segundo, no comprenden bien el significado de las instituciones del Estado. Siempre piensan que se estn resquebrajando, que no son slidas. No comprenden bien el sistema constitucional espaol. Creen que lo puede tirar abajo un presidente del Gobierno o un partido pactando con unos terroristas. Zapatero, aunque quisiera, no puede tirar abajo las esencias constitucionales de este pas. Porque el Estado tiene lmites, tiene frenos, tiene mecanismos de control, tiene lneas rojas que ningn Gobierno puede pasar.

Hay que incorporarlas a la Constitucin como uno de los valores de nuestro sistema democrtico. Es decir, constitucionalizar el hecho de que tuvimos vctimas, de que hubo un proyecto que pretendi acabar con el sistema democrtico matando gente, para imponer su modelo.

Claro, por eso ese debate de vencedores y vencidos no tiene sentido. Ya hay vencedores y vencidos. Hemos vencido nosotros. Y han sido vencidos los que pretendieron imponer un modelo que nunca va a ser real.

Cuando uno pide perdn, supongo que es una accin hacia s mismo, para curar su conciencia. No es una dinmica que me interese. All ellos con su conciencia y con sus formas de limpiarla.

No les dira nada. Si acaso, que leyeran. Mario Onaindia deca que en sus aos de crcel ley todo lo que pudo, y que eso le hizo darse cuenta de las cosas en las que haba estado metido. Su vida despus estuvo orientada a todo lo contrario. Que lean dentro, que se den cuenta de lo que han hecho, y que algn da, cuando salgan, se dediquen a viajar, para ver lo grande y enormemente bello que es todo.

No lo s. Habr de todo. Desde gente como Yoyes, que pretendi serlo y no la dejaron, hasta gente que no lo ser nunca. Lo que me interesa ms es que el espectro social que ha puesto msica de fondo a todo eso sea recuperable, no los Txapote, Iaki Bilbao o Asier Arzalluz. Y sa es la labor de Otegi. Si no lo consigue habr fracasado.

Yo creo que est ante su ltima oportunidad. Lleg para solucionar un conflicto armado, como l dice, un conflicto terrorista, y si no consigue acabar con todo eso y reconducirlo para que su gente tenga un referente institucional en el futuro de Euskadi habr fracasado. Ante su gente y ante la historia. Y tendr que preguntarse qu sigue haciendo dando ruedas de prensa todos los das. Convendra que hablara menos y que hiciera ms.

Se me hace difcil, porque psicolgicamente estoy en otra cosa. Yo creo que ya no hay sitio. Hubo un sitio por la va de la muerte. Yo creo que ya no hay sitio. Me cuesta pensar en la posibilidad de ETA otra vez generando titulares de asesinatos por atentados terroristas. Estamos en otro escenario. Y estamos con la cabeza en otra cosa.

Alcaraz representa a la Asociacin de Vctimas del Terrorismo, que creo que tiene censadas, entre asociados y vctimas directas, a unas 3.000 personas de un cmputo total en los censos del Ministerio del Interior de 18.000. No ms, pero no menos.

No, porque no lo esperaba. Nunca he recibido una llamada de solidaridad ni de este seor, ni de nadie de la direccin de su asociacin. Sin embargo, unos das despus, alguien me envi una imagen por Internet de Alcaraz dndole la mano a Ynestrillas en la puerta de la Audiencia Nacional, y entonces s me dio pena que Alcaraz prefiriera la compaa de Ynestrillas a la ma. Pero bueno, no me doli. De todas formas, tampoco he conseguido que Mariano Rajoy, que era ministro del Interior cuando ETA intent matarme, pregunte qu tal estoy. Ni Acebes, ni Zaplana.

No, ni vino a verme nadie del PP al hospital. Nadie. Nadie entr en mi habitacin y me dijo: hola, soy fulanito de tal, miembro, dirigente, cargo o lo que sea del PP; cmo ests?, vengo a traerte la solidaridad de mi partido. Yo s que la tengo, seguro, la solidaridad del PP, porque no puede ser de otra manera, pero nadie me la llev a la habitacin del hospital.

Yo estara dispuesto a llegar a un futuro escrito exclusivamente sobre justicia y sobre memoria. Que todo lo que se haga sea justo y se construya sobre el recuerdo. Ni una sola injusticia, ni un solo ladrillo colocado sobre el olvido. Y sobre esos dos carriles creo que hay mucho por construir. Estara dispuesto a llegar hasta la ltima lnea de ese relato. Pero exclusivamente sobre justicia y exclusivamente sobre memoria.

En este Blog estaremos siempre en contra de la pena de muerte. De quienquiera que sea, en donde sea y cuando sea. Es una bestialidad, es inhumano. Ni los animales retienen a otro de su especie para exterminarlo en fro, al amanecer y con toda alevosa. Ni Stalin, ni Mao, ni Hitler, ni Pinochet, ni Menagen Beguin, ni Videla, ni Bush... pueden ser ejecutados por pelotn alguno. Merecen un justo juicio y una sentencia adecuada a sus crmenes pero nunca la pena de muerte. Es vergonzoso que la Unin Europea como una sola voz no se alce contra este juicio inicuo, sin garantas procesales, asesinandolea cuatro abogados de la defensay sin respeto al ordenamiento internacional vigente. Encima, era un militar de carrera y pidi no ser ejecutado en la horca. Vileza sobre vileza. Pero sobre todo, no a la pena de muerte de ningn ser humano. Que no protesten ni China, ni Rusia, ni Japn... era de esperar pero las autnticas democracias no pueden permanecer calladas. Y nuestro Jefe de Estado, una vez ms, matando osos, borrachos de vodka, en Rumana y sin defender los DDHH a los que nos hemos obligado en la Constitucin y a la UE. Y el silencio clamoroso de la Conferencia Episcopal y de las organizaciones pro-vida? Precisamente, porque se trata de un dictador que cometi crmenes, es cuando simblicamente tendramos que alzar todos nuestra voz. Protestar ante la ejecucin de un inocente no es dificil, de lo que se trata es de defender de derecho a la vida en todas las circunstancias. Ah, pero seguirn encendiendo velas y tirando piedras contra cines en donde se proyecte alguna pelcula que no les guste en temas de aborto, divorcio, parejas de hecho y a todo lo que pueda afectar a su control de la educacin, de las mentes y a la defensa de sus privilegios. Jess, ni Buda, ni Ghandini tantos otros, jams hubieran permanecido en silencio ante un horror como la ejecucin de una pena de muerte. Para mayor escarnio, Sadam fue durante aos el hombre de EEU para alejar a Iraq de la URSS, la CIA le ayud y lo arm contra los kurdos y contrea los chies, todos los pases rabes con Egipto, Arabia saud y los Emiratos lo armaron y sostuvieron en la terrible guerra con las ayatolahs de Irnque amenazabanel comercio del crudo. Est escrito. Como la traicin de Kuwait que los ingleses desgajaron de Iraq y que se haba comprometido a no sacar petrleo de unos pozos en litigio cuyas bolsas estaban en terrritorio iraqu. Mientras los iraqus se mataban contra los iranes, los jeques rabes y EEUU pretendan indemizar a Sadam por la destruccin de sus refinerasen Basora y de sus pozos enel Norte. Le engaaron y se aprovecharon de que era el nico estado laico, socialista/baas (junto con Siria) y que mantena a raya cualquier tipo de terrorismo fundamentalista. Hay que leer la Historia. Leed

en los apartados de Iraq, Siria,Qwaite Irn. Despus, quisieron desembarazarse de ly ocurri lo de la Embajadora de EEUU en Bagdad etc etc. Que Sadam fuera un dictador y responsable de crmenes de guerra, nadie lo duda. Pero no constitua una amenaza contra el mundo y mucho menos contra EEUU: no tuvo nada que ver en lo del 11 sept, en donde s tuvo que ver la incondicional proamericana y teocracia dictatorial de Arabia saudita. Qu pas tiene derecho a invador a otro, destrozarlo, asesinar a sus gentes civiles por decenas de muillares, destruir sus fuentes de riqueza y todas sus infraestructurasmillares , a implantar la tortu en las crceles de Abu Dhraib y tantas otras y a fomentar los asesinatos selectigos que tanti gustan a su aliado Israel.

Amnista Internacional ha condenado la decisin del Tribunal de confirmar la pena de muerte contra Sadam y ha advertido de que los procesados fueron condenados tras un juicio "profundamente imperfecto e injusto".

El presidente del Gobierno, Jos Lus Rodrguez Zapatero, ha asegurado que nunca defender la pena de muerte ni siquiera para el "peor poltico", pero ha considerado que los dictadores "deben responder de sus acciones". Rodrguez Zapatero ha respondido as a una pregunta sobre la condena a muerte del ex presidente de Irak Sadam Husein, quien podra ser ejecutado en los prximos das. "Creo que todo los dictadores deben responder de sus actuaciones", ha dicho Zapatero, quien ha reconocido que esto "no siempre pasa en la historia". "Pero nunca defender la pena de muerte ni siquiera para el poltico que peor se haya comportado en su trayectoria; estoy en contra de la pena de muerte, por tanto, no puedo respaldar ese tipo de condenas", ha dicho.

Espaa se ha convertido en el primer Estado miembro de la Unin Europea por envo de remesas a pases terceros. De acuerdo con un estudio comparativo de la Comisin Europea sobre las transferencias que efectan los inmigrantes a sus pases de origen, en 2004 los inmigrantes extracomunitarios afincados en Espaa enviaron 3.258 millones de euros, lo que representa casi el 40% de las remesas de toda la UE y el 0,39% del PIB espaol. Este ao esa cifra quedar superada hasta alcanzar los 6.000 millones. Un estudio de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico (OCDE), ya atribuy a Espaa varios rcords. El ms espectacular era que en una dcada (1994-2004) el empleo desempeado por extranjeros aument un 551%, el mayor crecimiento del mundo aportndonos una mano de obra capaz, unos servicios imprescindibles, miles de altas en la Seguridad Social que garantizaron servicios sociales y pensiones para millones de espaoles. Aparte de detener la peligrosa curva demogrfica descendente, mantener abiertas escuelas de primera enseanza, proporcionar un delicado y trabajo remunerado a las personas mayores y, en suma, demostrar que la inmigracin no constituye amenaza alguna sino que es el gozne cardinal de un desarrollo consolidado, mestizo y global.

En 2004, Espaa fue tambin el pas que ms inmigrantes acogi (645.000), detrs de Estados Unidos, siete veces ms poblado. La tasa de actividad de los inmigrantes era adems de las ms altas del mundo y superior a la de los espaoles.

El informe de la Comisin Europea aade ahora una nueva medalla de oro, la del principal emisor de remesas, por delante de Alemania y Francia. Fuera de la Unin Europea (UE), Estados Unidos y Arabia Saud superan a Espaa.

La Administracin espaola es, entre los Veinticinco, la que ms esfuerzos consagra a efectuar una detallada contabilidad de las remesas. Otro factor que permite comprender la fuerza del flujo es el poco tiempo que llevan los inmigrantes afincados en Espaa y, por tanto, los fuertes lazos que mantienen con sus pases de origen." Con el paso del tiempo estos vnculos acaban siendo ms tenues y, en consecuencia, se reducen los envos debido a reagrupaciones familiares y a desarrollo de actividades empresariales y a que los hijos se integran en el sistema de estudios de la Unin Europea. De ah la importancia de que en los pases de destino de esas remesas se informe y ayude para que no se empleen esas divisas slo en el consumo sino en bienes de produccin capaces de multiplicar su rentabilidad y garantizar el retorno de muchos emigrantes, como sucedi en Espaa durante el famoso milagro econmico espaol. Debido en gran parte a esa remesas de divisas y a las nuevas habilidades y capacidades aprendidas por nuestros emigrantes en el extranjero. Espaa no era rica en materias primas ni en industrias punteras ni en desarrollo de la investigacin. Pero tenamos sol, tierras, paisajes, personas capaces de aprender y de entusiasmarse en un proyecto de vida comn que abri nuestras fronteras y riquezas a los turistas primero, y a los inversores despus.

En 2004 las remesas que salieron de Espaa rebasaron, por primera vez, a las que se reciban de los emigrantes espaoles residentes en el extranjero, sobre todo en Europa. Esto, no slo no perjudic a la creciente economa espaola, sino que ha sido uno de sus factores ms pujantes y uno de sus bastiones en el desarrollo previsto hasta 2010 en que habremos alcanzado el nivel medio de renta de los 25 pases de la Unin. Y lo har holgadamente, gracias a que la quinta economa europea crecer por encima del 3% anual hasta 2009. Espaa est ahora a slo un paso de la convergencia media europea (98 puntos sobre una media de 100). Adems, la tasa de paro se site el ao prximo en el 7,8% de la poblacin activa, por primera vez por debajo de la media europea. Estas son las buenas noticias que sostienen nuestra firme esperanza. Lstima que los polticos no le dediquen el tiempo que merecen para sacar consecuencias, perdidos en sus querellas absurdas, fratricidas y contrarias a una autntica democracia.

A estas cantidades conocidas que alcanzan los 6.000 millones anuales, habra que aadir las remesas ocultas, aquellas que los inmigrantes llevan en mano cuando regresan de visita a su pas. En el caso de los 600.000 marroques instalados en Espaa se estima que la cantidad es elevada a causa de su cercana geogrfica con el pas de origen. Felizmente, el negocio de las remesas, con sus pinges comisiones, no est en manos de la banca, aunque esta lucha ahora por su control cuando hasta hace unos aos ni le permitan abrir una cuenta de ahorro sino presentaban contratos de trabajo y domicilios fijos. Ahora, les iran a buscar el dinero a sus casas, si se dejaran. Nada menos que el 80% de los envos que efectan los inmigrantes se hacen a travs de empresas especializadas que operan en Espaa, La facilidad del trmite, la inmediatez de la transferencia, la escasa bancarizacin de algunos de los pases de destino y, sobre todo, el amplio horario de apertura y sus tarifas ms baratas, explican el xito de las

remesadoras. El Congreso espaol aprob el una proposicin instando al Gobierno a impulsar el abaratamiento de estos giros. No cabe duda de que las transferencias de inmigrantes pueden fomentar el desarrollo mucho ms y mejor que las pretendidas ayudas. De hecho, las remesas constituyen una fuente clave de financiacin externa para los pases emergentes que superan ya a la ayuda oficial al desarrollo y sin crear las consabidas dependencias.

S que ya conocis el captulo sobre El Amor, de El Profeta, del gran escritor libans, Ghalil Gibrn. Hoy he querido poner juntos otros dos captulos que aparecen distantes y es porque creo que el Amor que penetra toda forma de amistad, lo es en grado sumo cuando se trata de la pareja estable y permanente con nimo de procrear y de formar una familia, a eso llamamos matrimonio. Como quiera que lo concibis, el matrimonio o esa relacin de pareja estable, se ahoga sin respeto, sin educacin y sin reconocer mutuos mbitos y espacios de silencio y de soledad. Entendedme bien, no de aislamiento. La soledad buscada, cultivada y bien administrada, es una fuente increble de sabidura y de felicidad. Por eso, debemos tener presente que, cuando conocidmos a nuestra actual pareja y nos sentimos atraidos por ella, no era por nuestras similitudes (hay casos peligrosos porque uno acaba dominando y aniquilando al otro yo) sino por nuestras diferencias que se convertan en mutuos complementos. Es la famosa coincidencia de los opuestos de Nicols de Cusa, y de tantos sabios de Oriente que preconizan la armona, el equilibrio, la mesura y el juego. Porque ramos tan distintos y complementarios, tan disparatados, a veces, nos atrajimos y decidimos "mirar juntos en la misma direccin", como alas de un mismo vuelo. Sin imponerse uno al otro, sin "anihilarlo", sin prepotencia ni servidumbre alguna. Desde la admiracin, la atraccin y el respeto se aunan fuerzas para construir un futuro con amplios espacios que acojan lo nuevo sin dejar de respetar lo antiguo. Por eso, tantas parejas se viene abajo, aburridas y sin ilusin alguna, no por el sexo sino por la falta de respeto, de reconocimiento del otro, de sus capacidades y de sus necesidades que evolucionan con el tiempo. "Yo era un roble y t una encina, por eso nos trajimos, es lgico que ahora respetemos nuestros particulares y peculiares desarrollos. No se puede asfixiar al ser amado. Me parece de una indelicadeza fuera de lugar escuchar "En qu piensas, cario?" Y ya no digamos la pretensin de "Para mi marido/mujer no tien secretos". o "Yo soy la mejor maigo/a de mis hijos". Qu necedad! Vuestros hijos necesitan un padre y/o una madre, los amigos ya se los buscan ellos. Otra cosa es la confianza, el cario, la admiracin y el mutuo respeto. Es preciso admirar a nuestra pareja en sus habilidades, valores y dones. Interesarnos por su evolucin personal sin tratar de influir en ella, sino compartiendo experiencias e ideas mediante el dilogo. Pero admitiendo y reconociendo que existen otras personas muy capaces y necesarias para ayudar en esa maduracin personal. No se trata, en modo alguno, de que cada uno viva por su lado y que hagan del "hogar" un domicilio para compartir intereses. Y con el tiempo y ms con los aos, esta actitud es fundamental porque no nos desarrollamos ni maduramos al mismo tiempo, ni siquiera biolgicamente. Recordad que despus el fuego sexual del amor(que dura unos aos y evoluciona y hay que saber adaptarse) hay una etapa de crecimiento personal que puede quedar oscurecida y oculta por el cuidado de los hijos, los compromisos econmicos y laborables. Y despus, puede descubrirse un peligroso abismo de incomunicacin y de rechazo que puede ser doloroso sino se aborda con la ayuda necesaria. Por eso es capital, an en medio de la educacin de los hijos que estos jams se erijan en "dictadores" o lo que es peor en objeto de ataque por uno de los dos. Reservaos siempre un espacio para vosotros mismos, como pareja y como personas. No abandonis a vuestros amigos, como pareja o individualmente. Respetaos y reconocos an en vuestras rarezas. Es un cuento chio eso de que "mi marido, en donde mejor est es en casa conmigo". O,"a mi mujer lo que le gusta es estar en casa".

En fin, que cada uno mire a su alrededor: padres, amigos, vosotros mismos: no os ahoguis, no os "sacrifiquis" a la fuerza sino porque deseis co-operar. sinergia, se llama a esto, compartir el pan y el vino. Y por favor, no perdis el sentido del humor, aprended a reiros de vosotros mismos. Y sobre todo, y esto para muchos es lo ms duro del matrimonio, no os erijis en vctimas ante las que hay que acudir a humillarse y a pedir perdn. Hay muchas formas de mirar hacia adelante. No compensa amargarse, reprocharse ni herirse con viejas cicatrices. Lo pasado, pasado est. Que no anide el rencor ni el resentimiento ni la envidia ni los celos. Todo esto es absurdo en una pareja que respeta las reglas de juego: antes de matrimonio o pareja son ciudadanos responsables y con todos sus derechos, que han decidido comparti una parte de sus caminos. No nacimos el da que nos juntanos, cada uno aporta sus genes y su historia, respetmoslas

Uf, me he extendido y ahora me tiran las grapas del viengtre y me duele la espalda, pero es mi aportacin de afecto, de reconocimeinto y de gratitud por todo cuanto he recibido y cuanto muchos de vosotros me habis aportado.Un abrazo. Nesemu

Vuestro amigo es la contestacin a vuestras necesidades. l es ese campo en el que sembris con amor y cosechis con agradecimiento. Y l es vuestra mesa y vuestro hogar. Porque os aproximis a l con vuestra hambre, y buscando la paz.

Cuando vuestro amigo revele su mente no temis el "no" en vuestra propia mente, y tampoco guardis el "s" . Y cuando l se calla, vuestro corazn contina escuchando al suyo. Pues aun sin palabras, en la amistad, todos los pensamientos, todos los deseos, todas las esperanzas brotan y son compartidas en una alegra silenciosa. Cuando os apartis de vuestro amigo, no os entristezcis. Porque lo que en l amis ms, quiz se vea ms claro en su ausencia, como para elalpinista aparece ms clara la montaa, vista desde la planicie.Y no permitis que exista inters alguno en la amistad, a excepcin de cuanto signifique profundizar en el espritu. Pues el cario que busca algo que no sea la revelacin de su propio misterio no es carioso sino una red que se lanza hacia adelante, y con la que solamente pescamos lo intil.

Y haced que lo mejor de vosotros mismos sea para vuestro amigo. Si l ha de conocer el flujo de vuestra marea, permitidle que tambin conozca su reflujo. Porque qu clase de amigo es al que slo buscis cuando deseis matar algo de tiempo? Buscadle siempre para las horas vivas. Porque las suyas colmarn vuestra necesidad, ms no as vuestro vaco. Y en la dulzura de la amistad hallaris la risa y la participaris en aquello que es grato. Pues en el roco de las cosas pequeas, el corazn encuentra su amanecer y halla su frescor.

A lo que l contest:Nacisteis juntos, y juntos seguiris para siempre. Juntos os hallaris cuando las blancas alas de la muerte acaben vuestros das. Ay! tambin juntos os hallaris hasta en la memoria silenciosa de Dios. Pero dejad que existan espacios en esa, vuestra unin. Y permitid que los vientos de los cielos dancen entre vosotros.

Amaos el uno al otro, pero no permitis que el amor sea una atadura: Permitid mejor que sea como un mar que se mece entre las orillas de vuestras almas. Colmad mutuamente la copa, pero no libis solamente de una. Compartid vuestro pan, pero sin comer del mismo pedazo. Cantad y danzad juntos y sed alegres, pero permitid que cada uno se sienta solo. As como las cuerdas de un lad se encuentran separadas aunque se estremezcan con la misma msica.

Ofreceos el corazn, pero sin que por ello dejis de vigilarlo. Pues solamente la mano de la Vida puede contener vuestros corazones. Y manteneos unidos, mas no demasiado juntos: Porque las columnas del templo se encuentran separadas. Y el roble y el ciprs no crecen estando bajo la sombra del otro.

Algunos se empean en banalizar nuestra existencia. Fuera tradiciones, costumbres ancestrales, festividades y celebraciones descalificadas como mitos. No aceptamos a Dios pero nos inclinamos ante la diosa Fortuna, vanse la loteria y las quinielas, y ante otras muchas deidades Qu es el mito sino una realidad que condensa una experienciainefable ms all de la verdad? Reflejan una realidad para aquellos que los han creado y que conviven con ellos, an conscientes de que no encierran toda la verdad. Sera una actitud adnica e iconoclasta sino fuera por lo insostenible de sus planteamientos que tratan de ocultar no poca ignorancia y el miedo a lo desconocido que producen la temida inseguridad. En ello se apoyan los poderes religiosos que temen al gozo del placer porque no creen en la felicidad humana y natural. Y los poderes polticos, sociales o econmicos para impedirnos pensar y tomar decisiones libres y satisfactorias. Al menos, coherentes con la actitud que cada uno de nosotros debe adoptar ante el vivir. Sin temor a caer sabiendo que el suelo nos ayudar a levantarnos. Porque, aunque la vida no tuviera sentido tiene que tener sentido vivir aqu y ahora, en un mundo de relaciones y de posibilidades, al menos la de no trabajar como bueyes uncidos a un arado ni como esclavos sino como artfices de nuestra propia realidad.

Para poder hacer lo que quisiramos no encuentro otro camino que comenzar por querer lo que hacemos y, desde su comprensin, transformar, mediante la voluntad, aquello que podamos y aceptar sin amarguras estriles lo que no podamos cambiar.

No es una cuestin de voluntarismo ni de fuerzas sobrehumanas, ni mucho menos de fiarlo todo a la fortuna o a pretendidas intervenciones de divinidades propiciatorias, aunque el azar tambin tiene su puesto.

Estamos celebrando las Navidades. Unas fiestas ancestrales que se montaron sobre otras relacionadas con Mitra o con Saturno o con Osiris o con el solsticio de invierno. Qu ms da? Lo que importa es la celebracin del cambio estacional, desde la noche ms grande del ao, acogiendo un nacimiento que simboliza la esperanza, el renacer, la nueva vida. Tiene que ver con nuestra propia infancia, esa dolencia de la que uno felizmente no se cura. Es un fenmeno cultural con miles de aos de historia. En otras latitudes, de forma similar se celebra el nacimiento del Buda o de otros avatares de la divinidad como quiera que se conciba. Y siempre en relacin con la mutacin de una naturaleza viva y palpitante an bajo las nieves del invierno, los rboles sin hojas y la tierra yerma pero que se prepara para un renacimiento impresionante en la primavera. Qu esto es antropomorfismo? De qu otra manera podemos considerar nuestra existencia humana, y no slo animal, sino vinculada al medio ambiente en el que vivimos, no movemos y somos?

An desde la perspectiva ms materialista no podemos ignorar los hechos culturales que sostienen nuestra personalidad y nuestra forma de vivir, nuestro progreso y nuestra lucha por una sociedad ms justa y solidaria, ms libre y que reconozca el derecho de todos los seres a la bsqueda de la felicidad. No se trata de una vuelta a la naturaleza ni mucho menos a una Edad Dorada o a un Paraso que jams han existido. Como tampoco podemos concebir parasos o edenes semejantes despus de la muerte. Al igual que no sufrimos por lo que ramos antes de nacer es absurdo preocuparnos por lo que seremos despus de la muerte. Nuestro quehacer es vivir aqu y ahora con la mayor plenitud posible, con coherencia y armona, conocindonos y reconocindonos para ser consecuentes con nuestra realidad, con nuestro ambiente y con nuestra relaciones. Todo lo dems es sufrimiento estril por absurdo.

No podemos permitir que nos desarraiguen, que nos quiten las referencias familiares, sociales o culturales, sea cual sea el vehculo que las ha hecho llegar hasta nosotros. Existe un componente religioso (re-ligar, vuelta a la armona) en todas nuestras actividades de los que algunos han tratado de aprovecharse siempre en la historia de la humanidad para mantener sus situaciones de poder y de privilegios, hoy y cada vez ms inadmisibles.

Dejemos el envoltorio y disfrutemos del regalo, del presente de esa reunin familiar, de esa vuelta al hogar, s, al seno en donde un da te supiste acogido y querido. Que eso es el hogar, el lugar en dnde nos esperan y acogen porque nos pertenece al tiempo que les pertenecemos.

No tenemos por qu sucumbir a la indecente agresin consumista. Seamos nosotros mismos. Ni tenemos por qu asistir al templo, si no queremos, ni creer en planteamientos ideolgicos que enmascaran la fecunda realidad de la vida que celebra las estaciones, los pasos, los frutos, las pruebas iniciativas mediante bailes y comidas, danzas y vestidos, juegos y abrazos. Por qu no permitirnos recuperar nuestros sueos de infancia compartindolos con nuestros hijos y nietos, con amigos y conocidos? Por qu no salud-darnos mediante el deseo de la felicidad? Al fin y al cabo, slo una persona ajena a la cultura y a las realidades que nos sostienen, es capaz de rechazar como absurdas estas celebraciones. Sin el reconocimiento del hecho histrico (fuera el 25 de diciembre de hace dos mil aos o hace dos mil cuatro, u otra fecha cualquiera) podramos comprender algo de nuestra historia, del arte y de la cultura, de errores y de progresos, sin la existencia de ese humilde judo de Anisarte, que pas haciendo el bien, acogiendo a los marginados, que desafi a los poderes constituidos de su tiempo, que predic las Bienaventuranzas, uno de los monumentos culturales de la Humanidad, que am y fue amado, que hizo que el sbado fuera para el hombre y no al revs, que super las ataduras religiosas y sociales de su tiempo, que enalteci a las mujeres, a los nios, a los pobres y a los ancianos y que trajo la Buena Nueva para todos los seres humanos: Amaos los unos a los otros y buscad el Reino que pertenece a los que padecen persecucin por causa de la justicia, a quienes dan de comer al hambriento, de beber al sediento, que visten al desnudo, que ensean al que no sabe, que consuelan al triste, que comparten. Y que no juzgan ni condenan sino que siempre estn dispuestos a acoger con un brazo mientras que con el otro aportan propuestas alternativas a las injusticias sociales que denuncian sin cesar formando muros y redes de solidaridad. Y para esto no precisan de teologas ni de fundamentalismos ideolgicos. Les basta con caminar con su corazn a la escucha, su mente abierta a la verdad y al entendimiento mientras sus brazos se abren para acoger y para bendecid, para acariciar y para curar.

Nota para los bloggers: Gracias a todos por vuestros nimos y por vuestro afecto. Y a estoy en casa recuperndome y confo en que en Enero volver a la palestra. Un abrazo fuerte para todos. Nesemu

¿Veis el estruendoso silencio ante un asunto tan importante? No callemos. Hagámonos eco. Basta ya de pantojas y salsas rosas, de rotura de ligamentos y de utilizar políticamente a las víctimas. ¡Basta ya!

La Ley de Dependencia, aprobada el jueves por el Congreso, es sin duda la ms importante de la legislatura. Lo es por su alcance (afecta a un milln de personas e indirectamente a tres millones de familiares) y tambin por su significado: es el mayor avance en la extensin de derechos sociales desde la universalizacin de la sanidad pblica. Tambin es ejemplar por su incidencia en el mercado laboral: en los ocho aos que durar su pleno despliegue crear 300.000 puestos de trabajo para personas que con sus cotizaciones contribuirn a la financiacin pblica del plan. Pese a todo ello, la norma ha tenido un eco limitado, sobre todo en comparacin con el que suele acompaar entre nosotros a cualquier menudencia concerniente a asuntos de autoafirmacin o rivalidad entre partidos (o entre lderes de un mismo partido), que interesan ms bien poco a la generalidad de los vecinos.

El ao 1854, el presidente de los Estados Unidos le hizo a una tribu indgena la propuesta de comprar gran parte de sus tierras, ofreciendo en contrapartida, la concesin de otra "reserva". La carta de respuesta del Jefe Seatle, distribuida por la ONU (programa para el medio ambiente) y ms adelante publicada ntegramente, ha sido considerado, a travs del tiempo, como uno de los ms bellos y profundos pronunciamientos hechos sobre la defensa del medio ambiente.

Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los rboles lleva con sigo la historia del hombre piel roja.

Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra de origen cuando van a caminar entre las estrellas. Nuestros muertos jams se olvidan de esta bella tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el ciervo, el caballo, el gran guila, son nuestros hermanos. Los picos rocosos, los surcos hmedos de las campias, el calor del cuerpo del potro y el hombre, todos pertenecen a la misma familia.

Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Washington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. El Gran Jefe Blanco dice que nos reservar un lugar donde podamos vivir satisfechos. El ser nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por lo tanto, nosotros vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no ser fcil. Esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua brillante que escurre por los riachuelos y corre por los ros no es apenas agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra, ustedes debern recordar de que ella es sagrada, y deben ensear a sus nios que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ros es la voz de mis antepasados.

Los ros son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ros cargan nuestras canoas y alimentan a nuestros nios. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y ensear a vuestros hijos que los ros son nuestros hermanos, y los suyos tambin. Por lo tanto, vosotros deberis dar a los ros la bondad que le dedicaran a cualquier hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestras costumbres. Una porcin de tierra, para el tiene el mismo significado que cualquier otra, pues es un forastero que llega en la noche y extrae de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y cuando ya la conquist, prosigue su camino. Deja atrs las tumbas de sus antepasados y no se preocupa. Roba de la tierra aquello que sera de sus hijos y no le importa.

La sepultura de su padre y los derechos de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorar la tierra, dejando atrs solamente un desierto.

No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningn lugar donde se pueda or el florecer de las hojas en la primavera, o el batir las alas de un insecto. Ms tal vez sea por que soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los odos.

Que resta de la vida si un hombre no puede or el llorar solitario de un ave o el croar nocturno de las ranas al rededor de un lago?. Yo soy un hombre piel roja y no comprendo. El indio prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos.

El aire es de mucho valor para el hombre piel roja, pues todas las cosas comparten el mismo aire -el animal, el rbol, el hombre - todos comparten el mismo soplo. Parece que el hombre blanco no siente el aire que respira. Como una persona agonizante, es insensible al mal olor. Pero si vendemos nuestra tierra al hombre blanco, el debe recordar que el aire es valioso para nosotros, que el aire comparte su espritu con la vida que mantiene. El viento que dio a nuestros abuelos su primer respiro, tambin recibi su ltimo suspiro. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deben mantenerla intacta y sagrada, como un lugar donde hasta el mismo hombre blanco pueda saborear el viento azucarado por las flores de los prados.

Por lo tanto, vamos a meditar sobre vuestra oferta de comprar nuestra tierra. Si decidimos aceptar, impondr una condicin: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.

Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi un millar de bfalos pudrindose en la planicie, abandonados por el hombre blanco que los abati desde un tren al pasar. Yo soy un hombre salvaje y no comprendo como es que el caballo humeante de fierro puede ser ms importante que el bfalo, que nosotros sacrificamos solamente para sobrevivir.

Qu es el hombre sin los animales?. Si todos los animales se fuesen, el hombre morira de una gran soledad de espritu, pues lo que ocurra con los animales, en breve ocurrir a los hombres. Hay una unin en todo.

Vosotros debis ensear a vuestros nios que el suelo bajo sus pies son la ceniza de vuestros abuelos. Para que respeten la tierra, digan a sus hijos que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo. Enseen a vuestros nios lo que enseamos a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrir a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, estn escupiendo en s mismos.

Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas la cosas estn relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unin en todo.

Lo que ocurra con la tierra recaer sobre los hijos de la tierra. El hombre no teji el tejido de la vida; el es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo har a s mismo.

Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como l, de amigo a amigo, no puede estar exento del destino comn. Es posible que seamos hermanos, a pesar de todo. Veremos. De una cosa estamos seguros que el hombre blanco llegar a descubrir algn da: nuestro Dios es el mismo Dios.

Vosotros podis pensar que lo poseen, como desean poseer nuestra tierra; pero no es posible, El es el Dios del hombre, y su compasin es igual para el hombre piel roja como para el hombre blanco.

La tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su creador. Los blancos tambin pasarn; tal vez ms rpido que todas las otras tribus. Contaminen sus camas y una noche sern sofocados por sus propios desechos.

Cuando nos despojen de esta tierra, ustedes brillarn intensamente iluminados por la fuerza del Dios que los trajo a estas tierras y por alguna razn especial les dio el dominio sobre la tierra y sobre el hombre piel roja.

Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los bfalos sean exterminados, los caballos bravos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visin de las montaas obstruida por hilos de hablar.

El primer ministro britnico, Tony Blair, abog anoche por incorporar a Irn y Siria en una "estrategia global" para solucionar los problemas de Oriente Prximo, incluida la cuestin palestina a Irak.

Bush, que se reuni ayer durante casi hora y media con el Grupo de Estudios de Irak, dirigido por el ex secretario de Estado James Baker, seal que "tener xito en Irak no slo es importante para la seguridad de EE UU, sino para la seguridad de Oriente Prximo". Menos mal que algo se mueve en sentido positivo.

Las remesas, el dinero que envan los inmigrantes a sus pases de origen, han pasado en los ltimos 25 aos de 855 millones de euros a 43.000 millones en Amrica Latina.

"Debemos facilitar el envo de remesas, reduciendo su costo y garantizando el acceso a los servicios bancarios. Procuraremos incentivar oportunidades que motiven el mejor aprovechamiento de esos flujos en actividades productivas y de inversin que favorezcan a las familias y comunidades de origen de los emigrantes", dice la declaracin final de la Cumbre Iberoamericana en Montevideo suscrita por 22 pases.

En la creciente dispora mundial, el Banco Iberoamericano para el Desarrollo calcula que ya hay 25 millones de emigrantes latinoamericanos y caribeos en todo el mundo (mayoritariamente en EE UU y la UE) y al menos la mitad de ellos envan regularmente dinero a sus familias. Cada uno manda unos 300 dlares (233 euros) mensuales, "aunque en esta cifra no se incluyen las llamadas remesas en especie (ordenadores, electrodomsticos), ni el dinero transferido personalmente.

Pero las remesas no suplen las obligaciones de los gobiernos. Pueden ser complementos de la inversin pblica, pero en ningn caso los gobiernos pueden pensar en las remesas como fondos de inversin.

El problema est en que los Bancos ya estn interesados en controlar ese flujo de divisas y pretenden ofrecer ahora "servicios" cuando hasta hace poco todo eran dificultades, como exigirles empadronamientos y papeles que no tenan,y cargarles con comisiones de hasta el 20% y "demorarse" hasta quince das en las operaciones para aprovecharse de esos activos. Pero, al menos, los inmigrantes ya conocen nuestra experiencia y la estn aplicando

Los ciudadanos de EE UU han salido finalmente del estupor en el que cayeron tras el 11-S y han votado por un cambio de dirección en la guerra de Irak, pero también en la política económica y social. Con la nueva mayoría demócrata en la Cámara de Representantes y en el Senado y en las gobernadurías de los Estados, los votantes han sentenciado la era Bush, y abren un compás de espera que pone freno a sus políticas y que probablemente sólo se cerrará tras su salida de la Casa Blanca, dentro de dos años. O antes si tiene el coraje de abrir el proceso de impeachement que arrojó a Nixon de la Casa Blanca y que por algo infinitamente más prosaico amenazó a Clinton.

Estas elecciones se habían planteado como un referéndum sobre las políticas sectarias de Bush y sobre todo la guerra de Irak. El presidente lo ha perdido. Sus políticas, probablemente las más derechistas de las últimas décadas en EE UU, han sido castigadas. La salida de Donald Rumsfeld del Pentágono es un primer efecto directo de estos resultados, y una excelente noticia como responsable del desaguisado iraquí, y en buena parte del afgano. Rumsfeld planeó, impulsó y defendió la estrategia en Irak desde el minuto uno. Su dimisión liquida esa doctrina. Ése es el mensaje que emitieron ayer los ciudadanos de Estados Unidos. Nadie que pretenda una mínima credibilidad, ni en EE UU ni fuera (se trate de aliados actuales o pasados como Aznar o Blair), puede sostener que la guerra no ha sido un error, cuando no un engaño. Tampoco le queda el recurso al pueblo americano para parapetarse en una mentira deshilachada en exceso. Es el fin de una era, pero también de una doctrina.

Aunque Bush admitió haber recibido ese mensaje, el presidente insistió ayer en que su objetivo en Irak sigue siendo la "victoria" y sólo habló de buscar "nuevas perspectivas". Estas nuevas ideas para salir de las arenas movedizas al menor coste posible vendrán más de la Comisión Baker, bipartidista, a la que pertenece el ex director de la CIA Robert Gates, designado por Bush para suceder a Rumsfeld. Es el regreso del equipo de Bush padre y la derrota de los neoconservadores que han rodeado al hijo.

Bush ya no tendrá las manos libres en los dos años que le quedan de mandato como las tuvo en los últimos seis. Incluso es posible que esta mayoría demócrata de la Cámara acabe salvándole, al obligarle a gobernar desde el centro.Pero incluso como pato cojo, Bush conserva aún mucho poder y sigue siendo el comandante en jefe.

Los demócratas, que han recuperado el voto de la clase media y suburbana, han arrebatado 27 escaños, más de lo que esperaban, a los republicanos en la Cámara de Representantes, lo que les da una cómoda mayoría. La progresista Nancy Pelosi se convertirá en la primera mujer en presidir ese Parlamento y la que más alto ha llegado en la política americana. Su papel será fundamental para lograr que la marea de este martes, que ha puesto fin a un predominio republicano del Congreso de 12 años, lleve a un demócrata a la Casa Blanca en 2008.

Pelosi tendrá que saber medir el alcance de las investigaciones que previsiblemente abrirá la Cámara sobre las actuaciones de la Administración de Bush y la legislación que impulsará sobre todo en materia social, inmigración y energía, que marcará un programa de futuro, a pesar de que el presidente pueda vetarla. Los principales aspirantes demócratas a la Casa Blanca -Hillary Clinton o Barack Obama- han salido triunfantes de estas elecciones, pero en 2008 no se enfrentarán a Bush, sino a otro republicano. Ahora empieza la carrera.

Tras ms de seis meses de incertidumbre, el Gobierno de Evo Morales firm finalmente los acuerdos de renovacin de los contratos con las petroleras extranjeras que explotan el crudo y el gas de Bolivia, entre ellas la hispano-argentina Repsol YPF. Lo que se conoce de los acuerdos da pie a algunas certidumbres y varias dudas. Las empresas, incluida la polticamente poderosa brasilea Petrobras, aceptan implcitamente en los nuevos contratos, firmados a un plazo de 20 y 30 aos, el decreto de nacionalizacin de los hidrocarburos de Morales, que otorga el control sobre los recursos energticos a la estatal Yacimientos Petrolferos Fiscales Bolivianos (YPFB); y se pliegan a la exigencia de pagar en impuestos hasta el 82% del valor de los productos que comercialicen asociados con YPFB. Como hasta ahora venan pagando aproximadamente el 52%, es evidente que Morales ha conseguido una mejora espectacular de sus ingresos -unos 1.000 millones de dlares este ao y cantidades en aumento hasta los 4.000 millones de dlares a partir de 2010- y un triunfo poltico que podr explotar.

El acuerdo tiene la ventaja de que, al menos por ahora, garantiza jurdicamente las inversiones -y, por tanto, los activos- actuales de Repsol YPF en Bolivia, unos 1.000 millones de euros. El valor de ambos es una de las causas de que esta compaa se haya decidido a mantener su actividad all. Al menos, permitir que prosigan las actividades de exploracin y explotacin. Pero las primeras dudas aparecen cuando se relaciona el ms que elevado porcentaje de pagos al Gobierno boliviano, que reduce drsticamente el beneficio de las empresas extranjeras, con el compromiso de aplicar nuevas inversiones en el pas. No parecen lneas convergentes. Sobre todo si se tiene en cuenta que Morales pretende controlar el 51% de las compaas mixtas que explotan los hidrocarburos y que las empresas extranjeras asociadas, al perder la mayora, no podrn incluir en sus balances el 100% de las reservas de petrleo y gas que tienen en operacin.

Sera una ingenuidad suponer que la firma del contrato borra de un plumazo las continuas muestras de desconfianza recproca entre Bolivia y las petroleras forneas. Slo el tiempo dir si la seguridad jurdica de la que se ufana Morales y acepta el presidente de Repsol YPF es algo ms que un eslogan sin contenido. Las empresas tienen la obligacin ineludible de cumplir las leyes de los pases en los que operan y los Estados la obligacin no menos ineludible de ofrecer condiciones jurdicas conocidas y transparentes que permitan tales operaciones.

Querer a un hijo no es obligarlo a que viva con nuestras verdades sino ayudarlo para que pueda vivir sin nuestras mentiras. Que no son pocas. Ante la supuesta irresponsabilidad de los jvenes es preciso recordar lo que Scrates escriba hace ya 25 siglos: Los jvenes de ahora aman el gasto, tienen psimos modales y desdean la autoridad. Muestran poco respeto por sus superiores y ya no se levantan cuando alguien entra en casa. Prefieren perderse en charlas sin sentido a practicar el ejercicio como es debido, y estn siempre dispuestos a contradecir a sus padres y a tiranizar a sus maestros".

Ha sido una constante la confrontacin entre generaciones pero en nuestro tiempo, resulta alarmante por descontrolada. Y yo entiendo que es un sntoma de vigor y de esperanza porque expresa una disconformidad con una realidad social que no les gusta. Por injusta e insegura, por imprevisible e insolidaria, porque no pueden comprenderla y no encuentran su puesto en ella. Ese malestar lo expresan a gritos o con silencios que hieren, encerrndose en sus cuartos o aislndose tras los auriculares que les conectan a los MP3.

La mayora de los padres espaoles cree que les tocaron vivir momentos ms duros y que fueron ms trabajadores, ms maduros y ms respetuosos que sus hijos, cerca de seis millones de jvenes. Tratan de educarlos desde la comprensin y el dilogo, y no desde el autoritarismo de los abuelos. Los padres tropiezan y dudan cuando tratan de inculcar a sus hijos los valores que creen deben regir sus vidas en un futuro que adivinan laboral y socialmente complejo: el esfuerzo en los estudios, la diversin responsable, la disciplina, la solidaridad, el respeto o la promocin de los afectos. Los progenitores arrojan la toalla y delegan en los profesores o en el psiclogo porque los jvenes hablan otro lenguaje. Lo hacen despus de haber llegado al convencimiento de que su capacidad de influencia es casi nula. Sienten que fueron esclavos de sus padres y ahora, de sus hijos, que son en buena medida muy parecidos a ellos.

La trepidacin les conduce a una incmoda soledad y a una sensacin de no llegar nunca a tiempo. No sabemos a dnde, pero tenemos la sensacin de que vamos a llegar tarde. Nos agitan, nos golpean y zarandean, nos desconciertan y abruman para que no pensemos. De ah que muchos jvenes opten por evadirse, por disfrazarse y por integrarse en la tribu para encontrar algo de solidaridad y de consuelo. Ese denostado botelln, esas vestimentas, esos tatuajes y piercing, esa msica y esas danzas son atavismos ancestrales para no dejar de ser ellos mismos, para soportar la espera mientras recuperan unas seas de identidad que les permitan decir Yo s quin soy y quiero ser responsable de mis actos.

Si la educacin consiste en dirigir con sentido nuestra propia vida y poder as afrontar las circunstancias, a las personas mayores les cuesta admitir que sus hijos estn pasando unas autnticas pruebas iniciticas propias de un cambio de Era, ms que de siglo. Vivimos en plena revolucin de las comunicaciones, todo se ofrece como espectculo al alcance de la mano y con una inmediatez que desborda nuestras posibilidades reales de procesar tanta informacin. La publicidad nos golpea con tal machaconera que nos incapacita para tomar decisiones y nos compulsa a unirnos a la mayora. Las mayores falacias de la publicidad, a fuerza de ser repetidas, terminan por ser credas. El pattico espectculo de los polticos, de sindicalistas y de pretendidos lderes religiosos y de opinin, as como de programas de radio y de televisin desde los que algunos se alzan como profetas, no hacen ms que desconectar a los jvenes que necesitan referentes de autoridad, de buen juicio y de coherencia. Es un error sostener que a los jvenes les asustan el orden y la exigencia. Al contrario, si a un joven le pides poco no te dar nada, si les pides mucho te lo darn todo. Esa es la experiencia cotidiana en las organizaciones de la sociedad civil con los voluntarios sociales que asumen un compromiso movidos por la compasin o espoleados por la injusticia. Lo que admiran y respetan no es la educacin como transmisin de conocimientos sino la capacidad de los maestros para extraer lo mejor de cada uno de ellos. Que eso significa educcere. Aunque d la impresin de que actan en manada, prefieren el trato personalizado, el ser escuchados, la pertenencia a un grupo, para repetir con Shakespeare Nosotros, pocos; nosotros, felices y pocos; nosotros, banda de hermanos.

La avalancha de casos de corrupcin urbanstica empieza a provocar una indisimulada alarma social entre los espaoles. Por citar slo los ltimos conocidos, en Ciempozuelos, el alcalde socialista fue obligado a dimitir debido a graves irregularidades en la recalificacin masiva de terrenos; en Murcia han aparecido recalificaciones de terrenos de las que se lucra un concejal del PP de guilas; el director de Urbanismo de la Comunidad de Madrid present su dimisin despus de que se descubrieran planes urbansticos en los se beneficiaron, entre otros, empresas en las que l mismo participaba y familiares de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Todos estos casos se suman al vergonzoso expolio de Marbella -uno de cuyos imputados, Fidel San Romn, aparece implicado en el caso de Ciempozuelos- o las flagrantes irregularidades en Orihuela, Alicante, Tenerife o Torrevieja. Los ayuntamientos y las comunidades autnomas estn perdiendo su credibilidad a borbotones frente a unos ciudadanos que se sienten estafados por polticos y camarillas de especuladores.

La mera enumeracin anterior confirma que la peste de la corrupcin urbanstica afecta a todos los partidos. Varias razones explican esta transversalidad. Los ayuntamientos carecen de ingresos suficientes para desarrollar sus inversiones, unas veces necesarias y otras simplemente faranicas; los partidos polticos gastan mucho ms de lo que ingresan por vas legales; y la ley confiere a los ayuntamientos poderes casi absolutos sobre el uso del suelo. Es frecuente, adems, que corporaciones locales de distinto signo poltico recurran a los mismos mediadores y agentes que conectan a compradores vendedores.

Que la corrupcin no sea patrimonio de un solo partido no significa que las reacciones sean las mismas. Hasta ahora, el PSOE ha actuado institucionalmente con rapidez y firmeza. Condena verbalmente la corrupcin, pero tambin ha instado la dimisin de los cargos municipales implicados en casos comprometedores. La dimisin del alcalde de Ciempozuelos es un buen ejemplo. En cambio, el PP suele responder con la lgica perversa de negar los hechos y mantener en sus listas a los cargos imputados por fraude. Su pretexto favorito es que la "presuncin de inocencia no prescribe hasta que el juez dicta sentencia de culpabilidad", como si la responsabilidad poltica y la civil o penal no fueran diferentes.

No se acabar con esta repugnante amenaza contra el sistema democrtico mientras no se enfoque como un problema de Estado con todas las consecuencias. Las recetas contra la corrupcin se conocen. Hay que evitar, mediante frmulas conocidas de gestin municipal, la multiplicacin de intermediarios parsitos que encarecen sucesivamente el precio del suelo; hay que recuperar la figura de los interventores municipales, adscribindolos a instancias independientes de los propios ayuntamientos; hay que imponer mecanismos inmediatos de control y de veto sobre los planes urbansticos; hay que aplicar las reformas legales necesarias para controlar la financiacin de los partidos y de los ayuntamientos; y hay que exigir la restitucin del dinero obtenido mediante el soborno y la compra de voluntades. En este estado de alerta urbanstica, el Gobierno debera encargarse de organizar con urgencia stas y otras medidas para defender a los ciudadanos de este latrocinio organizado.

Los juicios en la base naval norteamericana de Guantnamo, donde ms de 400 detenidos sobreviven sin derechos en un limbo jurdico, son un mero simulacro de justicia. No conocen los cargos que se les imputan, ni son representados por abogados, ni han podido recurrir su reclusin, decretada en el marco de guerra contra el terror lanzada por George Bush tras el 11-S. EL PAS ha podido asistir a uno de estos procesos y recorrer las instalaciones de un centro de detencin donde los internos son clasificados segn su peligrosidad. Algunos ni siquiera tienen derecho a sbanas, mantas o cepillo de dientes. Ninguno puede pedir explicaciones porque se hallan atrapados en este gulag de nuestro tiempo. Las iguanas tienen en Guantnamo ms derechos que los detenidos en el gulag de nuestro tiempo. Como la especie protegida que son, por las carreteras de la base estadounidense en Cuba tiene que conducirse a menos de 40 kilmetros por hora para evitar atropellarlas. Cuando las prisas, el despiste o la crueldad de algn soldado no respetan ese lmite y alguno de estos saurios resulta aplastado, el infractor debe pagar 10.000 dlares de multa. A orillas del idlico Caribe, se levanta un centro de detencin que ha secuestrado al mundo en algo ms de cuatro aos

Si el detenido es considerado de peligrosidad media, su vestimenta es color camel. El naranja cubre los cuerpos de aquellos que, incluso tras aos de encierro, siguen sin doblegar su voluntad. Los de buena conducta tienen cepillo de dientes, rollo de papel higinico, jabn, champ, sbanas, mantas y ropa interior. Los rebeldes se lavan los dientes con el dedo, se les concede una tira de papel para limpiarse el culo y duermen sobre el duro camastro. Los que han intentado quitarse la vida... A esos se les coloca una suerte de camisa de fuerza verde oscuro sobre su cuerpo desnudo. Eso s: todas las celdas, de castigo o no, tienen impresa una cruz que seala a la Meca.

Hay que recordar que: ms de 800 personas, incluidos menores, han pasado por las celdas de Guantnamo desde su creacin como herramienta en la guerra contra el terrorismo en 2002. Que un nmero aproximado a los 430 siguen confinados. Que slo 10 tienen cargos formales. Que las denuncias de torturas fsicas y psicolgicas han sido constantes. Que la convencin de Ginebra ha sido violada y pervertida, porque los militares la usan como excusa para prohibir las fotografas.

Pero todava no se ha construido en Guantnamo el muro que pueda con los gritos de la desesperacin. Es Ramadn. Es la hora de la oracin. Entre las plegarias en rabe, un detenido acierta a gritar en un precario ingls cuando se percata de la presencia de la periodista: "Le estn mintiendo!".

Es preciso levantar nuestras voces y denunciar a los pases que mantiene las torturas y corredores de la muerte en donde padecen durante aos seres humanos que eran nios cuando supuestamente delinquieron o personas con reducidas capacidades mentales. Deberamos pintarlas pardes de nuestras universidades, centros de enseanza, instituciones que dicen defender los Derechos Humanos para tods los seres humanos y las paredes de los templos de todas las religiones. ACUERDATE DE GUANTNAMO!! para que nunca olvidemos a todos los torturados en nuestros das. De lo contario, nos convetiremso en cmplices de un sistema criminal e inhumano.Nesemu

El Premio Nobel de la Paz ha reconocido este ao ex aequo la labor de Mohamed Yunus (Bangladesh, 1940) y del organismo que fund en 1976, el Banco Grameen. El Comite noruego que entrega este galardn (el nico que no es responsabilidad de la Academia Sueca de las Ciencias) ha premiado los esfuerzos para promover el desarrollo social y econmico desde abajo.

No podr alcanzarse una paz duradera hasta que una gran parte de la poblacin encuentre la manera de salir de la pobreza. Los microcrditos constituyen una de las formas de conseguirlo. El desarrollo desde abajo sirve adems para que la democracia y los derechos humanos ganen posiciones, seala el jurado en la pgina de Internet de los galardones.

Yunus ha demostrado ser un lder capaz de traducir sus ideas visionarias en hechos para beneficio de millones de personas, no slo en Bangladesh sino tambin en muchos otros pases, aade el jurado. Los crditos para gente pobre sin respaldo financiero parecan una idea imposible. desde su humilde inicio hace tres dcadas, Yunus primero y sobre todo a travs del Banco Grameen ha convertido los microcrditos en un importante instrumento en la lucha contra la pobreza. El Banco Grameen ha sido una fuente de ideas y un modelo para muchas instituciones en el campo de los microcrditos en todo el mundo, concluye su declaracin.

El comit reconoce adems que este organismo ha permitido comprobar que incluso los ms pobres entre los pobres pueden trabajar en pos de su propio desarrollo. Los microcrditos han demostrado ser un importante factor de liberacin en sociedades en las que las mujeres sobre todo se enfrentan a condiciones econmicas y sociales de carcter represivo, aade.

Interesante serie qobre temas que nos apasionan y que ofrecer propuestas alternativas, temas para debate, para trabajos y para el Taller. Nesemu

"Voces contra la globalizacin" que se estrena el domingo 15 de octubre en La 2 a las 21:50, es una reflexin sobre el funcionamiento del mundo actual, fruto de las conversaciones del director y guionista del programa, Carlos Estvez, con cincuenta y cuatro personalidades de todo el mundo.

Han sealado que esta serie documental es lo que significa la nueva televisin pblica. En TVE estamos empeados en subir escalones y, concretamente, en La 2.

la serie se tratar como documentales monogrficos porque cada captulo tiene entidad en s mismo y un hilo conductor, por lo que se emitirn una vez al mes.

Voces contra la globalizacin es un caleidoscopio ya que afronta los temas desde muchos puntos de vista y al final aporta una informacin exhaustiva.Laa serie es una mezcla de documentos y voces para explicar en 55 minutos cosas complejas.

Carlos Estvez tambin ha subrayado que todos los personajes a los que ha entrevistado han dejado claro que no estn en contra de la globalizacin, pero s de cmo se esta llevando a cabo.

El equipo de Voces contra la globalizacin ha buscado las opiniones crticas con el funcionamiento de las grandes instituciones internacionales, econmicas y polticas.

Son las voces de cincuenta y cuatro personalidades de todo el mundo que examinan, para esta serie, un buen nmero de aspectos relacionados con la globalizacin. Se abordarn cuestiones como, la poltica econmica neoliberal, el funcionamiento de los grandes organismos internacionales, la prdida del poder poltico en beneficio de las grandes corporaciones econmicas mundiales, la debilidad de la llamada sociedad del bienestar en Europa, la explotacin laboral y la inmigracin.

Tambin examinarn las privatizaciones, el papel de las industrias farmacuticas y las grandes pandemias, el nuevo rol de Latinoamrica, los movimientos indigenistas, la propiedad de la tierra, la prdida de la biodiversidad, el calentamiento global y la extincin de miles de especies.

Adems se analizarn, la utilizacin de la poltica de la fuerza por parte de EEUU para controlar la economa mundial, y los movimientos que crecen en todo el mundo, apoyndose en las nuevas tecnologas, para oponerse a esta nueva forma de concebir la globalizacin. Son voces crticas con el modo en el que se est llevando a cabo este nuevo orden econmico mundial.

Voces contra la globalizacin permitir que se escuche a expertos como el economista Jeremy Rifkin (EE.UU.); el ecologista Ramn Fernndez Durn (Espaa); el relator de las Naciones Unidas para la alimentacin, Jean Ziegler (Suiza); el analista de la globalizacin David Held (Gran Bretaa); el director del Centro Tridimensional, Francoise Hautart (Blgica); el ex portavoz del Foro Social de Gnova, Vitorio Agnolletto (Italia); el premio Prncipe de Asturias de Ciencias Sociales Giovanni Sartori (Italia); el escritor Eduardo Galeano (Uruguay); el especialista en Qumica Atmosfrica James Lovelock (Gran Bretaa); el etnlogo Jean Malaury (Francia); el coordinador de previsiones medioambientales de Espaa Juan Manuel Moreno; la ensayista Fatema Mernissi (Marruecos); el premio Nobel de la Paz Adolfo Prez Esquivel; el premio Nobel de Literatura, Jose Saramago (Portugal); el analista social Jos Vidal Beneyto; el politlogo Sami Nair (Francia); el activista francs Jos Bov; la vicepresidenta de Attac, Susan George; el presidente de la Fundacin Cultura de Paz, Federico Mayor Zaragoza; el profesor de Ciencia Poltica Carlos Taibo y el historiador Jaume Botey.

Estos y otros muchos especialistas analizarn el concepto de globalizacin en un mundo sujeto a continuos cambios y desequilibrios desde la cada del muro de Berln hasta nuestros das.

Se trata de una reflexin global sobre el funcionamiento del mundo: Los amos del mundo, La estrategia de Simbad, El mundo de hoy, Un mundo desigual, Camino de la extincin, La larga noche de los 500 aos y El siglo de la gente son los ttulos de los siete captulos que componen la serie llenos de preguntas a las que Voces contra de la globalizacin intentar dar respuesta.

Estas y otras cuestiones tendrn respuesta a travs de las voces de Jos Saramago, Prez Esquivel, Carlos Taibo, Eduardo Galeano, Jean Ziegler, Jos Vidal Beneyto, Sami Nair, Ignacio Ramonet, Jos Bov, Mara Jos Farias, Francoise Houtart, Manu Chao, Giovanni Sartori, Casaldaliga, Toni Negri, Avi Lewis, Federico Mayor Zaragoza, Fatema Mernissi, Vitorio Angolletto y David Held.

Este primer captulo, Los amos del mundo, analiza el poder real de los polticos y la posibilidad de otro mundo ms justo. En esta entrega se ha utilizado material grfico de los documentales La Toma, de Avi Lewis, que retrata el movimiento de fbricas recuperadas y autogestinonadas por sus trabajadores en Argentina, y Memorias del saqueo, de Pino Solanas, sobre las diferentes etapas de Argentina desde 1976 a 2001, en el que se muestra la decadencia econmica, social, poltica y cultural del pas.

En el segundo captulo, La estrategia de Simbad, se muestra el nuevo panorama laboral en el mundo: las deslocalizaciones de empresas, las grandes reas de produccin mundial (China e India), la inmigracin, la perdida de la sociedad del bienestar en Europa, las privatizaciones, la perdida de los derechos laborales, la victoria de la economa especulativa sobre la economa productiva y la poltica econmica neoliberal.

El tercer captulo, El mundo de hoy plantea si es posible que una sola potencia pueda dominar el mundo, cmo influye la industria del miedo en los ciudadanos, en manos de quin estn los grandes medios de comunicacin y cul es su papel o los esfuerzos por un mundo mejor.

Un mundo desigual, cuarto episodio, aborda la situacin de la pobreza en relacin al consumo en el mundo, las reas de miseria en los pases desarrollados, las pandemias, el comportamiento de las grandes multinacionales farmacuticas en los pases en los que un tercio de la humanidad vive con menos de un dlar al da. Hasta hace poco, segn se recoge en esta entrega, el presupuesto de Naciones Unidas era de 1,2 billones de dlares, seis veces menos que lo que los norteamericanos se gastan en cosmticos.

Camino de la extincin, el quinto captulo, enfrenta al telespectador al calentamiento global, a la perdida de millones de especies, a la insensibilidad de los polticos y a la despreocupacin de los ciudadanos ante un panorama que ha levantado ya las alarmas de los cientficos de todo el mundo quienes opinan que la forma de vida de una parte de la humanidad va a condenar a toda al especie.

La sexta entrega, La larga noche de los 500 aos comienza en San Cristbal de las Casas (Mxico) en enero de 1994, cuando el subcomandante Marcos inicia las revueltas contra la globalizacin precisamente el mismo da que entra en vigor el Tratado de Libre Comercio entre Amrica del Norte y Mxico. En este captulo se analiza, a travs de las voces de los indgenas y de los intelectuales, la prdida de la tierra en el mundo, la prdida de la identidad, la uniformidad de las culturas, las privatizaciones y el nuevo panorama en Amrica Latina.

El siglo de la gente, el sptimo captulo que cierra esta serie documental se centra en los sucesos de Seattle y Gnova, acude al Foro Social de Portoalegre y al de Caracas y plantea si otro mundo es posible. Tambin se pregunta cmo ha de ser ese mundo que ya est naciendo.

Tambin llamado altermundista, es un movimiento internacional surgido como respuesta a la globalizacin neoliberal. Es heterogneo y est formado por anticapitalistas, ecologistas, antimilitaristas, sindicatos y organizaciones no gubernamentales, entre otros.

La cumbre de Seattle (noviembre 1999) se convirti en su carta de presentacin y punto de inflexin del movimiento. 50.000 personas que salieron a las calles de esa ciudad estadounidense consiguieron boicotear la cumbre de la Organizacin Mundial del Comercio (OMC). Los manifestantes se haban coordinado principalmente por internet.

Esta accin sorprendi no slo a los dirigentes polticos all reunidos y a las fuerzas de seguridad sino al mundo entero, que supo en ese momento de la existencia de la OMC y otras organizaciones semejantes. La mayora de la poblacin mundial no comprendi entonces los motivos de los manifestantes. Con el paso del tiempo la poblacin empez a concienciarse y el movimiento no ha dejado de crecer.

Salve, Cuba, la perla de las Antillas! Te deseo las mayores venturas en el anhelado cambio que se aproxima. Conozco Cuba desde hace ms de veinte aos y ms de veinte han sido los viajes que hasta all me llevaron. He admirado su Revolucin, sus aciertos y sus logros. He deplorado, criticado y combatido sus errores. Tambin he padecido alguno pues fu husped de una de sus prisiones ms siniestras, debido a un malentendido y a la cerrazn de los sicarios que controlaban la seguridad del pas. Fue duro, absurdo y doloroso. Pero el Embajador de Espaa y el Rector de la Complutense desde Madrid hicieron la debida presin para que me soltaran. No por la puerta de atrs, en un coche cerrado pretendan llevarme al aeropuerto y embarcarme en un avin con destino a Londres! y con amenazas para que nunca regrase! Vana pretensin. Yo saba que eran momentos duros para Cuba pero peores los eran para sus presos polticos y para tantos otros que exigan la libertad de pensar, de participar y de poder salvar los mejores logros de la Revolucin de 1959 que acab con aquel burdel presidido por el miserable Batista. Le dije al comadante de la prisin que yo haba entrado por la puerta principl y que slo saldra por ella pues all me esperaba el Embajador de Espaa. Salvo que me sacaron a rastras y no les arrendaba la ganancia de la reaccin en los medios de comunicacin: profesor de universidad, periodista y Presidente de Solidarios para el Desarrollo, la prestigiosa ONG fundada en la Universidad, encerrado con presos sin papeles procedentes de todo el mundo. Fueron unos das miserables, sucios, absurdos. No podan comprender que el presidente de una ONG fundada en Espaa y con sede en su Universidad Complutense pudiera estar organizando el envo de toneladas de medicamentos para ayudar en su necesidades ms perentorias sin pretender nada poltico a cambio. Aceptaran mi donacin pero no el controlcon la informacinnecesaria para conocer el destino y utilizacin de esos medicamentos vitales y muy costosos. Eran aos muy duros para la poblacin cubana y por eso mismo, porque no poda callarme aunque fuera a costa de mi seguridad tena que denunciar los excesos y tropelas que cometan gentes de su aparato represor. Porque yo crea en los aciertos de la Revolucin cubana no poda callarme ante sus excesos y errores. Queran colaboracin y ayuda? No a cualquier precio. Por eso yo tena que ser para algunos elementos "un agente infiltrado" desde EEUU. Seguimos durante aos enviando medicamentos de gran calidad pero pudimos seguir el destino de los mismos, no para hospitales militares ni para clnicas de extranjeros. Sino para los enfermos ms necesitados desde La Habana a Holguin, desde Santa Clara a Santiago. Nosotros no los administrbamos, los entregbamos al Ministerio de sanidad que conoca mejor las necesidades y siempre funcionamos de acuerdo. Igual sucedi con las 4 Bibliotecas de 5.000 ejemplares cada una, de literatura universal, diccionarios, enciclopedias, novela, teatro, poesa, ensayos etc que por acuerdo personal con los Ministros de Educacin y de Cultura funcionaron en la Universidad de La Habana, y en otras tres ciudades. No hubo censura alguna, ni nosotros incluimos nada que no fuera de la mejor calidad. Los cubanos haban lacanzado el milagro de ser el pas mejor alfabetizado de toda Latinoamrica, entonces deberamos poner a su alcance la mejor literatura. No fue fcil la tarea de esos ministros, pero lo conseguimos. Ha habido y hay muchas cosas malas, muy malas, reformables, mejorables sin duda pero tambin tuvieron aciertos en la educacin, en la medicina para todos sin comparacin posible la de ningn otro pas del Sur con la alcanzada en Cuba. Esos son, entre otros, los logros que los cubanos no podrn perder y por los que debern luchar con todas sus fuerzas y con las de todos nosotros, los muchos amigos de ese pas extraordinario. Yo desde este blog, le deseo las mejores venturas, el progreso en libertad y en justicia, en solidaridad y en consonancia con suautntica manera de ser. Cuba puede ocupar un lugar privilegiado en el Caribe, es un crisol de identidades y puede serlo de experiencias. Que los dinosaurios del rgimense retiren a sus cementerios de elefantes, que la ayuda exterior sea generosa y sin contraprestaciones inicuas, que no vengan de Miami a arrasar con sus venganzas y expolios. Cuba ya ha pagado su cota de dolor y de sacrificio, llega el tiempo del desarrollo endgeno, el que le es propio, sostenible, equilibrado y global.

Los cubanos, con los millones de amigos que tienen por el ancho mundo. Nadie que haya visitado y convivido con sus ciudadanos podr olvidar nunca jams ese maravilloso pas, al que Espaa, su penltima colonizadora, le est tan obligada. Ahora es cuando de verdad podemos demostrar nuestro afecto y hacer eficaces nuestra ayuda, nuestro respteo y nuestro aliento. Cuba nunca podr jams volver a ser el burdel de EEUU, pero tampoco deber convertirse en un bao de sangre, de venganzas y de ajustes de cuentas. Mucho menos un satlite de la errtica Venezuela. Tiempos difciles s e avecinan y los bloggers delmundo entero podremos ayudarles.

Seguiremos de cerca los acontecimientos para que nada extraa les suceda, fuera de lo que les pertenece desde largo tiempo. Yo que tuve el privilegio de asistir al entierro de los restos del Che en Santa Clara, quiero traer a este blog algo que l escribi a su mujer y a sus hijos en la ltima carta desde Bolivia: "Ojal puedan sentir como propia, en lo ms profundo de ustedes, cualquier injusticia, cometida contra cualquier en cualquier lugar del mundo" ... Y estas otras tomadas de su Diario: "Tusa nietos vivirn para ver el alba"... "Slo me llevar a la tumba la pesadilla de una cancin inconclusa" (tomada de Nazim hikmet, poeta turco)..."!Tmalo! Es slo mi corazn. Tmalo en tu mano y, cuando llegue el alba, abre tu mano y deja que el sol lo caliente", escribi en memoria de su amigo Patojo...... "Entrgate, como se entrega el pjaro./ Te tomar, como los osos toman/ y, tal vez, te besar despacio para sentirme hombre,/ yo, que soy paloma"

Millones de paredes pintadas por grafiteros annimos producen un comprensible malestar en muchas personas de buena voluntad. Las interpretan como un atentado a la belleza pero, sobre todo, a la propiedad privada. Cuando un fenmeno se produce en decenas de pases, en cientos de miles de ciudades y en muchos millones de fachadas es necesario reflexionar sobre lo que mueve a tantas personas jvenes a utilizar ese medio de expresin. Gritos de silencio y desde la soledad que no podemos liquidar con un frvolo rechazo. No vaya a sucedernos como a los habitantes del Imperio Romano que no supieron interpretar a tiempo las seales que les enviaban sin cesar los brbaros y pagaron las consecuencias echando a perder una inmensa cultura que hubiera podido enriquecerse con una relacin ms justa con los pueblos de las tierras que haban conquistado sin derecho alguno. Slo en nombre del poder y de la fuerza. Estos conceptos hoy son interpretados de distinta manera pero con la misma fuerza por los ms de mil millones de seres del planeta que padecen hambre, guerras, marginacin y explotacin por parte de nosotros, los desarrollados, los ricos, los poderosos que pretendemos imponer una concepcin de la vida y unos modelos de desarrollo que chocan con tradiciones y culturas, con modos de vida que no siempre conocemos y respetamos como es debido. Por otra parte, este presunto modelo de desarrollo slo ha producido riqueza, desarrollo y confort para una parte muy pequea de la humanidad, y a costa del esfuerzo y de las riquezas naturales de millones de seres en ms de la mitad de los pases de la tierra. Luego, como habitantes de este Imperio del pensamiento nico y de la globalizacin financiera conviene que nos demos por enterados de los mensajes que quizs nos estn enviando estos nuevos extranjeros. Darse por enterado es una expresin muy espaola de difcil traduccin a otras lenguas.

El graffiti tiene un valor artstico y es una explosin de color y de formas que expresan caricaturas, paisajes onricos y escrituras elaboradas. Quizs los analfabetos seamos nosotros por ser incapaces de descodificar esos mensajes al ignorar sus polifacticos lenguajes.

Consideremos estas perlas: La justicia tarda pero no llega. No s adnde voy, pero s que debo ir. Pobres del mundo unios, ltima llamada.Vivimos la resaca de una orga en la que no participamos

Pero no se alarmen del todo Retomaremos la ira hasta volverla esperanza. A pesar de ser conscientes de que Jess no viene por falta de promotor y, a veces, se desaniman Olvdense de lo que soaron sus sueos ya fueron vendidos. Lo saben. Somos mrtires de una causa perdida, pero seguimos, ya que, Cuando habamos aprendido las respuestas, nos cambiaron las preguntas. Acaso no nos suenan estos cambios en el sistema para perpetuar las injusticias?

Nos quieren privatizar hasta la memoria. Privatizar, privatizar Quin piensa en redistribuir? Y aportan pruebas: Quieren iniciar el futuro mientas subastan el presente. Pero luchan a pesar de esto Nada y nada. Hasta salir de la nada. Parece un texto de Qohelet! A veces, les acomete la desesperanza No nacimos para sobrevivir, nacimos para esperar en vano, pero insisten y suplican hacindose eco de nuestras ecolgicas campaas No mate los ideales, son especie en extincin. Han ledo a Brecht y golpean Hay hombres que luchan un da... y el resto?. No les falta el humor La polica me persigue, y yo pintando esta pared, Sr. Dueo de esta casa, no es nada personal, pero su pared blanca tiene un no s qu y remata en otra fachada Si esta pared es el lmite de su propiedad, djenos decorar sus limitaciones porque nos desconciertan con verdades como puos Nuestra nica deuda es con la alegra de los nios. Qu decir? Y llaman como testigos a las aves del cielo Menos mal que los pjaros se siguen cagando en las

Para un nmero creciente de jvenes indios norteamericanos y canadienses, el suicidio es la nica salida que encuentran ante una vida que para ellos ha perdido significado.Lossuicidas representan el 1% de todas las muertes en Norteamrica, pero la realidad es que cada 40 segundos se suicida una persona en el mundo y cada tres, otra lo intenta, segn la Organizacin Mundial de la Salud.

Es la segunda causa de fallecimiento de los jvenes, tras los accidentes de trfico. Le siguen las personas muy ancianas que ya no se soportan ante una enfermedad discapacitante o de dolor insoportable creyndose una carga para los dems, cuando no es sino el rechazo de una soledad insoportable.

Muchos suicidas han sucumbido a la desesperanza, ms que a la desesperacin. Comosucede con muchas personas que mueren en accidentes de trfico o vctimas de toxicomanas, o en enajenaciones que a tantos llevan a engrosar las filas de ejrcitos, de guerrillas o de mafias urbanas. Plidas alternativas para unas vidas a las que no han

encontrado un sentido, el suyo, no el impuesto por una sociedad, una religin,otra ideologa, o por una presin ambiental insoportable para quienes ya no pueden dialogar ni con ellos mismos.

Vidas carentes de sentido y ante las que no han sabido sobreponerse como dijo Andr Malraux ante la mayor desgracia en la vida del escritor, puede que la vida no tenga sentido, pero tiene que tener sentido vivir.

Esta denuncia de la OMS quiere cambiar las actitudes sociales que consideran el tema como un tab del que no conviene hablar. Como si fuera algo vergonzante, no slo para el protagonista sino para su familia y para su entorno. Comolo fueron las enfermedades de transmisin sexual, la esquizofrenia, el alcoholismo, la homosexualidad, las relaciones prematrimoniales o con familiares prximos, o como la depresin hasta hace unas dcadas. El descubrimiento de los frmacos antidepresivos hizo descender las cifras de suicidio en muchos pases. Un elevado porcentaje de los actos suicidas est relacionado con algn tipo de trastorno psiquitrico, pero no siempre es ese el origen del suicidio.

El elevado nmero de suicidios entre los indgenas se da no slo en EEUU y de Canad sino en muchos otros pases del continente americano. Pero en el norte han acometido el estudio de esta plaga silenciosa que hay que tratar como unaepidemiologa. Cuenta mucho el desarraigo y la estructura desintegrada de muchas culturas autctonas tradicionales. Mientras estas hecatombes se producan en los pases empobrecidos del sur, parecan no afectarnos en las antiguas metrpolis. Ahora producen alarma social a las capitales de grandes pases africanos y asiticos, y no afecta slo a las personas hacinadas en barrios marginales sino que es una de las mayores afecciones entre la poblacin universitaria. Jvenes que han alcanzado ese estadio sostenidos por sus familias y comunidades como esperanza salvadora para todos, no soportan la presin a la que se ven sometidosy sucumben fracasados recurriendo a la droga, a la depresin y al suicidio.

Los instintos ya no le indican al hombre lo que tiene que hacer, y las tradiciones no le muestran lo que debe hacer, hasta el punto de que muchas personas ya no saben lo que quieren hacer. De ah, el hacer slo lo que los dems quieren o empearse en querer lo que hacen los dems, formas ambas enajenantes en la sumisin o en el conformismo. Pero el fenmeno que se atribua al desarraigo en las inhumanas ciudades de los pases descolonizados, lo llevan consigo muchos emigrantes que sucumben ante el desgarramiento entre lo que soaron en sus lugares de origen y la realidad que encuentran en los parasos donde no eran esperados ni se sienten queridos. La epidemia del suicidio se gesta en una sociedad excluyente, en unas formas de vida aceleradas, deshumanizadas, en las que todo parece poder comprarse, en dnde la bsqueda del placer como nico fin da el salto a una bsqueda de poder como nica forma de supervivencia. Es el resultado de una voluntad frustrada de sentido. Al nihilismo se le llama reduccionismo, en forma de fundamentalismo religioso, ideolgico, consumista o destructivo de todo lo que se escapa a nuestro control. En nuestros das, muchos no necesitan ni el cielo como recompensa ni el infierno como castigo, sino saberse queridos y respetados aqu y ahora, en primer lugar por nosotros mismos.

Vivir con voluntad de sentido, porque no se trata de dar sentido a la vida o de aceptar el que nos impongan, sino de descubrirlo en nosotros mismos. Para eso necesitamos ayuda y apoyarnos solidariamente, no slo en los dems sino en las instituciones sociales que tienen su razn de ser en la felicidad y el bienestar de los ciudadanos. En la que la educacin debe ser el motor fundamental que nos ayude a descubrir en cada situacin el desafo para asumir la responsabilidad que nos corresponde. Cuanto ms vivo es el sentimiento de responsabilidad de una persona y el reconocimiento de su valor personal, mejor preparado estar contra ese vaco existencial que se extiende en un modelo de desarrollo que produce sociedades carentes de sentido.

Ser uno mismo significa aceptarse y quererse para actuar con responsabilidad, aunque el suicidio suponga para muchos, en palabras de Erasmo de Roterdam, "una forma de manejar el cansancio de la vida".

Estamos en un momento crtico de la historia de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro. A medida que el mundo se vuelve cada vez ms interdependiente y frgil, el futuro depara, a la vez, grandes riesgos y grandes promesas. Para seguir adelante, debemos reconocer que en medio de la magnfica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia humana y una sola comunidad terrestre con un destino comn. Debemos unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia econmica y una cultura de paz. En torno a este fin, es imperativo que nosotros, los pueblos de la Tierra, declaremos nuestra responsabilidad unos hacia otros, hacia la gran comunidad de la vida y hacia las generaciones futuras.

La humanidad es parte de un vasto universo evolutivo. La Tierra, nuestro hogar, est viva con una comunidad singular de vida. Las fuerzas de la naturaleza promueven a que la existencia sea una aventura exigente e incierta, pero la Tierra ha brindado las condiciones esenciales para la evolucin de la vida. La capacidad de recuperacin de la comunidad de vida y el bienestar de la humanidad dependen de la preservacin de una biosfera saludable, con todos sus sistemas ecolgicos, una rica variedad de plantas y animales, tierras frtiles, aguas puras y aire limpio. El medio ambiente global, con sus recursos finitos, es una preocupacin comn para todos los pueblos. La proteccin de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es un deber sagrado.

Los patrones dominantes de produccin y consumo estn causando devastacin ambiental, agotamiento de recursos y una extincin masiva de especies. Las comunidades estn siendo destruidas. Los beneficios del desarrollo no se comparten equitativamente y la brecha entre ricos y pobres se est ensanchando. La injusticia, la pobreza, la ignorancia y los conflictos violentos se manifiestan por doquier y son la causa de grandes sufrimientos. Un aumento sin precedentes de la poblacin humana ha sobrecargado los sistemas ecolgicos y sociales. Los fundamentos de la seguridad global estn siendo amenazados. Estas tendencias son peligrosas, pero no inevitables.

La eleccin es nuestra: formar una sociedad global para cuidar la Tierra y cuidarnos unos a otros o arriesgarnos a la destruccin de nosotros mismos y de la diversidad de la vida. Se necesitan cambios fundamentales en nuestros valores, instituciones y formas de vida. Debemos darnos cuenta de que, una vez satisfechas las necesidades bsicas, el desarrollo humano se refiere primordialmente a ser ms, no a tener ms. Poseemos el conocimiento y la tecnologa necesarios para proveer a todos y para reducir nuestros impactos sobre el medio ambiente. El surgimiento de una sociedad civil global, est creando nuevas oportunidades para construir un mundo democrtico y humanitario. Nuestros retos ambientales, econmicos, polticos, sociales y espirituales, estn interrelacionados y juntos podemos proponer y concretar soluciones comprensivas.

Para llevar a cabo estas aspiraciones, debemos tomar la decisin de vivir de acuerdo con un sentido de responsabilidad universal, identificndonos con toda la comunidad terrestre, al igual que con nuestras comunidades locales. Somos ciudadanos de diferentes naciones y de un solo mundo al mismo tiempo, en donde los mbitos local y global, se encuentran estrechamente vinculados. Todos compartimos una responsabilidad hacia el bienestar presente y futuro de la familia humana y del mundo viviente en su amplitud. El espritu de solidaridad humana y de afinidad con toda la vida se fortalece cuando vivimos con reverencia ante el misterio del ser, con gratitud por el regalo de la vida y con humildad con respecto al lugar que ocupa el ser humano en la naturaleza.

Necesitamos urgentemente una visin compartida sobre los valores bsicos que brinden un fundamento tico para la comunidad mundial emergente. Por lo tanto, juntos y con una gran esperanza, afirmamos los siguientes principios interdependientes, para una forma de vida sostenible, como un fundamento comn mediante el cual se deber guiar y valorar la conducta de las personas, organizaciones, empresas, gobiernos e instituciones transnacionales.

5. Proteger y restaurar la integridad de los sistemas ecolgicos de la Tierra, con especial preocupacin por la diversidad biolgica y los procesos naturales que sustentan la vida.

11. Afirmar la igualdad y equidad de gnero como prerrequisitos para el desarrollo sostenible y asegurar el acceso universal a la educacin, el cuidado de la salud y la oportunidad econmica.

12. Defender el derecho de todos, sin discriminacin, a un entorno natural y social que apoye la dignidad humana, la salud fsica y el bienestar espiritual, con especial atencin a los derechos de los pueblos indgenas y las minoras.

13. Fortalecer las instituciones democrticas en todos los niveles y brindar transparencia y rendimiento de cuentas en la gobernabilidad, participacin inclusiva en la toma de decisiones y acceso a la justicia.

Como nunca antes en la historia, el destino comn nos hace un llamado a buscar un nuevo comienzo. Tal renovacin es la promesa de estos principios de la Carta de la Tierra. Para cumplir esta promesa, debemos comprometernos a adoptar y promover los valores y objetivos en ella expuestos.

El proceso requerir un cambio de mentalidad y de corazn; requiere tambin de un nuevo sentido de interdependencia global y responsabilidad universal. Debemos desarrollar y aplicar imaginativamente la visin de un modo de vida sostenible a nivel local, nacional, regional y global. Nuestra diversidad cultural es una herencia preciosa y las diferentes culturas encontrarn sus propias formas para concretar lo establecido. Debemos profundizar y ampliar el dilogo global que gener la Carta de la Tierra, puesto que tenemos mucho que aprender en la bsqueda colaboradora de la verdad y la sabidura.

La vida a menudo conduce a tensiones entre valores importantes. Ello puede implicar decisiones difciles; sin embargo, se debe buscar la manera de armonizar la diversidad con la unidad; el ejercicio de la libertad con el bien comn; los objetivos de corto plazo con las metas a largo plazo. Todo individuo, familia, organizacin y comunidad, tiene un papel vital que cumplir. Las artes, las ciencias, las religiones, las instituciones educativas, los medios de comunicacin, las empresas, las organizaciones no gubernamentales y los gobiernos, estn llamados a ofrecer un liderazgo creativo. La alianza entre gobiernos, sociedad civil y empresas, es esencial para la gobernabilidad efectiva.

Con el objeto de construir una comunidad global sostenible, las naciones del mundo deben renovar su compromiso con las Naciones Unidas, cumplir con sus obligaciones bajo los acuerdos internacionales existentes y apoyar la implementacin de los principios de la Carta de la Tierra, por medio de un instrumento internacional legalmente vinculante sobre medio ambiente y desarrollo.

Que el nuestro sea un tiempo que se recuerde por el despertar de una nueva reverencia ante la vida; por la firme resolucin de alcanzar la sostenibilidad; por el aceleramiento en la lucha por la justicia y la paz y por la alegre celebracin de la vida.

Me ha impresionado. Sal del cine con necesidad de caminar y de caminar.. ansiando compartir ese regalo. Os animo a verla y podremos comentarla en esa universidad rodante en que zarparemos el viernes temprano, camino del Sur. La pasan en el Paz de Fuencarraly en elRenoir de Martn de los Heros. Unas Notas apresuradas: "Dnde estn las casas de los hombres viudos?" pregunta Sarala, una viuda de 10 aos condenada a vivir en un ashram miserable. "Durante un tiempo cre que Dios era la verdad... hasta que cai en la cuenta de que la verdad es Dios" Gandhi, en una secuencia memorable. En India sobreviven actualmente 34 millones de viudas, de las cuales 11 millones en condiciones miserables. La esplndida Directora, Deepa Mehta, arremete contra el fomento de la ignorancia perpetrado por religiones que se asientan en el poder econmico. "Las grandes religiones del mundo han sido mal interpretadas, lo que conduce a reacciones que me asustan" dice la directora canadiense de origen indio y autora de Fuego, Tierra y otras pelculas formidables. Por favor, no os la perdis, es formidable con una fotografa preciosa, con una msica incomparable y con muy buena interpretacin de la gran dama de la escena india, Seema Biswa. Bellsima Lissa Rey y, en su papel, la estrella deBollywood, John Abraham. Se comenz a rodar en Varanasi (Benares), en donde vivi el Maestro Panikker durante aos, pero el fundamentalismo hind arremeti contra ellos y tuvieron que terminarla en Sri Lanka en donde descubrieron a esa maravilla de nia cingalesa que interpreta a Sarala. Veris secuencias inolvidables por su belleza y armona. Nesemu

Gracias a los casi sesenta viajeros y amigos con quienes hemos compartido el fin de semana en Guadarrama. Para muchos, la emocin casi incontenible al reconocerse en el resto de la tripulacion que ya se saben de viaje. Para otros antiguos que nos acompaaron la redoblada experiencia poblada de vivencias que compartian con los nuevos. Algunos comprendieron quela caravana volva a pasar y no han dudado en hacerse un hueco para comprobar que vivir es ver volver. Saberse responsables de alguien o de algo es salir al encuentro de un vivir que tenga setido. Hay cosas que no se pueden explicar, pero despus de la sentada junto al embalse de la Jacarosa... ya nada es lo mismo. Ms de uno, muchos ojosdescubrieron la flor que el anciano sostena en la mano. Me he sentido muy a gusto y en la noche me re como haca aos que nosuceda. La sentada en el jardn, el sol, el ftbol, las comidas, la fiesta, y para no pocos las estrellas en el amplio cielo. Mucho me he redo con "El andn 22", ttulo de algn prximo relato.Ah y algunos comprobaron que Sergei existe... aunque no se parezca al que forjaron en su imaginacin que es el que, de verdad, cuenta. Gracias Sergei y el resto de los amigos.Nesemu

Juan-J. Lpez Burnio: Leo en la primera pgina de un peridico que "los maltratos a menores se doblan en cinco aos". Este dato confirma mi conviccin de que, ms all del mal funcionamiento de los servicios sociales --que debe corregirse y mejorarse--, hay un problema de fondo. En efecto, la sociedad actual, integrada por una mayora absoluta de familias nucleares --a veces desestructuradas-- carece de medios para la prestacin de servicios sociales.

Confa con carcter casi exclusivo la formacin de los hijos a centros educativos, ingresa cuando puede a los disminuidos en centros especiales, aparca a los ancianos en residencias y asilos y exige de la comunidad --es decir, del Estado-- que preste todos los servicios sociales que antes ofrecan las familias. En esta lnea, las polticas sociales del Estado asistencial han vaciado a la institucin familiar de casi todo su contenido socialmente relevante.

No piensen que me pronuncio por un retorno a las viejas formas de organizacin social, lo que constituira un planteamiento reaccionario en lo ideolgico e ilusorio en lo histrico. Las instituciones cambian porque se adaptan a las nuevas circunstancias. Y stas han mudado: de una economa agraria se ha pasado a otra industrial y de servicios, lo que ha provocado la urbanizacin de la sociedad. Ahora bien, esto no quiere decir que la familia pueda lavarse las manos, eludiendo todo tipo de responsabilidades.

La familia no debe olvidar que los vnculos estables familiares son la autntica fuente humana de bienestar. Slo en el seno de la familia las personas son valoradas por lo que son; no por lo que tienen, por lo que saben o por lo que pueden. El vaco de la familia no puede llenarlo el Estado, aunque llegue al borde la quiebra financiera..



La mujer es la columna vertebral de la familia y de la sociedad, sobre todo en los pases del Sur. Pero, desde hace unos aos, se han desarrollado programas para facilitar la integracin de la mujer en el mercado del trabajo y se ha puesto de manifiesto su enorme capacidad para generar los medios econmicos necesarios para sacar adelante a sus familias y promover el asociacionismo en sus comunidades.

El 70% de las personas que viven en extrema pobreza son mujeres, ganan entre un 30 y un 50% menos que los hombres, representan dos tercios de los analfabetos del planeta y slo poseen el 10% de los recursos mundiales cuando aportan dos terceras partes de las horas de trabajo. Si con esto en contra, una mujer logra destacar, su vala como persona y como profesional es superior a la de cualquier hombre en la misma situacin. No se trata de discriminacin positiva, sino de una clara seleccin natural en condiciones adversas. Arrancan la carrera en desventaja, as que si llegan a la meta a la vez es porque han demostrado un mayor tesn y valor.

Cuando en la II Guerra Mundial los hombres tuvieron que irse al frente, las mujeres los reemplazaron en sus trabajos, hasta entonces vetados para ellas, y demostraron de lo que eran capaces a la sociedad y a s mismas. Desde el momento en el que asumieron sus capacidades, ya no ha habido marcha atrs. La conquista por la igualdad de derechos y oportunidades no ha dejado de avanzar.

El principal frente para lograr la igualdad es la educacin. No hay que olvidar que uno de los obstculos ms grandes para el desarrollo son los 586 millones de mujeres adultas que no saben leer ni escribir. Una mujer educada se aleja de la posicin sumisa que facilita la asuncin de la desigualdad como algo irremediable. Accede a mejores trabajos, posee una mayor independencia del hombre, tiene menos hijos, se preocupan ms de su salud y de la de su familia. Es un hecho, en las sociedades en las que las mujeres tienen acceso a la educacin, este nmero se reduce drsticamente. Con la mejora de la situacin de la mujer se beneficia toda la sociedad. Si en Latinoamrica se eliminasen las desigualdades en el mercado laboral, el producto interior bruto aumentara un 5%. Esa igualdad no se lograr tan slo con declaraciones polticas, acuerdos y compromisos internacionales, sino que es necesario cambiar hbitos y actitudes en nuestro entorno, generar una conciencia poltica que implique cambios en el modo de ver la realidad, pero sobre todo hay que escuchar y tener en cuenta las opiniones de las propias mujeres.

Los pases del llamado Primer Mundo tienen que asumir su responsabilidad por la situacin de la mujer. EEUU y Europa instalan maquilas en Latinoamrica y Asia a sabiendas de su injusticia. Saben que las maquilas contratan mujeres para que trabajen en turnos laborales inhumanos, con salarios que apenas les permiten vivir. Condenan a la pobreza a estas mujeres, muchas de ellas con hijos o al cuidado de sus padres. Las maquilas, al servicio de las transnacionales, contratan a mujeres porque, como no se han llevado al plano social los derechos de la mujer en muchos pases del Sur, resultan ms sumisas. Estas islas de explotacin violan los derechos de la mujer que tantos pases desarrollados argumentan promover.

Cooperativas de mujeres, bancas comunales y otras nuevas formas de emprendimiento demuestran que ser pobre no es una fatalidad del destino, sino el resultado de la falta de oportunidades. Salir de la pobreza no es slo tener comida, sino tambin cortar la dependencia de las ayudas. Recibir alimentos donados, recuerda la imagen de una caridad paternalista. La cosa es muy diferente cuando se consigue ir creciendo con el esfuerzo personal. Aunque buena parte de la cooperacin internacional se sigue basando en antiguos esquemas, las organizaciones sociales han comprobado que el verdadero desarrollo de una comunidad suele comenzar cuando se favorecen la integracin de los principales protagonistas de los programas: los beneficiarios capaces de crear un pequeo taller de artesana o en un proyecto mayor envergadura, se trata de favorecer la participacin, asumiendo cada cual su parte en el diseo, en la ejecucin, y en la evaluacin del proyecto. Cooperar es trabajo entre iguales, el beneficiario ha de ser activo, protagonista de su propio desarrollo. No basta con el reconocimiento de los derechos humanos que adornan muchas constituciones. Es preciso convertir esos derechos polticos en autnticos derechos sociales.

El Palacio Real abre maana al pblico las antiguas habitaciones de la infanta Isabel Francisca que acogen ms de 70 cuadros pertenecientes a la coleccin de pintura de Patrimonio Nacional. Este nuevo espacio que abre sus puertas como complemento a la visita a los Salones oficiales, presenta una visin esquemtica de la evolucin de la pintura en los ltimos cinco siglos y de las modas decorativas y los gustos que imperaban en cada reinado. Obras de Caravaggio, Juan de Flandes, Mengs, Velzquez, Paret, Vicente Lpez, Goya y Sorolla estn en esta Galera de Pinturas junto a bordados tapices e instrumentos musicales.

Vale la pena visitarlo, as como el conjunto del Palacio y la Real Armera. Hay cientos de miles de personas que viajan miles de kilmetros para visitar el Museo del Prado, el Museo Sorolla, el Lzaro Galdiano, el Reina Sofa, el Thysen, el Marqus de Cerralbo, ... y hay universitarios que no los conocen. Algunos ni se han acercado a Salamanca, a Segovia, Avila... y no digamos a Crdoba, Granada o Sevilla... y luego se enchufan a un Interrail... diz que para conocer mundo! Creen que la universidad consiste en venir a clases, tomar algunos apuntes, bajar trabajos de Internet y luego hacer exmenes absurdos? Cada mes, en Madrid hay docenas de exposiciones, algunas impresionantes, conciertos, conferencias.... Jams podr comprender que interesen ms los vestuariosdel Madrid o las "declaraciones" de algunos descerebrados "no me quieren", me aburro, me duele aqu o all... Desde primer curso de carrera es preciso organizarse la vida ... si se pretende madurar y saberse una persona coherente. Hablemos de estos temas que son ms apasionantes e importantes que algunos textos apolillados y no pocos pauntes deleznables.

(El recorrido por la galera se inicia en la Sala de Instrumentos musicales en donde se puede apreciar el contrabajo de Nicola Luthier Amati (1652) y la gran lampara en forma de galen de finales del siglo XIX. En la sala contigua, el visitante del Palacio podr contemplar bordados del siglo XVIII de diferentes autores, que sirven como fondo a una cama con dosel tallada, dorada y pintada de blanco situada en el centro de la estancia.

En la Sala de Pintura Flamenca, destaca el retrato de Felipe II, duque de Borgoa del taller de Rogier Van Der Weyden; el retrato de Isabel la Catlica obra de Juan de Flandes y del mismo autor, la serie completa de las quince tablillas del Polptico perteneciente a la reina Catlica. En el marco de los diferentes temas que abarca la Escuela flamenca (religiosa, costumbrista, naturaleza muerta, paisajes y batallas) el Palacio Real posee obras de Gerard Seghers y Jan Cossiers, colaboradores de Pedro Pablo Rubens; el Salom con la cabeza del Bautista de Seghers y La muerte de Jacinto Cossiers.

Nada ms entrar en la sala de pintura italiana llama la atencin la magistral obra de Caravaggio, Salom con la cabeza del Bautista cerca de un tabernculo de bronce dorado y piedras duras de Domenico Montini, que antes se encontraba en la capilla del Alczar. Segn apunt la conservadora del Palacio Real, Carmen Garca Fras, esta es una "pieza clave" de orfebrera de la poca.

El antiguo dormitorio nos muestra una seleccin de la escuela madrilea del siglo XVII donde sobresale la figura de Velzquez con La cuerna del venado y su Caballo blanco que sirvi como modelo a distintos cuadros ecuestres de la poca. Asimismo, Garca Fras destac de esta sala el pequeo retrato del Conde Duque de Olivares de Velzquez, recientemente restaurado y rplica de la versin que se conserva en el Museo Hermitage de San Petersburgo.)

Amigos, acabo de regresar a casa. Todo ha salido bien... aunque ms jod.... de lo que me haban dicho y yo imaginado. En fin, pasa el sufrir pero queda el haber sufrido. El mdico me di el alta consciente de que no iba a hacerle mucho caso en lo de descansar. Peromaana lunes yo voy a la inauguracin de la Expo en la facultad a las 19 horas aunque sea en parihuelas. Me han dicho que muchos habis ayudado y trabajado bien. Nada ms llegar... se me ocurri abrir el Outlook.... Madre ma. Ahora s me voy a echar un rato. Gracias por vuestros nimos y por vuestra presencia. Ya pas todo. Seguimos al pie del can. Un fuerte abrazo Nesemu

Me descubro anteeste gesto digno y lleno de grandeza. Me siento orgulloso de pertenecer a este estamento cuya razn de ser es la bsqueda de la verdadpara compartir los saberes. Nesemu La Universidad de Alcal de Henares (UAH) ha puesto en marcha un programa piloto para impartir clases de espaol gratis a inmigrantes, independientemente de si su situacin en Espaa est regularizada o no. Aquellos extranjeros que quieran beneficiarse de esta iniciativa, que comenzar el prximo 3 de marzo, slo tendrn que presentar su pasaporte. En funcin del xito de tenga este proyecto, las autoridades educativas tienen previsto implantarlo en otros centros universitarios del pas.

As lo ha explicado hoy el rector de esta universidad, Virgilio Zapatero, durante la presentacin del proyecto La Universidad para los Inmigrantes, que ser cofinanciado por la Comunidad de Madrid y cuenta tambin con el apoyo institucional del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

"Se les pedir que verifiquen su identidad para expedir el certificado, pero no se les va a exigir ms documento que el pasaporte para ello", ha explicado el rector. El plazo para matricularse en estos cursos se ha abierto hoy y finaliza el prximo da 23. El 27 de febrero se iniciar el proceso de seleccin de los solicitantes por parte de la UAH, los ayuntamientos y las asociaciones de inmigrantes, y los cursos -divididos en seis niveles de dificultad- se impartirn viernes, sbados y domingos en Madrid, Alcal y Guadalajara. El centro pondr a disposicin de los alumnos sus profesores de espaol, sus instalaciones y el material de mayor calidad adaptado a las necesidades del alumnado, principalmente rumano y magreb.

La Universidad para los Inmigrantes prev atender hasta 500 alumnos y, si fuer necesario, "se arbitrarn las medidas" para ampliar el nmero, ha dicho el rector de la Universidad de Alcal de Henares. La secretaria de Estado de Inmigracin y Emigracin, Consuelo Rum, que tambin ha acudido a la presentacin de estos cursos, se ha felicitado de que la universidad contribuya a facilitar la convivencia intercultural. "Estamos a tiempo de anticiparnos a la aparicin de problemas y a la eclosin de tendencias que dificulten esta convivencia, y la responsabilidad en esta tarea es de todos", ha dicho.

El Consejo de Europaaconseja el uso del trmino nacincomo comunidad cultural. A algunos les va a dar un infarto... ahora que estamos en plena dimensin europea con la superacin e integracin de las nacionalidades y de las culturas en nuevas formas de convivencia ms all de otros lmites que los del planeta en el que vivimos y sin otros vnculos y deberes superiores a los de la justicia, la humanidad y la solidaridad. Ay mi nacin gallega, no me pesas nada, casi tan poco como la espaola-castellano-leonesa que diz que es la ma y por la que tendra que derramar mi sangre! Qu cosas! Nesemu. Si hay algo que abunda en Europa central y oriental son los pueblos y las fronteras. Pero los siglos, la geografa, los imperios difuntos y dos guerras mundiales se han empeado en que casi nunca coincidan. Este problema estuvo ayer en el corazn del debate sobre El concepto de nacin en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. El documento adoptado recomienda a los 46 pases miembros que "refuercen el reconocimiento de los lazos de cada ciudadano con su cultura y su identidad como miembros de una nacin independientemente del pas en el que vivan" y que superen el debate en torno a la definicin de nacin.

"El concepto de nacin se ha utilizado muchas veces para dividir, para enfrentar, por eso este debate es esencial. Actualmente conviven varias definiciones, la francesa, que identifica nacin con ciudadana, pero tambin la alemana, con nacin como pertenencia a una cultura o una lengua por encima de las fronteras", asegur el autor del informe, Gyrgy Frunda, El problema lleg al Consejo en 2001 a causa de las leyes hngaras para los tres millones de magiares que viven fuera de las fronteras del pas, de 10 millones de habitantes. Las naciones existen en formas muy diversas, como el Estado nacional, pero tambin existen otras realidades, que se sienten naciones, aunque no tengan Estado.

Aristipo era discpulo de Scrates y un da le preguntaron por la diferencia que haba entre un filsofo y otra persona cualquiera, y l respondi: "Aunque todas las leyes dejaran de existir, el filsofo no modificara su conducta, porque el sabio acta de acuerdo con la ley de su corazn". Hay que recordar que Aristipo era hedonista, algo tan vituperado por ignorancia en nuestros das, cuando el filsofo sostena que el bien supremo coincide con el gozo supremo, siempre que no pierdas el control de ti mismo, que te aceptes como eres y que actes en consecuencia de acuerdo con tu conciencia.

Alababan ante Aristteles laexcelencia de ciertas leyes, perol permaneca en silencio,y le insistieron "No crees que una buena ley es algo excelso para la ciudad?" El maestro de Estagira respondi: "Por supuesto, pero ten presente que un hombre bueno es mejor que una buena ley cuando se trata de gobernar el estado". En la mejor tradicin taosta, a pesar de que les separaban varios millares de kilmetros. Y para terminar, por hoy y al hilo de algunas intervenciones en este blog, la respuesta que di Jencrates de Calcedonia, otro discpulo de Platn, cuando le preguntaron qu era lo que haba que ensear en primer lugar a los alumnos: "Que aprenda a hacer por su voluntad lo que hacen otros slo cuando estn obligados por las leyes. El sabio, el hombre justo, slo acta de acuerdo con su conciencia". Lo que siglos ms tarde afirmara Toms de Aquino: "No existe ley superior a la propia conciencia, el que acta en contra de ella, an obedeciendo a las leyes escritas, no acta correctamente". Algo as suelo decir en mis clases: el nico sentido de la vida es ser felices, esto es, ser uno mismo y vivir de acuerdo con la propia conciencia. En otras palabras, la felicidad, en ltimo trmino, consiste en poder hacer lo que uno quiere y el mejor camino que conozco es querer lo que uno hace. Al fin y al cabo, ms importante que lo que hacemos es cmo lo hacemos... el por qu y el para qu, vendrn despus, para quien lo necesite. Ya est en los salmos "El justo no se ocupa de cumplir la ley porque l es su propia ley". Y en toda la sabidura contrastada resplandece esta verdad: El justo no se preocupa por hacer el bien, bueno es lo que hace el justo". Nesemu

"En otro post, un compaero hizo referencia a cierto hasto, cierta fatiga por tanta noticia negativa. A m la realidad, en cambio, ms que cansarme, me asusta. Hay algo que sea bueno?" se preguntaba aqu uno de los bloggers.

S, tiene que haberlo, la voluntad de vivir conscientemente, en paz con uno mismo, con los dems y con la naturaleza. Estos tiempos de zozobra, de obscuridad y de contradiccin no pueden llevarnos al desaliento ni al egosmo sino que tienen que abrirnos a lo ms noble que sin duda existe en cada ser humano. No aspiramos a la trascendencia que, si algo hubiera despus o en otra forma o dimensin inimaginable, bienvenido sea. Pero se trata de vivir aqu y ahora con la mayor plenitud posible. El sentido del vivir consiste en ser nosotros mismos, por eso no podemos conducirnos como condenados de la tierra ni como errores de la computadora y mucho menos como una pasin intil ya que ms que le pese a una filosofa decadente no hemos sido vomitados de la nada hacia la muerte.Puesto que existimos, seamos con todas sus consecuencias. No vivir para el maana, que no es ms que flatuum vocis ni con las rmoras del ayer, que no son sino memoria. Y si alguien califica esta actitud como voluntarismo yo le dir "Sea! y qu pasa?" No puedo permitirme ser llevado y trado por los acontecimientos sin dejar en ellos mi impronta, aunque sea en forma de sonrisa o de desprecio,aunque slo sea con el pensamiento. Puesto que nadie nos pidi permiso para venir a este mundo, a nadie deber rendir cuentas ms que a mi yo ms ntimo. Y como vivo en relacin con los dems y con la naturaleza, en ellos encontrar adecuada referencia ante cualquier desorden o injusticia. El problema radica en los significados de las palabras, en sus polisemias y en los falseamientos acumulados. Quizs de lo que se trate sea de recuperar la identidad perdida, nuestras seas personales y sociales de identidad para poder ser felices. No creo que haya nada ms urgente ni ms profundo ni ms amplio que la felicidad como plenitud posible de la existencia. Querer lo que hago para poder hacer lo que quiera. Recuperar lo que en las tradiciones ms antiguas y sabias tenan por virtudes naturales ya que un vivir sin reglas del juego conducira al abismo, auque cuando sea necesario se cambian las reglas o se saltan, pero conscientemente, antes o despues de sucedido. Puesto que la naturaleza, nuestro organismo y nuestra mente estn de algn modo ordenadas a un fin (desconocido en su trascendencia pero asequible en su inmanencia) es prudente y valioso ser uno mismo. Si echamos una mirada al Desiderata o a alguno de los textos de la sabidura universal comprenderemos que slo "en la tardanza est el peligro", como le dijo a Sancho. Y si yo trato de vivir en cada momento con coherencia conmigo mismo y con un cierto sentido del humor y de comprensin ante mis realidades de cada da, aunque sean no queridas, entiendo que tomar el vivir como un quehacer y hasta como un juego, es un mtodo o camino inteligente. Tomemos el viaje como metfora de la vida y el camino o la plaza o la orilla del mar o las riberas de los ros como posibilidades reales, tan buenas unas como las otras,hasta caer en la cuenta de que todo es ms sencillo de lo que temamos. Arrojemos cualquier complejo de culpa al vaco y rechacemos cualquier destino como ineludible. Esto es lo que hay, confesar que vivimos. Esto es la eternidad, dice Margarita Yourcenar. Y los mantras ms arcaicos se resuelven en lo mismo: "Yo soy eso" (Ham So).

A veces, cuesta realizar cualquier propsito, por personal que sea y libre que parezca, pero en ningn lugar est escrito, ni podra ser posible, que todo fuera un camino de rosas. Pero s que es cierto que vivir orientados por el principio del placer, de equilibrio y de armona, lleva consigo renunciar a infinitas posibilidades una vez que escoges una de ellas. Pongamos el acento en ese escoger, en mi libertad para asentir libremente an a lo que no puedo rechazar porque no depende de mi voluntad. Que van a haber contradicciones y reveses? Forman parte de la vida y asumirlos encierra toda una sabidura. Pero hay que caer en la cuentade que renunciar tiene que ser siempre positivo: Yo renuncio, porque me da la gana.Asumir es lo que hace el hroe, padecer resignada o cabreadamente es propio de esclavos. "Il faut choisir entre le Jeu divin du hros ou la morne tache de l'esclave". En principio,caminar osentarnos porque s; y as comer, beber, sentarnos, dormir o lo que sea, como sostiene la tradicin Zen. "Maestro, pregunt el aspirante, en qu se diferencia un discpulo de un Maestro?" "El discpulo cuando tiene hambre, come; cuando tiene sed, bebe, cuando est cansado, se sienta; cuando tiene sueo, duerme", le respondi con una sonrisa. Y el Maestro?, insisti el joven. "El Maestro cuando come, come; cuando bebe, bebe, cuando se sienta se sienta; cuando duerme, duermey cuando goza, goza", le respondi y continu trabajando en el jardn. Esas expresiones "porque s o porque no",que sonaban tan mal a nuestros educadores van a resultarnos de una enorme utilidad. Como un amigo mio que tiene escrito sobre el espejo de su cuarto de bao para que sea lo primero que sus ojos ven al despertarse: Hoy es el da! Y no olvidar que somos responsables de nuestros actos u omisiones, y que solemos recoger lo que sembramos, dejando siempre espacio para lo imprevisto y saludarlo como hacen en India, con las palmas de las manos juntas musitar con una sonrisa: Namast! (Nota.- Como la experiencia dice queuna de las mejores formas de aprender es mediante historia y cuentos, voy a reproducir cada da uno de los Retazos que el ao pasado me obligu a escribir cada maana para unos amigos, porque todava desconoca que ya era un blogger. As, quizs me anime a corregirlos y puedan ser publicados).

Cuando yo era nio, las Navidades comenzaban el da 22 con el canto de la lotera por los nios de san Ildefonso. Saltbamos de la cama y ya sabamos que comenzaba un tiempo nuevo, un tiempo de rito y de celebracin. No sabamos que contribuamos al canto de la vida que supone la fiesta del solsticio de invierno para que no se acabase la luz y volviera a salir el sol despus de la noche ms larga del ao. "Los ritos son necesarios", le dice el zorro a su nuevo amigo, el Principito, "un rito es lo que distingue un da de otro, un tiempo de otro similar Qu ms dar una fecha que otra si el tiempo es usura de la vida? Pero los seres humanos necesitamos la celebracin siguiendo el curso de la naturaleza. Antes, celebraban la siega o la vendimia, los ritos de amor o de paso. O fiestas religiosas que venan a coincidir con ancestrales costumbres relacionadas con los ciclos de la agricultura. Hoy celebramos el permanecer vivos y tratamos de dar sentido a cada momento de nuestra existencia porque se nos escapa el sentido de una vida. Algo no va bien en el mundo y no nos atrevemos a acometer las causas contentndonos con aliviar algn efecto de esa injusticia estructural, para calmar algo la conciencia; de ah las limosnas y los aguinaldos. Pero nos lanzamos en la vorgine de un consumismo descabellado. Nos echamos a la calle para comprar para ste o para el otro, mientras, durante el resto del ao, no somos capaces de encontrar un momento para saber cmo se encuentra, para escucharlo. En estos momentos corremos el riesgo de convertir "al otro" en objeto de nuestra solicitud, cuando el otro siempre es sujeto que sale al encuentro y nos interpela.

Esta es nuestra asignatura pendiente, escuchar y acoger, dejarnos querer sin abrumar con nuestros consejos o con nuestros regalos. Dejar a las personas cmo estn sin intentar cambiarlas. Por qu cuando alguien dice que nos quiere pretende cambiarnos? Pero si t me has conocido as, como un disparate que contrastaba y complementaba el tuyo, por qu ahora que vamos madurando pretendemos cambiarnos? Deja a las piedras que sean piedras sin intentar transformarlas en pan. Cuando nos conocimos, yo era un abedul y t una palmera, nos reamos y nos sabamos alas de un mismo vuelo, no nos detenamos a mirarnos uno al otro sino que aprendimos a mirar juntos en la misma direccin. Aprendimos a compartir el pan y el vino pero sin morder el mismo trozo ni servirnos del mismo vaso. Aquel da, despus de una crisis, comprendimos las palabras de Khalil Gibrn: sed como las columnas del templo, todas sostienen la bveda pero el aire circula entre ellas.

As nosotros en estos das de algarada anticipada al mes de noviembre: tratemos de recuperar la cordura porque no es Navidad porque lo digan los grandes almacenes. No es preciso agobiarnos gastando un dineral y perdiendo los papeles. Ni tan siquiera es necesario comer y beber hasta hartarse y perder el gusto por la comida y la bebida. Nos obligamos a rer y a divertirnos y, al final, es eso: nos di-vertimos, nos apartamos de nosotros mismos y del camino, extra-vindonos. No es en estas fiestas cuando nos acomete una extraa soledad, una especie de vaco que llamamos nostalgia y que no es ms que hasto? Se dira que tenemos que caer bien a todo el mundo, felicitar hasta a las farolas y empearnos en retrasar la hora del sueo como si temiramos no seguir viviendo. Esta es la ms oculta razn de los ritos en el solsticio de invierno mientras que, en el de verano, por san Juan, tenemos que celebrar con cantos, bailes y hogueras la necesidad de afirmarnos y de perpetuarnos con todo nuestro ser.

Para esto sirven los ritos y las celebraciones, para afirmarnos y aceptarnos, para asumir nuestra maduracin y tratar de ser coherentes con las aportaciones de ese tiempo nuevo que vamos haciendo, porque el tiempo no existe. Segn lo vamos necesitando lo vamos hilando; por eso hay un tiempo cronos, siempre igual, y un tiempo kairs, un tiempo existencial, de plenitud y de alborozo, de celebracin y hasta de exceso. Como aquel tiempo que eternizaba Zorba cuando bailaba el sirtaki en la playa inmensa sin consuelo por la muerte de su nico hijo.

Por eso tenemos que aprovechar todos los momentos especiales para hacernos cmplices con la vida, y sostener con Sbato: "Tengo la conviccin de que debemos penetrar en la noche y, como centinelas, permanecer en guardia por aquellos que estn solos y sufren el horror ocasionado por este sistema que es mundial y perverso. Un grito en la mitad de la noche puede bastar para recordarnos que estamos vivos, y que de ninguna manera pensamos entregarnos". Reconocer que nos debemos a nosotros mismos un gesto absoluto de confianza en la vida y de compromiso con el otro. As lograremos trazar un puente sobre el abismo. Es una decisin que en este momento nos debe abrasar el alma. Como el autntico honor, que no es sino un reconocimiento que la persona de bien se hace a s misma. Y el camino, como sugera Kafka, consiste en ahondar en el propio corazn porque eso significa ahondar en el corazn de todos los seres humanos. Ya que todos nos buscamos sin saberlo.

"Cada ao 8,4 millones de menores empiezan a trabajar casi en esclavitud, o bien las deudas familiares les obligan a prostituirse o convertirse en siervos. Al menos 1,2 millones son vctimas del trfico sexual. Todos ellos son casi completamente invisibles en las estadsticas", dijo ayer Consuelo Crespo, presidenta de Unicef-Espaa al presentar el informe Estado Mundial de la Infancia 2006: excluidos e invisibles. "En la base de ese drama est que el 55% de los nacidos en pases pobres no figuran en ningn registro, y esa falta de identidad les priva de servicios bsicos como educacin y sanidad, y les impide toda proteccin". En ese porcentaje de nios sin registro no hay datos de China, aunque Asia es donde ms menores hay sin certificado de nacimiento.

En el mundo hay 2.182 millones de menores de 18 aos. En frica subsahariana, el 12,3% es hurfano de al menos un progenitor. Un milln de menores estn en centros de detencin.

La mitad de las nias no completa la enseanza bsica. Una de cada tres es obligada a casarse antes de los 18 aos (una de cada dos en los pases ms pobres). "A escala mundial mejoran los indicadores por pas, como la educacin y sanidad en Latinoamrica", dice Crespo, "pero crece la brecha entre los menores del mundo rico y del pobre. Cada tres das hay un tsunami para los nios del mundo pobre: 35.000 mueren por causas evitables".

Unos 250.000 nios y adolescentes luchan en conflictos armados. Incluso cuando el pas se pacifica, queda el nexo entre violencia y mortalidad infantil. En Sierra Leona, por ejemplo, 283 nios de cada 1.000 mueren all antes de cumplir los cinco aos.

Raperos, negros, moros, grafiteros, artistas, polticos y ciudadanos del comn aplaudieron ayer en Legans el nacimiento de "un arma contra el racismo", la declaracin europea de ciudades antigueto, iniciativa del Instituto de Cultura del Sur y primera de esta clase en el mundo. Lo leyeron Cristina del Valle, cantante, y Emma Surez, actriz, en un acto que present El Gran Wyoming y en el que el alcalde de Legans, Jos Luis Prez Rez, entre bromas y veras, explic "la urgencia y la seriedad del proyecto".

El auditorio Rigoberta Mench estaba lleno. Ante la gente, los alcaldes de Legans y de Getafe, Pedro Castro, junto al presidente del equipo de ftbol de esta ltima ciudad del sur, ngel Torres. l fue quien dio la orden de que en los marcadores de su estadio se advirtiera contra los gritos racistas contra el futbolista del Bara Samuel Etoo. Representantes de la embajada marroqu y de la Fundacin Tres Culturas, de Sevilla, completaron la mesa "institucional", como la llam Wyoming.

Lo que quieren hacer los promotores de este manifiesto est al principio del texto que se ley anoche: "Recabar ms de un milln de firmas como alma, alarma y arma contra el racismo, contra los guetos y contra la exclusin". Las firmas irn a los parlamentos europeo y espaol, y procurarn "gestos transversales" para hacer posible el mestizaje, que es la palabra del siglo XXI.

En el sur de Madrid estn tratando de integrar a las comunidades que han venido: marroques, ecuatorianos, europeos del Este, colombianos... El alcalde de Legans est seguro de que la sociedad quiere activamente este mestizaje, "y adems prcticamente ninguno de nosotros es de aqu, cmo vamos a rechazar a nadie!". Cuatrocientos profesores estn implicados en una campaa contra el racismo y ya funciona en la zona el eslogan Yo tambin soy mestizo, que tambin ser asumido por la serie Aqu no hay quien viva, de Antena 3.

Wyoming puso la nota de humor, que luego fue remachada por el alcalde de Legans. Felicit a los de Getafe por haber integrado socialmente a Schuster , "aunque lo tenan fcil, porque es rubio y alemn", y el alcalde hizo bromas con su colega getafeo: "Si Pedro Castro me viene un da con que Getafe quiere ser una nacin, yo hago que Legans sea extremea". Ya en serio, dijo lo ms contundente de la noche, aparte de lo que dijeron raperos como El Chojn, Paquito o Frank T: "No podemos permitirnos el rechazo, sta es una ciudad de mestizaje, somos ciudades abiertas, pioneras de las ciudades no gueto en Europa: queremos la plena integracin del otro".

Antes de las actuaciones musicales, Pilar Heredia, gitana, de la asociacin Hierbabuena de Getafe, pidi la palabra. "Nunca se acuerdan de los gitanos en actos as, ni en nada; no hemos llegado en patera, pero somos invisibles; estamos fuera de todo, no tenemos espacio ni en la Constitucin ni en nada".

El manifiesto subraya la naturaleza surea de la iniciativa: "Desde el sur ponemos en marcha esta experiencia pionera ante los recientes hechos sufridos en Francia, ante las actuaciones de intolerancia, violencia, marginacin y exclusin, que han dado lugar a un apartheid social, educativo y poltico. Decimos no desde el sur a las polticas de segregacin que slo han ayudado a la creacin de tribus aisladas y urbanas. Decimos s a la plena integracin del otro. Decimos s al mestizaje social, a la diversidad cultural como forma de lucha contra el racismo y la xenofobia".

Todos los instrumentos son vlidos para hacer que el mestizaje sea el concepto del futuro, y el manifiesto propone "redes de cercana", habilitando bibliotecas, cibercafs, canciones, fbricas, fanzines, blogs y otras redes que aseguren un intercambio cultural, educativo y social que rompa la raz del racismo.

El rapero Frank T dijo: "La palabra tiene ms valor que un arma de fuego". Y las palabras del manifiesto corroboraron su esperanza: "Evitemos que vuelvan la ira y el odio y quiz el prximo estribillo de una cancin o una letra de rap hable de barricadas, pero de esperanza, y el ttulo de la cancin sea: No gueto".

"La sociedad no est preparada para los mayores ni para los nios", afirma la escritora brasilea Lya Luft en su ltimo libro, Prdidas y ganancias. Opina que la vejez no puede perderse en el lamento y la queja; la vejez, a su juicio, debe ser una conquista al servicio de la vida. Es preciso escuchar a personas maduras y responsables que han auscultado los grandes temas que afectan al ser humano y que en nuestra autora han sido tema principal de sus obras, la vida, la muerte, la soledad, la cobarda.

En una deliciosa entrevista que le hizo la periodista Carmen Morn, la autora habla desde sus 66 aos para compartir la experiencia de su vivir y argumenta que no se quiere volcar en este libro slo en el tema de la tercera edad. Porque Prdidas y ganancias trata de la importancia de la vida, de la responsabilidad, de nuestra natural cobarda para cambiar. Pero slo cambiando hay vida; somos un poco cobardes, y lamentndonos, quejndonos, se desperdicia la vida. Yo creo, dice, que la madurez es comprender que somos un poco seores de nuestra vida, de nuestro destino y que podemos tomar decisiones para hacernos ms libres, ms felices, ms sinceros, ms humanos.

Se enfrenta a la fascinacin por lo joven que preside tantos ambientes en nuestro tiempo: los medios de comunicacin, la moda, el ocio, la cultura y ese desvn de frustraciones colectivas que es el mundo del deporte profesional. Se dira que ser joven es un valor en s cuando, por definicin, es efmero porque se pasa con el tiempo. Valga el pleonasmo querido porque en los medios, cuando se refieren a la juventud, se auto flagelan con el pleonasmo incesante y la redundancia insegura. Permanezcan atentos a los mensajes publicitarios. Sobre todo en televisin, o en las representaciones que hacen de sus personajes en las series televisivas. Muchos de ellos son de autntico alipori. Cierto que ya no son jvenes quienes escriben sobre ellos. Los jvenes se ocupan en vivir, que no es poco.

Lya Luft argumenta contra la pretensin de que la juventud sea un valor en s misma. Cmo va a ser un valor una piedra, una flor o la nube que surca el cielo? Todo valor tiene un fundamento tico. No debemos fijarnos nicamente en el fsico, dice, ni slo en el deseo loco de ser siempre jvenes y bellos, o pensar que lo bello est slo en la juventud. A veces estamos enloquecidos con esos modelos imposibles que la sociedad nos impone. Sobre todo a las mujeres, pero poco a poco tambin a los hombres.

En cuanto a la experiencia que le proporcionan sus 66 aos, afirma que todo es ms divertido. A los 30 aos me ocurran cosas por las que me hubiera arrancado el pelo, cosas que ahora se ven de otra manera; todo es ms tranquilo, pero no muerto. Una de las cosas peores de la vejez es el mal humor; los viejos se quejan de que estn solos, pero es que nadie aguanta a su lado. No veo por qu se ha de estar infeliz o de mal humor por tener 80 aos si se tiene una salud normal; es necesario hacer actividades, cosas.

La periodista pregunta: No cree que hay cierta obsesin por estar activo? Y la escritora brasilea responde con gracia: La tranquilidad no es inactividad. Para estar activo no hace falta correr como un joven; para sentirse vivo basta con amar la vida, a las personas, contemplar la naturaleza, escuchar buena msica. Los jvenes tambin tienen prdidas y muchas angustias, asegura. Y tienen las mismas necesidades que los mayores, alguien que les escuche, les apoye, les quiera...

Y expresa en voz alta la experiencia constatada por socilogos, mdicos y expertos. La sociedad no est preparada ni para los mayores ni para los nios. Pero la vejez es individual, personal, cada uno debe pensar en la suya. Hay mucha gente que dice: "En mi tiempo eso no pasaba, en mi tiempo eso no era as". Qu pobreza, el tiempo no nos pertenece, nosotros somos quienes nos exilamos del tiempo, nos ponemos al margen. Por eso, Lia Luft concluye con este mensaje tan claro: Yo creo que cuando uno madura es necesario tener un bagaje interno de cosas positivas, de sabidura, para no portarse siempre como un nio pequeo. Hay que ver qu se espera de la vida y aprender a convivir un poco con la soledad. Hay que procurar tener gente a quien se quiere y que te quiere, es tejido que se va creando a lo largo de la vida. Porque, si no, nos sentimos vctimas; y la victimizacin produce hostilidad contra todos y contra todo.

No podemos eludir el creciente desafo que se plantea en las sociedades modernas: Qu hacemos con los viejos? Los nios cuando ms tarde mejor, porque antes tenemos que vivir nuestras vidas. Y en ese ms tarde tienen que recurrir a las modernas tecnologas para quedarse embarazados. As, en plural genrico.

En una sociedad en la que hay 600 millones de personas mayores de 65 aos, con unas previsiones de llegar a dos mil millones antes de cincuenta aos, es preciso reflexionar sobre sus condiciones de vida. Sobre todo sobre su calidad de vida, porque una cosa es envejecer y otra bien distinta crecer y madurar. Dentro de cualquier anciano hay un joven que se pregunta con pasmo qu ha sucedido, cmo se le ha ido la vida sin la conciencia de haber sido vivida plenamente.

Esa es la experiencia de quienes frecuentan a personas mayores que viven solas, no tanto a las que conviven con sus familias y se saben queridas y necesarias. Esa sensacin de soledad impuesta y no asumida, de ir desvivindose al constatar cada da una nueva avera, una dificultad, una prdida de elasticidad y de autonoma que van deteriorando su calidad de vida y convierte a quienes podran ser fuentes de experiencia y de sabidura en seres que procuran pasar desapercibidos, hasta hacerse casi invisibles para el resto de la sociedad y hasta de la familia. No quieren estorbar y se hacen a un lado, tratan de echar una mano pero desconfan de la torpeza de sus dedos, de la debilidad de sus manos, de verter el agua. Por eso se ocupan de los nios que los quieren y con los que juegan y ambos se saben felices porque no se juzgan ni se exigen ni se miden, slo se ren en complicidad establecida desde el corazn y la ternura. Si queris aniquilar a un viejo separadlo de los nios.

Esto sucede porque hemos permitido la implantacin del torpe concepto de que slo lo joven es hermoso y valioso, porque dicen que es productivo. Abdicando de un mundo de valores sin los cuales el vivir carece de sentido, actan como si todo estuviera presidido por el concepto materialista de la productividad, de la rentabilidad, del beneficio. Porque, aunque la vida no tuviera sentido, o no acertramos a descubrirlo, tiene que tener sentido el vivir aqu y ahora, solos y en compaa.

Hemos cado en la trampa de que vale ms lo que ms cuesta. As, hemos asumido con la mayor naturalidad que nos eduquen para ser personas de provecho, tiles, para conseguir un buen trabajo, para tener ttulos y capacitaciones que permitan entrar en el mercado de trabajo. Hasta hemos permitido que nos consideren recursos humanos, buenos para ser explotados!

Nadie dice a los jvenes y a los nios que la educacin tiene como objeto primordial ayudarles a ser felices, a ser ellos mismos para poder afrontar las circunstancias cambiantes de la existencia. Actuamos como si tuvieran que aprender a vivir para trabajar, en lugar de trabajar lo necesario para poder vivir con dignidad, felicidad y armona. Conculcamos sin cesar que vivimos para tener, en lugar de vivir para ser nosotros mismos en compaa de los dems. Por eso procuramos doblegarlos desde la infancia, mediante la coaccin y el temor, para que obedezcan, para que no pregunten, para que callen y se repriman en lugar de ayudarles a florecer su inmenso cauce de energa. Dentro de un orden, por supuesto, porque de lo contrario regira la ley de la selva, la ley del ms fuerte mientras que ahora esta se oculta en la mayor productividad posible. Pero un orden como resultado de la libertad compartida, de la bsqueda no de un deseo, porque el ser humano nace para realizarse en la vida al poder responderse a la pregunta fundamental Quin soy yo?

Tan pronto como consiguen su primer trabajo remunerado, ya no hay ms tarea ni objetivo que trabajar y producir para tener cuanto ms, mejor; en lugar de cuanto mejor, ms. As est estructurada la sociedad de consumo: tienes que tener para que te acepten, no para que te respeten y te acojan como persona valiosa y fundamental en la sociedad.

Con toda naturalidad, se ha asumido que, al dejar de producir, hay que aparcar a las personas mayores, para que no molesten, para que dejen su puesto a los ms jvenes, para que se ocupen de sus dolencias y de sus goteras. Por eso proliferan lo que yo llamo aparcamientos de los improductivos, sin reparar en que las personas mayores, en todas las culturas que han contribuido al autntico progreso de la humanidad, han sido respetadas y veneradas bajo la ley no escrita pero sagrada de la comunidad. En China sera una falta de educacin tremenda decirle a una persona mayor Qu joven la encuentro! En toda frica y en India, as como en la Amrica precolombina, a los ancianos se les ofrece el mejor asiento y los bocados ms tiernos, se les consulta, se les escucha en silencio, se les facilitan las cosas para que sus vidas maduren en paz y con sosiego del que se beneficia toda la comunidad. Porque las personas mayores son el bien ms preciado de la gran familia que compone una sociedad bien estructurada.

Hay que pedirles que no intenten ser otras personas distintas, as se convertirn en personas maduras. La madurez es aceptar la responsabilidad de ser uno mismo. Arriesgarlo todo con tal de ser uno mismo.

Camina plcidamente entre el ruido y la prisa, y recuerda la paz que se puede encontrar en el silencio. En cuanto te sea posible, vive en buenos trminos con todas las personas, di claramente tu verdad; escucha a los dems, incluso al torpe e ignorante; ellos tambin tienen su historia. Evita alas personas ruidosas y agresivas, pues son un fastidio para el alma, Si te comparas con los dems, te volvers vano y amargado; porque siempre habr personas ms grandes y ms pequeas que t. Disfruta de tus logros as como de tus planes. Mantn el inters en tu propia carrera, por humilde que sea; ella es un tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos, s cauto en tus negocios; pues el mundo est lleno de egosmos, pero no te cierres a la virtud que hay en ella; mucha gente se esfuerza por alcanzar nobles ideales; y en todas partes la vida est llena de herosmo. S t mismo. En especial, no finjas el afectos. Tampoco seas cnico en el amor; porque enmedio de todas las arideces y desengaos, el amor es perenne como la hierba. Acata dcilmente el consejo de los aos, abandonando con donaire las cosas de juventud. Cultiva la fuerza del espritu para que te proteja en la adversidad repentina. Pero no te angusties con fantasmas. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Junto con una sana disciplina, s benigno contigo mismo.T eres una criatura del universo, no menos que los plantas y las estrellas; y tienes derecho a existir. Aunque te resulte claro o no, el universo se desenvuelve como debiera. Por lo tanto, mantnte en paz con Dios, cualquiera sea tu manera de concebirlo y cualesquiera que sean tus trabajos y aspiraciones, mantn la paz con tu alma en la bulliciosa confusin del planeta. Con todas sus farsas y sueos rotos, el mundosigue siendo hermoso. Ten cuidado. Esfurzate por ser feliz.

"Aunque nada pueda devolverte aquel tiempo del esplendor en la hierba y la gloria de las flores, no debes dolerte por ello; en la belleza que qued atrs tienes que encontrar toda la fuerza".

Aqu, pues, yo, Guaipuro Cuahutmoc, descendiente de los que poblaron la Amrica hace cuarenta mil aos, he venido a encontrar a los que se la encontraron hace ya quinientos aos. Aqu, pues, nos encontramos todos: sabemos lo que somos y es bastante. Nunca tendremos otra cosa.

El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron. El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contrada por Judas, a quien nunca autoric verdaderamente. El hermano usurero europeo me explica que toda deuda se paga con intereses, aunque sea vendiendo seres humanos y pases enteros sin pedirles consentimiento. Yo los voy descubriendo.

Tambin yo puedo reclamar pagos, tambin puedo reclamar intereses. Consta en Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo, firma sobre firma, que solamente entre el ao 1503 y el 1660 llegaron a San Lcar de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata que provenan de Amrica. Saqueo? No lo creyera yo! Porque es pensar que los hermanos cristianos faltan a su sptimo mandamiento.

Genocidio? Eso sera dar crdito a calumniadores como Bartolom de las Casas, que calificaron el encuentro de destruccin de las Indias, o a ultras como el doctor Arturo Uslar Pietri, quien afirma que el arranque del capitalismo y de la actual civilizacin europea se debi a la inundacin de metales preciosos arrancados por ustedes, mis hermanos europeos, a mis tambin hermanos de Amrica! No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de varios prstamos amigables de Amrica para el desarrollo de Europa. Lo contrario sera presuponer crmenes de guerra, lo que dara derecho, no solo a exigir devolucin inmediata, sino indemnizacin por daos y perjuicios.

Yo, Guaipuro Cuautmoc, prefiero creer en la menos ofensiva de las hiptesis para mis hermanos europeos. Tan fabulosas exportaciones de capital no fueron ms que el inicio de un plan Marshall-tezuma para garantizar la reconstruccin de la brbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, defensores del lgebra, la arquitectura, el bao cotidiano y otros logros superiores de la civilizacin.

Deploramos decir que no. En lo estratgico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, Armadas Invencibles, Terceros Reichs y otras formas de exterminio mutuo, para acabar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como Panam (pero sin canal).

En lo financiero han sido incapaces despus de una moratoria de 500 aos, tanto de cancelar capital e intereses, como de independizarse de las rentas lquidas, las materias primas y la energa barata que les exporta el Tercer Mundo.

Este deplorable cuadro corrobora la afirmacin de Milton Friedman, conforme a la cual una economa subsidiada jams podr funcionar. Y nos obliga a reclamarles - por su propio bien - el pago de capital e intereses que tan generosamente hemos demorado todos los siglos. Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a los hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas flotantes de un 20 por ciento y hasta un 30 por ciento que los hermanos europeos les cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolucin de los metales preciosos adelantados, ms el mdico inters fijo de un 10 por ciento anual acumulado durante los ltimos 300 aos.

Sobre esta base, aplicando la europea frmula del inters compuesto, informamos a los descubridores que solo nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata, ambas elevadas a la potencia de trescientos. Es decir, un nmero para cuya expresin total seras necesarias mas de trescientas cifras y que supera ampliamente el peso de la tierra.

Muy pesadas son estas moles de oro y de plata! Cunto pesaran calculadas en sangre? Aducir que Europa en medio milenio no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar este mdico inters sera tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del capitalismo.

Tales cuestiones metafsicas, desde luego, no nos inquietan a los indoamericanos. Pero s exigimos la inmediata firma de una carta de intenciones que discipline a los pueblos deudores del viejo continente; y los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatizacin o reconversin de Europa que les permita entregrnosla entera como primer pago de una deuda histrica. Dicen los pesimistas del Viejo Mundo que su civilizacin est en una bancarrota que les impide cumplir con sus compromisos financieros o morales.

Lder de los Suquamish, tribu asentada en el actual estado de Washington (noroeste de los Estados Unidos y suroeste de Canad), encargado de negociar, en 1.854, un tratado con el Gobierno, que implicaba el traslado definitivo de los tradicionales detentores de la tierra a una lejana reserva.

dirigida al Presidente en Washington -recogida adems en la edicin 29 de octubre de 1887 (ms de treinta aos despus...) del dominical Sunday Star de Seattle- es considerado, en la actualiudad, como el primer "manifiesto ecolgico" moderno.

Otro texto para rumiar durante el fin de semana, para mantener la fe en nostros mismos. Es posible la esperanza si no renunciamos a la felicidad, a la justicia, a la libertad y a la solidaridad. Nuestro nico compromiso es con la felicidad, a ser nosotros mismos. Vale la pena.

Y el cacique indgena, poco antes de ser conducido a la hoguera, acusado de conspirar por buscar la libertad de su pueblo, dijo: "Soy Tierra que camina, la cscara de la semilla est presa, pero el germen vital permanece libre y est dispuesto a seguir volando". Y mirando a lo lejos, exclam: "Me voy a las estrellas, pero volver pronto. Los indios siempre volvemos. Me voy pero me quedo en todo lo que hice, en todos los que am y en la huella invisible del tiempo, por donde, en forma de tierra, caminamos rumbo a la eternidad".

"Y si tuviera un instante ms de vida hara lo mismo. Vivira como indgena lcido enamorado de la plenitud, viajara por todo el mundo compartiendo la felicidad descubierta, sorprendera, conmocionara y, desde la cima de la rebelda, gritara: "Eleg vivir, hermanos!"

"Mi alma indgena transita descalza por los senderos de un mundo moderno asfaltado de hipocresa y miedo, ms aprend a hacer de los problemas mis maestros. Lo que a la otra gente le hace sufrir para m se convierte en luces para el camino".

"El tiempo se enfada cuando lo malgasto, por ello eleg vivir un da cada da, dejo que la plenitud me seduzca. Permanezco atento al instante, en l un da descubr la eternidad".

"Y contino navegando en la canoa del xtasis por el turbulento ro del tiempo, un ro lleno de piraas y canbales. El secreto para mantenerme a flote es que yo no pido, yo doy".

Y desde que renunci a la cordura, la libertad anid en mi corazn y volamos juntos. Mi nico compromiso es con la libertad, realizado en el templo de la conciencia, entre los abuelos y los nios de un futuro diferente. Vivir hasta el ltimo da; mi ltima mirada en forma de suspiro le dir a tu corazn: Vive.

Apreciamos esta gentileza porque sabemos que poca falta le hace, en cambio, nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta, pues sabemos que de no hacerlo, el hombre blanco podr venir con sus armas de fuego y tomarse nuestras tierras. El Gran Jefe en Washington podr confiar en lo que dice el Jefe Seattle con la misma certeza con que nuestros hermanos blanco podrn confiar en la vuelta de las estaciones. Mis palabras son inmutables, como las estrellas.

Cmo podis comprar o vender el cielo? El calor de la tierra? Esa idea nos parece extraa. No somos dueos de la frescura del aire ni del centelleo del agua. Cmo podras comprrnoslos a nosotros? Lo decidiremos oportunamente. Habis de saber que cada partcula de esta tierra es sagrada para este pueblo.

Cada hoja resplandeciente, cada playa arenosa, cada neblina en el oscuro bosque, cada claro y cada insecto con su zumbido son sagrados en la memoria y experiencia de mi pueblo. La savia que circula en los rboles porta la memoria del hombre de piel roja.

Los muertos del hombre blanco se olvidan de su tierra natal cuando se van a caminar entre las estrellas. Nuestros muertos jams olvidan esta bella tierra, porque ella es la madre del hombre de piel roja. Somos parte de la tierra, y ella es la madre del hombre de piel roja. Somos parte de la tierra, y ella es parte nuestra. Las fragantes flores son nuestras hermanas: el venado, el caballo, el guila majestuosa son nuestros hermanos. Las crestas rocosas, la savia de la pradera, el calor corporal del potrillo y el hombre, todos pertenecen a la misma familia.

Por eso, cuando el Gran Jefe en Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras, es mucho lo que pide. El Gran Jefe manda decir que reservar un lugar para que podamos vivir cmodamente entre nosotros. el ser nuestro padre, y nosotros seremos sus hijos. Por eso, consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Mas ello no ser fcil porque estas tierras son sagradas para nosotros. El agua centelleante que corre por los ros y esteros no es meramente agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si os vendemos estas tierras, tendris que recordar que ellas son sangradas, y deberis ensear a vuestros hijos que lo son, y que cada reflejo fantasmal en las aguas claras de los lagos, habla de acontecimientos y recuerdos en la vida de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.

Los ros son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Los ros llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras, deberis recordar y ensear a vuestros hijos que los ros son nuestros hermanos y hermanos de vosotros; deberis en adelante dar a los ros el trato bondadoso que daras a cualquier hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de ser. Le da lo mismo un pedazo de tierra que el otro, porque l es un extrao que llega en la noche a sacar de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermano, sino su enemigo. Cuando la ha conquistado, la abandona y sigue su camino. Deja detrs de l la sepultura de sus padres sin que le importe. Olvida la sepultura de sus padres y el derecho de sus hijos. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano, el Cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender, como si fueran corderos y cuentas de vidrios. Su insaciable apetito devorar la tierra y dejar tras de s slo un desierto.

No lo comprendo. Nuestra manera de ser es distinta de la vuestra. La vista de vuestras ciudades hace doler la vista del hombre de piel roja. Pero quizs sea as porque el hombre de piel roja es un salvaje y no comprende las cosas. No hay ningn lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ningn lugar donde pueda escucharse el desplegarse de las hojas en primavera o el rozar de las alas de un insecto. Pero quizs sea as porque soy un salvaje y no puedo comprender las cosas. El ruido de la ciudad parece insultar a los odos. Y qu clase de vida es cuando el hombre es incapaz de escuchar el solitario grito de la garza o la discusin nocturna de la rana alrededor de la laguna? Soy un hombre de piel roja y no lo comprendo. Los indios preferimos el suave sonido del viento que acaricia la cara del lago y el olor del mismo viento, purificado por la lluvia del medioda o perfumado por la fragancia de los pinos.

El aire es algo precioso para el hombre de piel roja porque todas las cosas comparten el mismo aliento: el animal, el rbol y el hombre. El hombre blanco parece no sentir el aire que respira. Al igual que un hombre muchos das agonizante, se ha vuelto insensible al hedor.

Ms, si os vendemos nuestras tierras, debis recordar que el aire es precioso para nosotros, que el aire comparte su espritu con toda la vida que sustenta. Y si os vendemos nuestras tierras, debis dejarlas aparte y mantenerlas como sagradas, un lugar al cual podr llegar incluso el hombre blanco a saborear el viento dulcificado por las flores de la pradera.

Consideraremos vuestra oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, pondr una condicin: que el hombre blanco deber tratar los animales de estas tierras como hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de conducta. He visto miles de bfalos pudrindose sobre la pradera, abandonados all por el hombre blanco, que les dispar desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo cmo el humeante caballo de vapor puede ser ms importante que el bfalo que slo matamos para poder vivir. Qu es el hombre sin los animales? Si todos los animales hubiesen desaparecido, el hombre morira de una gran soledad de espritu. Porque todo lo que ocurre a los animales pronto habr de ocurrir tambin al hombre. Todas las cosas estn relacionadas entre s.

Vosotros debis ensear a vuestros hijos que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, debis decir a vuestros hijos que la tierra est plena de vida de nuestros antepasados. Debis ensear a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseado a los nuestros: que la tierra es nuestra madre. Todo lo que afecta a la tierra afecta a los hijos de la tierra. Cuando los hombres escupen en el suelo, se escupen a s mismos.

Esto lo sabemos: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida: es slo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red, se lo har as mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrir a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas estn relacionadas como la sangre que une a una familia.

An el hombre blanco, cuyo Dios se pasea con l y conversa con l de amigo a amigo, no puede estar exento del destino comn. Quizs seamos hermanos despus de todo. Lo veremos. Sabemos algo que el hombre blanco quizs descubra algn da: que nuestro Dios es su mismo Dios. Ahora pensis quiz que sois dueos de El, tal como deseis ser dueos de nuestras tierras, pero no podris serlo. El es el Dios de la Humanidad, y su compasin es igual para el hombre de piel roja que para el hombre blanco. Esta Tierra es preciosa para El, y causarle dao significa mostrar desprecio hacia su Creador. Los hombres blancos tambin pasarn, tal vez antes que las dems tribus. Si contaminis vuestra cama, moriris alguna noche, sofocados por vuestros propios desperdicios. Pero an en vuestra hora final os sentiris iluminados por la idea de que Dios os trajo a estas tierras y os dio el dominio sobre ellas y sobre el hombre de piel roja con algn propsito especial. Tal destino es un misterio para nosotros porque no comprendemos lo que ser cuando los bfalos hayan sido exterminados, cuando los caballos salvajes hayan sido domados, cuando los recnditos rincones de los bosques exhalen olor a muchos hombres y cuando la vista hacia las verdes colinas est cerrada por un enjambre de alambres parlantes. Donde est el espeso bosque? Desapareci. Donde est el guila? Desapareci. As termina la vida y comienza el sobrevivir...".

Por su inters, reproduzco la II parte del interesante trabajo sobre las personas mayores y las familias que los cuidan que publica El Pas. Es como para reflexionar y tratar de ser consecuentes.

Cientos de miles de espaoles, mayoritariamente mujeres mayores de 40 aos, ejercen su profesin con la vista puesta en el estado de salud de su padre o de su madre, dbiles o invlidos, en casa o alejados geogrficamente. Necesitan apoyo, puesto que los servicios sociales slo atienden al 9,4%, segn un informe del Imserso. La sobrecarga y presin soportada por las familias cuidadoras son intenssimas porque el enfermo suele consumir el tiempo de varios familiares o amigos. La responsabilidad sobre los mayores est profundamente arraigada en Espaa, pero ese desvelo afecta al rendimiento laboral de los cuidadores, que deben desatender su trabajo, pedir permisos, endeudarse o vender patrimonio para sufragar gastos extraordinarios. Diariamente, a veces cada dos o tres horas, llaman por telfono a sus mayores para poder reaccionar a tiempo si hay problemas. El 80% de los cuidados de salud a familiares de la tercera edad, principalmente a los 1.756.844 octogenarios, corre a cargo de mujeres y se desarrolla dentro del propio hogar.

La mayora de los hijos nicos, y numerosas nueras, dedican casi todos sus fines de semana a la compaa de los mayores dbiles, y cuando hay hermanos se organizan en turnos. No pocas veces, sin embargo, las discusiones sobre el grado de participacin en el cuidado causan rias o rupturas entre matrimonios y hermanos, con el consiguiente castigo emocional sobre los padres, que se sienten responsables. "Las familias estn haciendo un gran esfuerzo en la atencin a las personas dependientes. Nuestra obligacin ahora es ayudarlas y tambin acompasar desarrollo econmico y bienestar. Esto es lo que tenemos que resolver los poderes pblicos", destaca Mara Amparo Valcarce, secretaria de Estado de Servicios Sociales, Familias y Discapacidad del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que dirige la negociacin de una ley de atencin de las personas dependientes, el cuarto pilar del Estado de bienestar. Los centros de da para ancianos, en primer lugar, los servicios a domicilios y la teleasistencia, el pulsador que conecta al anciano en apuros o solo con una central de ayuda, sern algunos de los ejes de la nueva ley.

La situacin apremia porque la sociedad espaola debe dar respuesta a nuevas necesidades y demandas. Aument el nmero de personas con discapacidades de diverso grado, algunas leves: 3.528.221 en el ao 1999, ltimo censo disponible; el 80% padece enfermedades crnicas o demencias. Son atendidos fundamentalmente por familiares, con la carga de sacrificio personal y de renuncia que esto implica. El Estado pretende complementar su labor y permitir que las nuevas generaciones dispongan de un mayor margen de accin en su vida. No cabe otra solucin, ya que el proceso de envejecimiento de la sociedad espaola es muy alto: ms de siete millones mayores de 65 aos actualmente, el 17% de la poblacin total, y 16.394.839 en el ao 2050, el 30,8% del total, segn proyecciones del Instituto Nacional de Estadstica (INE). "Aunque estamos envejeciendo mejor", seala Pilar Serrano, jefa del Departamento de Evaluacin y Programacin de la Direccin de Mayores del Ayuntamiento de Madrid.

El anteproyecto sobre dependencia, cuyas bases vienen contenidas en el Libro Blanco presentado en diciembre del pasado ao, y que convertido en ley regular un Sistema Nacional de Atencin a las Personas Dependientes, puede quedar listo para su traslado al Congreso a finales de ao, segn el compromiso del Gobierno de Jos Luis Rodrguez Zapatero. Era impostergable. Las nuevas exigencias de la evolucin espaola hacia un modelo familiar modernizado determin la convergencia del Gobierno, poderes pblicos, agentes sociales y expertos en la preparacin de un sistema que garantice la equitativa prestacin de servicios bsicos en todas las comunidades autnomas. En esencia, se trata de arrimar el hombro con las familias, acorde con el rumbo de la Europa desarrollada.

Pero las diferencias entre autonomas, ayuntamientos, medio urbano o rural, son abismales. El Pas Vasco y Navarra tienen muchos ms recursos que Extremadura. "Una persona puede tener prcticamente cubiertas todas sus necesidades en determinadas comunidades y no tener acceso a prestaciones muy elementales en otras", seala Amparo Valcarce. "Existe la lgica preocupacin por la financiacin del sistema, pero hay un consenso bsico sobre lo que hay que hacer. Es un reto compartido". El reto es garantizar la proteccin social y asemejarse al modelo europeo. Lo previsible, segn las fuentes consultadas, es que se apruebe una ley de mnimos, general, y que a partir de ah cada autonoma aada otros servicios en funcin de sus posibilidades.

La financiacin de ese sistema nacional bsico demanda una inversin de ms de 8.000 millones de euros anuales, segn el clculo de expertos, y es el gran escollo que hay que salvar. Queda por decidirse si la financiacin se efectuar por cuotas al sistema de Seguridad Social, mediante el incremento de las cuotas de empresarios y trabajadores, o a cargo de los Presupuestos Generales del Estado. Tambin est pendiente de concrecin el papel que vayan a jugar los posibles seguros privados complementarios, la fijacin de mtodos de evaluacin por todos aceptados, y precisar legalmente los mbitos de competencia porque los servicios sociales ya fueron transferidos a las comunidades autnomas. ..

El tema es gordo porque las carencias son muchas. Los mayores quieren mantenerse en su entorno familiar, en su casa, con sus cosas mientras puedan. Ese anhelo pasa por ms ayudas: desde la teleasistencia y los centros de da o la adaptacin tcnica de casas particulares. Una de las metas de la Secretara de Estado de Servicios Sociales es llegar a las 170.000 teleasistencias el prximo ao. El Ayuntamiento de Madrid pas de 15.000 en el ao 2003 a 67.000 este ao, segn Martn. "De 2003 a 2006 hemos multiplicado los recursos econmicos de atencin a personas mayores en el 111%". Una encuesta encargada al Centro de Investigaciones Sociolgicas (CIS) por el Ministerio de Trabajo es concluyente y en esa direccin: el 78% de los espaoles cree que la prioridad es atender a las personas dependientes.

Los flancos del problema son tantos como la necesidad de fondos para sufragar soluciones en las comunidades menos ricas. No queda mucho tiempo. El envejecimiento podr afectar a la solidaridad intergeneracional e incidir sobre el crecimiento econmico, el ahorro, el consumo y las pensiones, o incluso la viabilidad financiera del Estado de bienestar, segn los especialistas que estudian el fenmeno. "Espaa sigue estando a la cola de Europa en muchos temas de polticas familiares", seala el socilogo Llus Flaquer, profesor de la Universidad Autnoma de Barcelona. "En poltica familiar, es el pas de Europa que gasta menos, y lo que gastamos en temas de prestaciones nuchas veces lo gastamos mal". El acadmico sostiene que no ha habido voluntad poltica durante muchos aos y que la modernizacin de las polticas familiares sigue siendo en Espaa una asignatura pendiente.

Esa asignatura deber pasar a examen y ser aprobada porque ms pronto que tarde entrarn en crisis los denominados "apoyos informales" a los mayores, integrados fundamentalmente por una generacin de mujeres con una edad promedio de 53 aos. Un 20% de la poblacin cuidadora tiene ms de 65 aos, segn el Libro Blanco de la Dependencia. "La mujer est educada para que tenga que cuidar", segn Camino Osl, directora del Departamento de Trabajo Social de la Universidad Pblica de Navarra (UPNA), coautora del libro De profesin, cuidadora. La generacin entre los 25 y 35 aos, no tanto, porque tiene sus propios proyectos personales y parece dispuesta a llevarlos a cabo. Confa en la profesionalizacin del cuidado.

Las frmulas son muchas, y algunas, relativamente recientes. El voluntariado constituye un complemento valiossimo. Su funcin principal es aportar el plus de humanidad. Abundan familias, sin embargo, que les endosan sus tareas con el mayor: desde el control del frigorfico y la medicacin, a la cesta de la compra. Los voluntarios tienen, entonces, que marcar los lmites. Pero no todos los mayores necesitan ese tipo de asistencia. La autonoma, y las necesidades y disposicin hacia la vida y hacia la relacin con los hijos, son heterogneas entre los ms de siete millones de mayores de 65 aos.

Buena parte de los ms jvenes ha viajado, tiene mayor poder adquisitivo, est ms escolarizado o curs estudios universitarios. Permanecen operativos. A partir de los 70 aos se acentan los problemas. Algunos son econmicos: un 75% de los ancianos, con una pensin media de 584 euros, llega muy justo a final de mes, segn la Fundacin Universidad Empresa. Clara Rabanillos, voluntaria y veinteaera, observa el choque de dos mentalidades en esa constelacin de espaoles. "Mi madre estara dispuesta a ir a una residencia, pero mi abuela, no. De todas formas, hay claramente un dficit de servicios sociales".

El nmero de ancianos aumenta y la mayora de los hospitales espaoles no dispone de unidades especiales de Geriatra, segn un estudio de la Sociedad Espaola de Geriatra y Gerontologa. Datos recopilados por el Ministerio de Trabajo indican que la tasa de cobertura del servicio de ayuda a domicilio (SAD) es slo del 3,1%; la teleasistencia, del 2%, y hay una plaza de centro de da por cada 200 mayores. El dficit, en todos los rdenes, es cubierto por el esfuerzo de los parientes, amigos o allegados. La relacin es incmoda cuando el anciano se siente indefenso al percibir que, si no da mucha guerra, conseguir seguir con sus hijos. Un objetivo fundamental de la ley, segn sus promotores, es que el Estado corra con parte de esa guerra a travs de las ayudas domiciliarias o de otro tipo. El propsito es tambin atenuar el temor de los mayores a la prdida de la pareja y a la soledad, y a no poder valerse por s mismo.

"Pero habra que precisar que hay una gran diferencia entre vivir solos y ser abandonados. La primera es la opcin de la mayora. Asumo el riesgo de ser feliz en soledad o de morir en soledad. Hay mucha gente a la que le gusta vivir sola", indica Pilar Serrano. Quien quiera permanecer con sus hijos podr verse obligado a afrontar nuevas rutinas, con la ayuda de la Administracin, para corresponder al esfuerzo de sus parientes. Y al igual que el padre y la madre salen por las maanas a trabajar, y los nios, al colegio, el mayor podr ir al centro de da, donde desayunar, comer y recibir sesiones de rehabilitacin o atencin mdica de carcter general, no especializada. Sus necesidades fundamentales sern cubiertas en esos centros, cuando lo haya para todos, que son una frmula intermedia entre el domicilio y la residencia.

Mara Jos Atienzar, directora de coordinacin del Centro de Colaboraciones Solidarias, subraya que los mayores suelen entender las dificultades de sus hijos, que trabajan marido y mujer en la mayora de los casos porque tienen que hacerlo para pagar las hipotecas, el colegio de los hijos, la asistenta, etctera. "Con los dos trabajando tienes un ritmo de vida que impide que puedas hacer una visita tranquilamente al abuelote. Ellos tampoco quieren ser una carga", subraya. Numerosos ancianos habitan casas antiguas de Madrid, con 137.413 personas mayores de 65 aos que viven solas, mientras el domicilio de los hijos est lejos del casco urbano. Hay distancias y hay horarios laborales. "No es que sea falta de afecto, que puede haber un porcentaje. Lo vas dejando porque se te complica muchsimo la vida", agrega Atienzar. "Y la prioridad ahora mismo de la familia no es el venerable anciano, sino mi ritmo de vida, mis hijos, mis pagos".

El problema es serio, pero las familias, insustituibles. Espaa y otros pases de la Unin Europea acusan un descenso del nmero de camas hospitalarias por habitante, una relacin que implicar saturacin y listas de espera. Espaa contaba con 3,7 por cada 1.000 habitantes, un indicador ms bajo que la media europea, similar al del Reino Unido y algo ms alto que en Suecia, segn el detallado informe Las personas mayores en Espaa, de 2004, elaborado por el Observatorio de Personas Mayores. Mayte Sancho, vicepresidenta de la Sociedad Espaola de Geriatra y Gerontologa, coordinadora del equipo de 11 personas que prepar las conclusiones de ese documento, sostiene que cualquier modelo de proteccin a la dependencia mantendr y preservar el apoyo familiar.

"La proteccin social en este momento no sustituye el papel de las familias, sobre todo en eso que toca la parte de cuidados afectivos", seala Sancho. "Eso no lo sustituye nadie, ni la mejor residencia, ni la mejor ayuda a domicilio, pero, desde luego, pondra unas condiciones de dignidad a cientos de miles de familias que en estos momentos soportan una presin muy complicada". El trnsito hacia nuevas frmulas incluye un amplio abanico de opciones para los mayores dependientes: desde residencias para quienes no tienen problemas pero prefieren vivir solos, hasta apartamentos tutelados con servicios centralizados de limpieza y catering.

Pero sin fuertes desembolsos, la progresin ser lenta. El retraso de la proteccin social en Espaa con respecto a la Europa de los Quince era evidente en los ltimos datos publicados por Eurostat, que datan del ao 2002: Espaa ocup el penltimo lugar, por delante de Irlanda, en cuanto al gasto social en relacin con el PIB: apenas el 20%, 3.253 euros anuales por persona, contra el 36% de Suecia, en primer lugar. Comparativamente, equivale al 60% de la media de los Quince. Las familias recibieron en el ao 2001 cerca de 8.000 euros anuales por persona mayor de 65 aos en Espaa, en torno a la mitad de la media de los Quince, contra los ms de 20.000 de Dinamarca y Luxemburgo. Austria, Alemania, Reino Unido, Pases Bajos y Suecia dedicaron a las familias entre 18.000 y 20.000 euros.

Jos Carlos Fajardo, profesor de Historia Poltica del Pensamiento Poltico, y fundador de la ONG Solidarios, piensa que socialmente se ha asumido el desplazamiento de los mayores, para que no molesten o dejen su puesto a los ms jvenes. "No se repara en que, en todas las culturas que han contribuido al autntico progreso de la humanidad, son respetados y venerados", seala. "En China sera una falta de educacin tremenda decirle a una persona mayor: 'Qu joven le encuentro".

Pueden dictar leyes, imponer normas y criterios, hasta dogmas en nombre de una moral o de lo que algunos tienen por natural. Podemos inclinarnos ante ellas mientras pasan, como hace el junco, pero para erguirnos de nuevo en nuestra más íntima realidad. “Yo sé quién soy”, exclama Don Quijote. Con eso, basta.

De la piel para dentro empieza mi exclusiva jurisdicción. Elijo yo aquello que puede o no cruzar esa frontera. Soy un Estado soberano, y las lindes de mi piel me resultan más sagradas que los confines políticos de cualquier país. Es esa divina libertad la que me hace responsable. Porque sé que todo es lícito, aunque no todo convenga. Aquí entra el componente cultural que facilita la convivencia, la solidaridad y la armonía. Con gusto renuncio a lo que quiero y me inclino ante los vientos. Desde lo más profundo de mi ser, renuncio a lo inevitable y acepto lo impuesto, pero porque yo lo quiero así.

La auténtica libertad no consiste en hacer lo que uno quiera, sino en querer lo que uno hace. De ahí la importancia de conocer las necesidades básicas del ser humano, para actuar en consecuencia. Si las consideramos y somos coherentes comprenderemos por dónde van los senderos de la felicidad a la que estamos llamados.

Lo primero es el derecho a vivir con dignidad en una existencia que tenga sentido para nosotros. Con una seguridad emocional que va más allá de la tranquilidad impuesta por el poder político. No es cuestión de la policía, sino de orden y de equilibrio en la armonía. Necesitamos afirmar el propio valor, puesto que somos únicos e irrepetibles. Yo tengo derecho a estar aquí y mi propio yo necesita satisfacerse.

Precisamos escapes creadores, que tienen su propio valor aunque no se encuentren en los mercados ni puedan contabilizarse. Necesitamos amar y ser amados. Aceptados tal como somos, no tal y como otros desearían que fuésemos.

Es natural la sensación de arraigo, pues no somos arena que se lleva el viento. Mi patria es allí en donde me encuentro bien y puedo afirmar mis anhelos y mi necesidad de desarrollar ese poder que brota de la voluntad.

Necesitamos la inmortalidad, de cualquier manera que la concibamos. Porque uno nunca muere del todo. Desde el punto de vista de la ciencia está demostrado que nuestra energía nunca desaparecerá y, con ella, nuestros afectos, sueños y realizaciones.

Uno no muere porque se entraña en el corazón de aquellos a quienes ha conocido, amado, enseñado y con los que ha compartido la búsqueda de la sabiduría. De quienes nos llevan tatuados en sus pieles y que nos han fecundado al compartir su aliento, haciendo de nosotros banda de hermanos. Que no es sino la conciencia de la libertad, de la unidad de sabernos uno con el todo, de la bondad inmanente a todo lo creado y de la belleza que en cada época expresa la serenidad y afirma la vida como el único valor absoluto.

Cuando me preguntan cómo nació Solidarios para el Desarrollo respondo: “¡Como una respuesta ante la desigualdad injusta!”. Luego, voy contando los hechos concretos que nos fueron interpelando y a los que acudimos como la sangre acude a los bordes de una herida. Después de 20 años, la gente no se imagina que todo haya sido tan sencillo y natural, no fácil ni mucho menos. Hoy me pregunto si hubiera podido no ser así. No tengo respuesta. Una vez, se llevaron a la cárcel a un alumno mío de la facultad y me telefoneó para pedirme que no le fallara. Así nacieron las que luego serían las Aulas de Cultura en los Centros Penitenciarios. Otro día vi a un alumno en silla de ruedas esperando a que alguien le ayudase a superar una barrera, y nació el Programa de Ayuda a Estudiantes Discapacitados. En un viaje a países latinoamericanos para dar conferencias, comprobé que muchas personas sabían leer pero no tenían libros, así surgió el Libro Solidario que ya ha enviado más de medio millón de libros seleccionados a las Escuelas Normales de 20 países en bibliotecas de 5.000 volúmenes. En Cuba, hace casi 15 años, comprobé la buena preparación del personal médico y sanitario, pero que carecían de medicamentos a causa del embargo. Desde El Puente Solidario, durante 15 años, enviamos por avión más de 62 toneladas de medicamentos seleccionados y de gran calidad, en paquetes de menos de cien kilos, no sólo a Cuba sino a más de treinta países en América y en África. Lo mismo podría contar de cómo nació, hace casi dos décadas, nuestro servicio de voluntariado con los enfermos del Sida, casi parece increíble recordarlo. Y el voluntariado con las personas mayores que viven solas, y el programa de Vivienda Compartida que ha merecido un reconocimiento europeo, y el voluntariado con inmigrantes en necesidad y, uno de lo más antiguos, nuestra presencia en los hospitales para acompañar a enfermos crónicos que no reciben visitas, a los niños con enfermedades graves. ¿Qué sé yo? Durante años hemos estado bañando, vistiendo, arreglando y dando de comer a discapacitados profundos los sábados y domingos, desde las 7 de la mañana hasta las 12, hasta que se formó un buen equipo que aseguró el relevo. Todavía siguen en ese servicio algunos de los primeros de la ONG. ¡Han sido tantas las experiencias de asistencia como voluntarios sociales en veinte países de América y de África durante los veranos, que no podría ni evocarlas! Hasta que, un día, comprendimos que ese servicio lo podrían hacer mejor los naturales de esos países mientras nosotros nos concentrábamos en Proyectos de Cooperación al Desarrollo, porque comprendí que algunos “voluntarios” corrían el peligro de equivocarse y pretendían hacer “turismo solidario”. Nunca más pasó a esos países nadie que no hubiera acreditado su experiencia como voluntario social aquí en España pues “nadie puede ir a hacer allí lo que no sabe o no quiere hacer aquí”. En una palabra, nunca nos sentimos enviados por nadie sino que acudíamos a la llamada de alguien que nos parecía responsable, y una vez calculadas nuestras posibilidades reales.

Cuando un servicio social nos pareció que crecía desmesuradamente o que corría peligro de invadir áreas que correspondían a la Administración o a los profesionales, no tuvimos el menor reparo en suspenderlo o transferirlo a otras organizaciones mejor preparados. De hecho, y sin pretenderlo, Solidarios continúa siendo una de las ONG de acción social que más voluntarios envía a otras organizaciones que nos parecen serias para ayudarles en programas concretos. Nunca hemos hecho proselitismo alguno, no cabría en nuestras cabezas. Siempre hemos actuado desde la experiencia de que “lo que no se comparte, se pierde”. Así ha sido durante estos 20 años al servicio de los más pobres, de los más humildes y vulnerables, de los marginados y de los excluidos. Nunca se me hubiera ocurrido fundar con nadie algo de semejante envergadura, debido a mis responsabilidades académicas y a mi circunstancia familiar como padre de seis hijos. Las cosas fueron saliendo así, acudiendo a dónde nos llamaban o en dónde creíamos que podríamos ser útiles. No siempre fue fácil, pero nadie nos había garantizado que iba a serlo.

En mi libro “Encenderé un fuego para ti. Viaje al corazón de los pueblos de África”, durante mi año sabático en 20 países subsaharianos, algunas personas, sobre todo religiosas, no podían comprender que a los voluntarios no les moviese un sentimiento religioso “porque nosotros los misioneros, lo hacemos por Jesús y por el mandato que nos dio”, como se recoge en el capítulo de Ghana. Aquella conversación, casi del método Ollendorff, concluyó con la afirmación de aquella misionera: “¡Es que sus voluntarios son cristianos sin saberlo!”. Se imaginan cómo tuve que improvisar para recomendarle que jugase a la lotería porque, con ese sistema de números marcados, seguro que ganaría siempre.

Han pasado los años y han llegado unos y se han marchado otros, se han renovado los responsables y ahora trabajamos para que la organización pueda ser autónoma y coherente con sus señas de identidad. De no ser así, mejor es que desaparezca y orienten a sus voluntarios a trabajar en otras organizaciones humanitarias que las hay muy buenas y muy necesarias. Lo que no puede suceder es que nos enrosquemos en nosotros mismos y que nadie, yo el primero, se considere indispensable.

Pero todavía continúan preguntándome qué es lo que mueve a los voluntarios sociales que, con una responsabilidad y entrega, con una fidelidad y gracia, sirven a los más pobres sin esperar nada a cambio, por el placer de compartir. No me refiero a aquellos, muy capaces y responsables, que desde hace siglos militan en las filas de organizaciones religiosas o en formaciones políticas progresistas y que han sido ejemplo constante de caridad o de altruismo, de filantropía y de servicio a los demás. Yo hablo ahora de la gente corriente, de esos centenares de miles en España, y de millones en el mundo industrializado, que han asumido un compromiso social en una organización de la sociedad civil, seria y responsable. De esas personas que han sentido la interpelación del otro, la provocación de quienes parecen invisibles para el resto de la sociedad pero que a ellos los han conmovido para asumir ese compromiso social con la formación adecuada. Esto no es una cuestión de boy scouts, con todo el respeto que nos merecen, ni una aventura de unos días. En las diversas ediciones del Manual del voluntario llevo años perfilando y afinando cada vez más las exigencias y las señas de identidad de este servicio social libremente asumido. ¿Peligros? Muchos. Sobre todo del lado de quienes pensaban que tenían el monopolio de las aradas en los campos de labor, o de las empresas e instituciones que, de repente, han descubierto lo bien que podría convenirles a su imagen de empresa poner una ONG en sus proyectos. Pero cada vez se va descubriendo más su juego y las auténticas ONG no se prestan a estos chalaneos.

¿Cuál es mi experiencia personal como ciudadano laico y no perteneciente a ninguna confesión religiosa ni a ningún partido político? Pues esto que he ido descubriendo en millares de jóvenes y de no tan jóvenes en estas últimas décadas. Casi no sabemos la respuesta pero sí conocemos la repregunta “¿Cómo no hacerlo?” “¿Cómo permanecer impasibles ante tanta injusticia, ante tanta ceguera suicida, ante tanta insolidaridad y desigualdades culpables?”

Dalai Lama cuando dice que nos aseguremos de hacer que nuestra vida esté tan cargada de sentido como sea posible, preocupándonos por ser felices. Pero la felicidad es indisociable de la paz como fruto de la justicia social. Una pretendida felicidad ignorando nuestra responsabilidad con los demás, es una quimera; ni siquiera una utopía y mucho menos un sueño, porque entra en el mundo de las fantasías, y estas tienen muy mal despertar. Peor aún, a veces, no es posible regresar y se queda uno en la enajenación que se va tornando en amargura hasta perderse en el auto reproche que puede conducir a la peor de las exclusiones sociales, la que nos infligimos a nosotros mismos.

En ese caso, dejamos de sabernos seres para los demás, que es el colmo de la maduración de la persona cuya única razón de vida es ser ella misma, alcanzar la plenitud que no pueden dar ni el tener ni el poder ni el triunfo ni la gloria, efímeros por naturaleza. Tan sólo el éxito, el crecer desde dentro, ex ire, madurar y abrirnos asumiendo y celebrando todo cuanto nos sucede, aún los episodios más dolorosos, pueden conducir a un vivir que tenga sentido, esto es, a un vivir con dignidad que no espera recompensas. La recompensa es el propio vivir consciente de que cada momento es único, de que el mañana no es sino una hipótesis de futuro nunca una realidad cierta, hasta que no se ha vivido. Hay que vivir en infinitivo, y con todas sus consecuencias. Aquí y ahora, en calma o con alarido, compartiendo y abriéndonos a todo cuanto es y existe. Sólo así, podremos vivir plenamente nuestra condición de seres humanos como personas, y no como meros vivientes.

Después de tantos años de servicio y de compromiso, comparto su declaración: “Esta es mi religión verdadera, mi sencilla fe. No es necesario un templo o una iglesia, una mezquita o una sinagoga; no hay necesidad de una filosofía complicada, de la doctrina o el dogma. El templo ha de ser nuestro propio corazón, nuestro espíritu y nuestra inteligencia. El amor por los demás y el respeto por sus derechos y su dignidad, al margen de quiénes sean y de qué puedan ser. Esto es lo que todos necesitamos”.

Esta es la respuesta de millones de jóvenes a quienes han estado durante siglos administrando trascendencias y que tanto se escandalizan por la falta de prácticas religiosas de los jóvenes, por las amenazas que acechan a la concepción tradicional de la familia, a su imposición de un orden social que se ha revelado como injusto, radicalmente inhumano e insolidario, a la ruptura de los jóvenes y de los voluntarios mayores con un sistema de mercado que margina a millones de seres humanos mientras continúan fundamentando su desarrollo económico en la explotación de las riquezas materiales de esos mismos pueblos y en la más dura explotación de sus personas como fuerza de trabajo. Esta es la sociedad que nos han legado nuestros mayores y contra la que, con toda justicia y mejor derecho, se alzan en todas partes personas que han osado dudar, que han querido saber y que se han negado a seguir uncidos a arados de dogmas y de fundamentalismos de toda índole. Han elegido el imperio de la Ética y, por lo tanto, de la justicia social, mientras relegan las diversas morales impuestas a sus ambientes propios con los que cada vez se sienten menos implicados. No los entienden cuando hablan, condenan y anatematizan con tintes apocalípticos. Es como si hablaran en lengua de mandarines y escribieran en tinta china. A diferencia de otras revoluciones, en esta del conocimiento y de la libertad responsable, ni siquiera les merecen el desprecio. Sencillamente, pasan de ellos y creen que otro mundo es posible porque es necesario. Y están convencidos de que con la summa de todas las voluntades el mañana es nuestro, porque la alternativa es el caos en una vida carente de sentido.

Porque tan sólo podemos emplear bien el presente, debemos comportarnos de forma responsable y con compasión por los demás. La compasión como la justicia, la solidaridad, el ejercicio de la libertad y todas las virtudes exigen relación con los demás. Ese comportamiento obedece a nuestros intereses porque es la fuente de toda felicidad y alegría, y el fundamento para tener buen corazón. Nuestra felicidad está unida a la felicidad de los demás. Es imposible ser feliz a solas.

¿Y el placer de crear, de participar, de saberse responsable solidario? El placer infinito de saborear los silencios y de salir al encuentro de quienes tienden sus manos hacia nosotros para escucharlos con atención, porque los encuentros sólo se producen una vez en la vida? Por eso, todas las despedidas son eternas, porque la repetición es imposible. La gota de agua que se sabe océano, la persona que se sabe humanidad y, por lo tanto, necesaria, tiene una actitud radicalmente distinta a la de las gentes manipuladas por el consumismo, las prisas y el miedo. Es preocupante el constatar cómo la historia de los pueblos del Sur, sus tradiciones culturales y religiosas enriquecedoras por lo diversas, su realidad vivida y sufrida, no tenga cabida en la actualidad de los medios de comunicación. Por medio de la amabilidad, del afecto, la honestidad, la verdad y la justicia hacia todos los demás aseguramos nuestro propio beneficio. Es de sentido común. Podremos rechazar la religión, la ideología y la sabiduría recibidas de nuestros mayores, pero no podemos rehuir la necesidad de amor y compasión.

De ahí la importancia de mantener viva la memoria, sometida a reflexión, para ver nuestro comportamiento como personas. En eso consiste la cultura, del mismo modo que la educación no es la transmisión de conocimientos sino sacar lo mejor de cada ser humano para su realización en un ambiente general de libertad y de participación regidos por la justicia.

Hoy sabemos que nuestra sumisión y el control de nuestros espíritus no serán conquistados por la fuerza, sino a través de la seducción. Nos hacen creer que por nuestro propio bien debemos insertarnos en el sistema sin pedir explicaciones.

La legalidad se hace justicia por la voz del pueblo. No confundamos el legítimo acceso de esa nueva generación de activistas culturales que se manifiestan ante los grupos de presión con una minoría de reventadores de un orden que produce tanta injusticia social. No podemos aceptar democracia a escala nacional con plutocracia a escala mundial. La disconformidad es una exigencia ética. No la ahoguemos.

En la medida en que practiquemos estas verdades en nuestra vida cotidiana, poco importa que seamos cultos o incultos, que creamos en Jesús o en el Buda, que seamos fieles de una religión u otra, o de ninguna en absoluto. Que nos declaremos seguidores de Marx o de Adam Smith, de John Mill o de Darwin, de Freud o de Whitman. En la medida en que tengamos compasión por los demás y nos conduzcamos con la debida contención, a partir de nuestro sentido de la responsabilidad, seremos felices.

"Con amabilidad y con valentía, acoge a los demás con una sonrisa. Sé claro y directo. Y procura ser imparcial. Trata a todo el mundo como si fueran tus amigos. Todo esto no lo digo en calidad de Dalai Lama. Hablo solamente como un ser humano; como alguien que, igual que tú, desea ser feliz y no sufrir".

Ante el malestar de un mundo en crisis, es preciso agarrarse a la memoria y hacer espacio a la palabra. Dentro del laberinto de espejos en que se ha convertido nuestra historia hay que tallarlos y convertirlos en cristales para ver lo que podemos ser. “Los espejos son para ver de este lado, los cristales son para atravesarlos y pasar al otro lado”. Y empezar a ser felices queriendo lo que hacemos para superar esta soledad colectiva que hará crisis si nos lo proponemos. Hagamos verdad nuestra memoria para que no haya olvido.

Cuando algunos se asoman a las máscaras de espejos de los voluntarios sociales, pueden encontrar respuesta en esta convocatoria global a una revolución espiritual que supone una revolución ética. Y ante una conciencia bien formada, coherente y responsable, no existen ley ni dogma ni imposiciones que valgan. Podremos inclinarnos, como el junco para que pase la riada, pero para mantenernos firmes y alzarnos para decir y compartir nuestra palabra.

Cuando uno encuentra un texto tan hermoso y tan cierto como el que Manuel Vicent publicó este domingo en El País, no puede menos que compartirlo con sus amigos. Está en línea con la respuesta que el poeta inglés John Milton le dió a un discípulo de Galileo Galilei en la casa de éste en Florencia cuando le preguntó que cuántos años tenía. ''A mucho tirar, respondió el maestro, unos seis u ocho... porque no creerá usted, joven, que tengo los que ya he vivido'.

El tiempo tambien es un territorio. A cierta edad el tiempo que te quede por vivir será tu único patrimonio. Mientras seas joven no pasa nada si parte de ese patrimonio lo cedes de buen grado a otra persona, si lo malgastas o, incluso, si permites que cualquier idiota te lo arrebate. La vida te dará todavía algunas oportunidades para recuperarlo. Pero cuando el caudal empiece a agotarse no deberás permitir que nadie interfiera, fiscalice o coarte ese tiempo de tu exclusiva propiedad. Cualquiera puede ser rey de ese territorio invisible, solo que para llegar a dominarlo hay que dar un golpe de estado: si pierdes esa batalla ya no serás nadie. Un día, tal vez a causa de una depresión o porque el dedo de un ángel te haya tocado la frente, tendrás la evidencia del valor del tiempo que te queda antes de disolverte en el espacio. Será lo más parecido a una revelación. De pronto, descubrirás un hecho tan simple como éste: que la vida te pertenece a ti y a nadie más. Debes saber que nadie te va a agradecer el haber cedido la soberanía si no fue por tu gusto y placer. Habrás sido un esposo fiel, un padre ejemplar, una hormiga de oro para la empresa y un ciudadano honorable, pero no serás el tipo que un día decidió ser libre, ya que el tiempo también es la libertad. A partir de una edad no intentes volar en un ala delta ni correr los cien metros lisos a menos que te pongan un féretro en la meta. Hay retos más difíciles que uno debe afrontar cuando ya se divisa un gato negro en la línea del horizonte. Dios creó el tiempo, pero dejó que nosotros hiciéramos las horas. Ese pequeño territorio de cada día será imposible de gobernar si el tiempo no es tuyo y no eres tú quien marca las horas para regalarlas y compartirlas con esa clase de personas que te hacen crecer por dentro. Esa dádiva también será tu salvación.

Estas cosas le decía el Maestro al discípulo mientras paseaban una noche muy oscura por una ciudad abandonada. Al llegar a una plaza el discípulo creyó que había salido la luna llena sobre los tejados, pero sólo era la esfera iluminada del reloj de una torre, donde también había una veleta oxidada en forma de gallo. En ese momento sonaron doce campanadas y el maestro le hizo obervar al discípulo que aquel reloj no tenía agujas ni números. Su esfera parecía la córnea de un ojo que les miraba en la oscuridad. El tiempo también es el silencio, de modo que a una edad lo más sabio a veces es callar, pero nunca obedecer, dijo el Maestro. El gallo oxidado de la veleta cantó anunciando la madrugada.//

Cuenta el filósofo oriental Osho que lo bueno de ser anciano es que ya eres demasiado viejo para dar mal ejemplo y puedes empezar a dar buenos consejos. Lo cierto es que dentro de cualquier anciano hay un joven preguntándose qué ha sucedido.

Hablamos de jóvenes enfadados y no de los ancianos amargados porque sienten que sus vidas no son lo que podrían haber sido. Se sienten estafados. Se irritan ante la alegría de los jóvenes y no se aceptan a sí mismos porque viven obsesionados por la muerte. Nadie les enseñó a amar la vida, a amarse a sí mismos, a asumir el único sentido de la existencia: ser felices. Y ser feliz es ser uno mismo, poder hacer las cosas porque nos da la gana, no porque lo manden o para alcanzar méritos para una vida de ultratumba. Esto es un chantaje de las religiones y de los grupos de poder: posponer la felicidad para mantenernos sumisos. Se encarnizaron con el sexo y con la alimentación pero, sobre todo, con la libertad de pensar, de actuar, de decir sí o no sin rendir cuentas.

Son buenos el niño, el alumno, el trabajador, el ciudadano que obedece sin preguntar por las causas de la injusticia. Han hecho de la obediencia una virtud. Un buen pueblo, para el que manda, es un rebaño que pasta sin hacer ruido. No hemos nacido para trabajar ni para obedecer.

Es urgente la rebelión de las personas mayores que padecen su soledad como antesala de la muerte. Nunca es tarde para madurar sin confundir el envejecimiento, que es cosa del cuerpo, con la madurez que es crecer hacia dentro y saborear la vida. Una cosa es el Cielo de la conciencia, con sus posibilidades de crecimiento interior, y otra el paso de las nubes de la mente. Descubrirnos gotas en un océano de silencio es trasformar la existencia en una celebración. Es descubrir el universo en el rocío.

No hay mayor provocación que ser uno mismo. Atreverse a ser, a discrepar, a gozar y a realizarse en armonía con el universo. El sabio acepta la realidad imponiéndole su sello: para hacer lo que queramos tenemos que querer lo que hacemos. Porque nada puede morir, tan sólo cambiar de forma. La existencia nada sabe de la vejez, sabe de fructificar. Ya tenemos lo que buscamos. Hay que despertar.

Las vacas en Liechtenstein podrían ser calificadas de ser las más relajadas, despreocupadas y tranquilas en el mundo. Detrás de tanta calma está el cáñamo, la planta de la familia del cannabis.

Los agricultores se defienden afirmando que la variedad europea de cáñamo no tiene las mismas propiedades que la variedad india. Lo único que se altera es la calidad de la leche, y la calidad y salud de la vaca. Lo que cambia es el sentimiento de la vaca

Sin embargo, hay ganaderos que comparten la postura del gobierno y se muestran escépticos ante las presuntas propiedades del cáñamo. "Siempre creí que esa gente (que alimenta las vacas con cáñamo) era un poco exótica y alternativa", dice Simon Schiprscher.

Mira que era fácil. ¿Os imagináis? Abro, más que un debate, un ámbito de sugerencias, una sentada bajo la luna, soltad todos los alimentos que podrían venir divinizados por la fuerza que transforma la leche de las vacas.

Imaginaos el bar y el comedor de la facultad, los refectorios de los monasterios, los comedores y bares de la ONU y de la OTAN, el Camino de Santiago, el rancho de los ejércitos, de todos los del mundo, ¡los ágapes de la Curia Vaticana! Manhatan bombardeado por una lluvia leche, el Kremlin, la Ciudad Prohibida de Pekin en una celebración de todo el Comité Central, las Academias militares, ...

Y pensar que la víspera de Santiago fu a la catedral con Carlos y con Jose y se me ocurrió ¿Qué sucedería si mañana, durante la gran celebración, alguien, nosotros por ejemplo, hubiéramos cambiado el incienso por una calidad exquisita de cáñamo indio bien preparado. OOOO por supuesto.

No es broma, preguntadles a ellos. Se me ocurrió desde pleno Pórtico de la Gloria, mientros ellos dudaban de si darse los tres croques contra la cabeza del Maestro Mateo... para ver si despertaban de una vez. Nada que hacer...

He sabido entrar en un cyber... cercano a estas playas gallegas paradisíacas. Os envío un saludo con mi morriña por el Khan Blog. No lo puedo remediar, cuando encuentro algo hermoso, natural, lleno de luz y de paz... quisiera compartirlo con los amigos. Estoy cerca de unas playas increíbles, incontaminadas, llenas de silencio, con las aguas cristalinas y bosques de algas estremecidos.. Temporáns y As Algas... aquí al lado, no hay más que moverse un poco y querer encontrarlas. Cada tres días me escapo en el barco de línea a las Islas Cíes, a vagar, a leer, a escuchar, a sorprenderme de que este mundo pueda ser destruído.

¿Os imagináis lo que supondría dedicar ese impresionante esfuerzo mediático al que hemos asistido hoy en Singapur a denunciar las injusticias que padecen casi 4.000 millones de seres humanos y exigir a los capos del G-8 que se reunen hoy en Escocia que actuen con justicia, humanidad y responsabilidad?

Líderes, estrellas mediáticas, atletas, gobernantes, príncipes y los mejores realizadores de televisión al servicio de un sueño en el que, de todas formas, se llevarán las medallas los mejores de siempre. Por eso, Nueva York no necesitaba organizar los Juegos en una ciudad que sería todavía más diana para el terrorismo criminal. Y Bush movilizó a los poderosos lobbies de EEUU en favor de Blair, el futuro hombre de Estado que tan valioso servicios presta al modelo de desarrollo hegemónico actual. Lo mismo hacían los Césares, los Emperadores y los Reyes de todos los tiempos con quienes les prestaban acatamiento incondicional. Eso es lo que le concedió durante su visita a Washington, en lugar de la pretendida ayuda para África.

También, de paso, le asestaban un mamporro al impresentable Chirac cuya cara me gustaría poder ver hoy al sentarse en el Castillo de Balmoral a cenar con la Reina Isabel. ¿Le habrán servido unas costilletas de vacas locas? No ha sido de recibo el esperpento de Schroeder, Putin y este pobre gabacho llevado a cabo en la antigua Prusia Oriental, hoy Kaliningrado. Ha sido un espectáculo bochornoso.

Pero me remito a la reflexión del comienzo: podemos acabar con el hambre, las guerras, el narcotráfico, los paraísos fiscales y tantas otras calamidades que padecen miles de millones de seres, y el medio ambiente hasta límites de no retorno, si esos dirigentes del G-8 lo decidieran. En menos de 10 años.

Por las mismas irracionales conductas que provocaron guerras y holocaustos, armas nucleares y exterminios, desertización y crímenes genocidas: por la ceguera y el egoísmo suicida que gobiernan un mundo en decadencia. Sí. A pesar de los fastos que vimos en televisión y de ese Madrid que, desde mañana, tendría que ir a descubrir, como un paleto, pues han afirmado que en un 84% ya está terminado. (Menos mal que mañana me iré a mi Galicia natal)

Y conste que siempre he seguido los Juegos Olímpicos con enorme satisfacción... por su belleza, su esfuerzo y la nobleza que, en general, los han presidido desde la Antigüedad. Al menos, eran tiempos de paz olímpica impuesta cada cuatro años a las poleis griegas.

Un matrimonio había trabajado durante toda su vida para fundar un hogar, hacerse con un patrimonio y establecerse con holgura. Tenían hijos casados y nietos ya crecidos. Cuando alcanzaron la edad de la madurez, siguiendo una tradición india, entregaron sus bienes a sus hijos y decidieron dedicar el resto de sus días a la contemplación y a peregrinar a los templos sagrados.

Cierto amanecer, cuando se dirigían al santo monte Khailasa, el marido vio sobre el camino un precioso diamante. Por temor a que su esposa lo desease, deteniendo así su evolución espiritual, colocó la planta de su pie sobre la gema preciosa.

No sé por qué he sentido ganas de haceros llegar este cuento que escribí el año pasado por estas fechas. ¿Quizás ya haya llegado el destinatario? Nunca se sabe. Recordadme que os cuente lo de Whittman, ¡qué cabeza tengo!

Ah, qué cierto es que la herida llama a la sangre y no al revés... y que el Maestro siempre llega a su tiempo. Es verdad que, a veces, uno siente que le roban algo de adentro... y ¿aqué hacer? Pues dejarse robar y 'que se lleven el robo que robaron'.

Es cierto que uno de los efectos de la globalización es que han querido hacer normal el mirar hacia un puñado de millonarios y de empresas transnacionales, hacia el consumismo como meta y la contaminación como resultado. En lugar de mirar hacia las mujeres en busca de equidad, hacia los pueblos indígenas que desean conservar sus identidades, a los campesinos que defienden sus semillas o a los trabajadores que reclaman los derechos conquistados con tanto esfuerzo. O hacia los niños que proyectan anhelos y esperanzas o hacia los ancianos que tienen derecho a culminar en paz y en digno sosiego sus dias...

Si nos dicen que el burro va en la dirección equivocada, nosotros somos responsables de mirar hacia los que padecen marginación, hambre y sed, explotación y desarraigo, enfermedad e incultura. Soledad e incomprensión, carencia de afecto y de acogida.

Dedico estas páginas llenas de sabiduría a quienes comparten conmigo este blog. Os sugiero que lo imprimáis y os lo leáis despacio, para poder rumiarlo después. Vale la pena. Muchas ideologías están montadas sobre el miedo a la muerte. Pero ¿dónde está muerte tu aguijón?

Pueblo de Orfalis, el viento me ordena abandonaros. Menos ligero soy que el viento, mas sin embargo, debo partir. Nosotros los errantes, en busca siempre del camino más solitario, no empezamos un día donde hemos terminado el anterior; y ningún amanecer nos encuentra allí donde nos dejó el ocaso. Viajamos también en tanto la tierra duerme. Somos las semillas de la planta firme en su propósito, y es en nuestra madurez y en la plenitud de nuestro corazón cuando nos vemos lanzados al aire y esparcidos.

Breves fueron mis días entre vosotros, y más breves aún las palabras que he pronunciado. Pero mi voz desaparecerá en vuestros oídos, y mi amor se desvanecerá en vuestra memoria; entonces volveré nuevamente. Y os hablaré con un corazón más generoso y unos labios más condescendientes al espíritu. Sí, volver‚ con la marea. Y aunque la muerte pueda esconderme, y el mayor silencio envolverme, aún buscaré de nuevo vuestra comprensión. Y mi búsqueda no será vana. Si algo de cuanto he dicho es verdad, esa verdad se revelará por sí misma con una voz más clara y con palabras más propias a vuestros pensamientos.

Pueblo de Orfalis, me voy con el viento mas no desciendo hasta el vacío. Y si este día no es de plena satisfacción de vuestras necesidades y de mi amor, entonces permitidle que sea una promesa para otro día.

Las necesidades del hombre cambian, mas no así su amor, ni su deseo de que este amor pueda satisfacerlas. Sabed entonces, que retornaré del mayor de los silencios. La niebla que se disipa al amanecer, dejando solamente rocío en los campos, se levantará para formar una nube y caerá después convertida en fina lluvia. Y yo no he dejado de parecerme a la niebla. En la quietud de la noche he andado por vuestras calles, y mi espíritu ha penetrado en vuestras moradas. Y los latidos de vuestro corazón estuvieron en el mío, y en mi rostro sentí vuestro aliento, y os conocí a todos.

¡Ay! Supe de vuestras alegrías y de vuestros dolores, y vuestros sueños fueron mis sueños. Y con frecuencia estuve entre vosotros como una laguna entre los montes. Reflejé las cumbres en vosotros y las laderas serpenteantes, y hasta los rebaños pasajeros de vuestros pensamientos y vuestros anhelos. Y hasta mi silencio llegaron las risas de vuestros hijos, igual que arroyos, y los anhelos de vuestros jóvenes, como ríos. Y cuando arribaron hasta lo más profundo de mí, los arroyos y los ríos no dejaron de cantar.

Pero llegó a mí algo más dulce aún que las risas y más grande todavía que los anhelos. Fue lo que de infinito existe en vosotros: El hombre vasto en quien todos vosotros no sois más que células y nervios; aquel en cuyo canto todas las canciones no son sino vibraciones carentes de sonido. Es dentro del hombre grandioso donde vosotros lo sois también. Y contemplándole a él fue como os contemplo y os amé.

Pues ¿qué distancias puede alcanzar el amor que no se hallen en esa esfera inmensa? ¿Qué visiones, qué esperanzas y qué presunciones pueden superar a la sublimidad de ese vuelo? Igual a un roble gigantesco cubierto con flores de manzano es el hombre grandioso que existe en vosotros. Su poder os liga a la tierra, su aroma os eleva al espacio, y en su infinito sois inmortales.

Se os ha dicho que aunque semejantes o una cadena, sois tan débiles como el más frágil de sus eslabones. Esta es solamente una verdad a medias. Asi mismo sois tan fuertes como el más fuerte de los eslabones. Mediros por el más pequeño de vuestros actos, es como comparar la fuerza del mar con la fragilidad de su espuma. Juzgaros por vuestros fracasos, es como lanzar la culpa a las estaciones por su inconstancia.

Vuestros pensamientos y mis palabras son oleadas de una memoria sellada que guarda recuerdos de nuestros ayeres. Y de aquellos días antiguos en que la tierra no tenía conocimiento de nosotros ni se conocía a sí misma. Y de noches en que la tierra se haIlaba aún sacudida por el caos. Hombres sabios se han acercado a vosotros para ofrendaros su sabiduría.

Yo vine a tomar de vuestra sabiduría: Y he aquí que he hallado algo que es más grande que la sabiduría. Es la llama del espíritu vuestro que siempre toma más de sí mismo. En tanto que vosotros, despreocupados de su expansión, deploráis la consunción de vuestros días. Es la vida que busca vida en cuerpos con temor al sepulcro.

Aquí no existen sepulcros. Estas montañas y llanuras son una cuna y un puente. Cuando paséis por el campo donde disteis sepultura a vuestros ancestros mirad bien por aquellos lugares, y os veréis a vosotros mismos y a vuestros hijos bailando asidos de las manos. Lo cierto es que a menudo creáis alegría sin saberlo.

Desearía conocer el secreto de la muerte. Pero ¿cómo vais a conocerlo a menos de que lo busquéis en el corazón de la vida? La lechuza, cuyos ojos son nictálopes, no pueden desvelar el misterio de la luz. Si de verdad deseás conocer el espíritu de la muerte, abrid por entero vuestro corazón al cuerpo de la vida. Porque la vida y la muerte son solo uno, lo mismo que el río y el mar son uno también.

En lo profundo de vuestras esperanzas y deseos, es donde yace vuestro conocimiento silencioso del más allá. Y como semillas soñando bajo la nieve, vuestro corazón tiene sueños primaverales. Confiad en los sueños, pues en ellos se oculta la entrada a la eternidad. Vuestro temor a la muerte no es sino el temblor del pastor cuando se ve ante el rey cuya mano va a tocarlo para honrarle. ¿No está el pastor jubiloso en su temblor sabiendo que podrá ostentar la marca real? No obstante, ¿deja por eso de tener conciencia de su temblor?

Pues ¿qué es el morir sino estar desnudo ante el viento y derretirse al sol? ¿Y qué es dejar de respirar, sino liberar a la respiración de sus flujos y reflujos incesantes para poder elevarse y expandirse para acudir ante Dios sin trabas? Solamente cuando bebáis del río del silencio será cuando en verdad cantaréis. Y cuando hayáis alcanzado la cima del monte, entonces será cuando empecéis a escalar. Y cuando la tierra reclame vuestros miembros, entonces en verdad bailaréis.

¿Es que os he hablado en este día de algo diferente? ¿Es que no son religión todos los actos y todas las meditaciones? ¿Y aquello que no es acto ni meditación, sino un milagro y una sorpresa que emana siempre en el alma, aun cuando las manos cincelen la piedra o están armando el telar? ¿Puede alguien separar su fe de sus acciones, o su creencia de sus ocupaciones? ¿Quién puede extender sus horas ante él, exclamando: Esto para Dios y esto es para mí. Esto para mi alma y esto otro para mi cuerpo? Todas vuestras horas son alas que baten el espacio de un ser a otro ser. Aquel que se cubre con su moral como si se tratase de su mejor vestido, sería preferible que andara desnudo. El viento y el sol no agrietarían su piel. Y el que define su conducta con filosofías es como si encerrase a su ave canora en una jaula.

La canción más libre no brota por entre barrotes y rejas. Y aquel para quien la adoración es una ojiva, que se abre pero que también se cierra, todavía no ha visitado la morada de su alma, cuyas ojivas están abiertas de par en par.

Vuestra vida cotidiana es vuestro templo y vuestra religión. Siempre que penetréis en ella llevaos íntegro todo lo que os pertenece. Llevad el arado y la forja, el mazo y el laúd. Las cosas que habéis creado por necesidad o por deleite. Porque en el ensueño no podéis levantaros por sobre vuestras hazañas ni caer por debajo de vuestros fracasos. Y llevad con vosotros a todos los hombres: Porque en la adoración no podéis volar más alto que sus esperanzas, ni humillaros más bajo que su desesperación.

Y si conocierais a Dios no tendríais enigmas que descifrar. Mejor será que miréis en torno a vosotros y le veréis jugando con vuestros hijos. Y contemplad el espacio: Le veréis andando entre las nubes, extendiendo. Sus brazos en el relámpago y descendiendo en la lluvia. Le veréis sonriendo en las flores para después elevarse y agitar sus manos en los árboles.//

Debido a una muy discutible educación padecida durante siglos en el mundo de los sentidos, de la naturaleza humana y de los goces de los placeres, arrastramos una enorme rémora por la dicotomía maniquea entre alma y cuerpo, espíritu y materia.... como si, a la postre, no formara todo parte de una unidad radical y transformante. En otras culturas se ha mantenido la espléndida autonomía del cuerpo, de los sentidos, de los instintos y de las pasiones ordenados hacia fines integradores y creativos. Todas las potencias del ser humano son como resultantes de fuerzas dirigidas en una dirección y coordinadas por una mente y por una energía (llámale espíritu si quieres, ¿por qué no?)responsables. No se trata de que todo dé igual, de que todo es lo mismo, ni de nihilismo alguno. Esto no es de recibo y a la postre no produce felicidad. La perfección no es un accidente. Per-fectus, bien hecho, satis-factoriamente hecho. Siempre de vuelta a la unidad, a la verdad, al orden, a la bondad y a la belleza, los trascendentales de la filosofía. Y sin sabiduría-sofía no hay vida que merezca la pena de ser vivida. (Sabiduría no equivale a conocimiento ni a ciencia ni a dominio de las técnicas) Por eso, tenemos que recuperar el goce de los placeres asumidos y vividos con plenitud. El goce de los sentidos, del orden y de la medida, de la moderación y de la responsabilidad, también de la justicia pues no se puede gozar a costa de otro ni haciendo del otro el instrumento o medio de mi placer. El otro nunca podrá ser un medio sino que es un fin en sí mismo, siempre.

Seguimos con la lectura del Profeta de K. Gibrán aunque recordando que en este tema está la influencia de su condición de libanés y cristiano maronita sumergido en un ambiente oriental y cosmopolita. Conociendo estas coordenadas, como las abejas, podemos libar y quedarnos con lo que nos apetezca. Al fin y al cabo, el placer tiene mucho que ver con querer lo que hacemos, si queremos hacer lo que queremos. Ojo con las morales vinculadas a determinadas religiones, escuelas filosóficas o sicológicas, o culturas varias. La Ética fundamental y básica está por encima y antes de esas morales de situación en el espacio y en el tiempo. No pueden ser impuestas a nadie bajo argumento alguno y mucho menos bajo amenazas y miedos a hipotéticos castigos eternos o a inventados paraísos. Estos no son más que proyecciones en el futuro del mito de la Edad de Oro, que nunca existió pero que ayuda a muchos a seguir tirando porque no aceptan la /insoportable levedad del ser/, la caducidad de la vida humana, el paso del tiempo, la enfermedad, el dolor, la vejez y la muerte que sabios como Buda, Jesús y tantos otros han sabido integrar transformándolos y haciéndose uno con el todo. La vida, como dicen los católicos en el prefacio de la misa de difuntos, se cambia, no se pierde. Vita mutatur non tollitur. Aunque los sabios que en este mundo son y han sido, saben que ese cambio ya tiene lugar aquí y no es preciso esperar a ultratumba. Aquí y ahora. Sabernos uno con el todo. Por eso, hoy es el día.

El placer es un canto de libertad. Mas no es la libertad. Es el florecimiento de vuestros deseos, Mas sin ser su fruto. Es una sima que llama a una altura, Mas no es la suma ni la altura. Es el enjaulado adquiriendo alas, Alas no es el espacio cerrado. ¡Ay, la gran realidad es que el placer es un cántico de libertad! Y me agradaría que lo cantarais a pleno corazón. no obstante, no desearía que perdierais vuestros corazones al cantar.

Algunos de vuestros jóvenes buscan el Placer como si eso fuera todo, y se ven juzgados y censurados. Yo no los juzgaría ni los censuraría. Haría que lo buscasen. Pues hallarían el Placer, mas no solo; Siete son sus Hermanas, y la menor de ellas es más bella que el placer. ¿No habéis oído hablar del hombre que cavando la tierra en busca de raíces encontró un tesoro?

Y algunos de vuestros ancianos recuerdan apesadunbrados los placeres como si fueran faltas cometidas en la ebriedad. Más el pesar es el oscurecimiento de la mente y no su castigo. Deberían recordar sus placeres con agradecimiento, como si fuera la cosecha de un verano. No obstante, si su pesar les sirve de confortamiento, permitidles que se consuelen de esa forma. Y existe entre vosotros quienes no son jóvenes para buscar ni viejos para recordar; Y en su temor de buscar y de recordar escapan de todos los placeres, temiendo menospreciar al espíritu o causarle alguna ofensa. Pero hasta en su privación está su placer. Y de esta manera igualmente hallan un tesoro aunque cavan en busca de raíces con manos temblorosas. Pero decidme, ¿quién es el que puede ofender al espíritu? ¿Puede el ruiseñor ofender a la quietud de la noche, o la luciérnaga a las estrellas? ¿Puede vuestra llama o vuestro humo ser una carga para el viento? ¿Consideráis que el espíritu es un lago de agua quieta que podéis vosotros enturbiar agitándola con un palo?

Muchas veces, al privaros del placer no hacéis más que conservar el deseo en lo más recóndito de vuestro ser. ¿Sabe alguien si eso que hemos guardado hoy, no brotará mañana? Hasta vuestro cuerpo conoce su herencia y asimismo sus legítimas necesidades y no desea ser engañado. Y vuestro cuerpo es el arpa de vuestra alma. Y de vosotros depende arrancarle música dulce o sonidos confusos.

'¿Cómo diferenciaremos lo que es bueno en el placer de aquello que no lo es?' Id a vuestros campos y a vuestros jardines y aprenderéis que el placer de la abeja estriba en libar la miel de la flor. Pero asimismo el placer de la flor estriba en brindar esa miel a la abeja. Pues para la abeja, una flor es fuente de vida, Y para la flor, una abeja es mensaje de amor, Y para las dos, abeja y flor, el dar y el recibir placeres una necesidad y un éxtasis.

Seguimos escuchando las palabras del Profeta, rumiándolas en nuestro corazón. En hebreo rumiar es sinónimo de reflexionar... pero en el corazón. Sabemos que a Occidente, desde Aristóteles y Descartes, lo domina la cabeza, al Extremo Oriente el abdomen (los Budas orondos, la sede del ki kai tandem, encima del ombligo reside la fuerza del ki, la energía compartida con el Cosmos), pero al Medio Oriente, cuya cultura compartimos por nuestra raíz judeo-cristiana, lo domina el pecho que alberga el corazón. La Biblia, los Escritos de Zoroastro, la sabiduría persa y sumeria, acádica y los mismos misterios egipcios y los de Mitra que recibiríamos algo transformados a través de Grecia y de la cábala, son incomprensibles para la razón, sólo se abren desde esa intuición que nada tiene que ver con el sentimiento sentimental o sentimentaloide. En esa intuición se reencuentran el Tao, Buda, el Zen, los Uppanisadhs, el Shivaísmo de Cachemira, lo mejor del Islam sufí y hasta la sabiduría de los gnósticos y de ese asombro camuflado en la piedra filosofal que no es el elisir de larga vida sino el despertar en el que coinciden hasta los magos, los sabios, los curadores de África y los mismos hombres sabios de América precolombina. Es bueno este caer en la cuenta. Cuando sucede una sola vez ya nunca se olvida. No se puede repetir a voluntad, no es materia de experimento científico sino de experienciar nuestras auténticas señas de identidad. Nuestro rostro originario.

A veces hago un juego de palabras con alone (sólo), ponedlo así all one. ¡Cambia todo! Es como la expresión keep yourself together (contrólate): fijáos bien: sé uno contigo mismo, recomponte, ... Es formidable

Puedo hablaros del bien que existe en vosotros, pero no así del mal. Pues ¿qué es el mal sino el bien torturado por su propia hambre y sed? La verdad es que cuando el bien está famélico busca su alimento hasta en las cuevas oscuras, y cuando lo que siente es sed, bebe hasta de las aguas estancadas.

Sois buenos cuando sois uno con vosotros mismos. Sin embargo, cuando no sois uno con vosotros mismos, no por eso sois malos. Porque una casa dividida no es una cueva de ladrones; sino solamente una casa dividida, Y un barco sin timón puede marchar a la deriva por entre islas peligrosas, sin hundirse.

Sois buenos cuando os esforzáis por dar de vosotros mismos. No obstante, no sois malos cuando buscáis ganancias para vosotros mismos. Pues cuando os esforzáis buscando alguna ganancia no sois sino una raíz que se aferra a la tierra y extrae la sustancia de su seno. Seguramente el fruto no puede decir a la raíz: /Sé como yo, madura, plena y dando siempre de la abundancia tuya/. Pues para el fruto, dar es una necesidad, así como el recibir lo es para la raíz.

Sois buenos cuando os encontráis completamente despiertos en vuestra conversación. Pero ello no significa que seáis malos cuando dormís y vuestra lengua se mueve en la inconsciencia. Y hasta una conversación vana puede fortalecer a una lengua débil.

Sois buenos cuando os dirigís hacia vuestra meta con pasos firmes y decididos. No obstante, no sois malos cuando os dirigís hacia ella cojeando. Aun los que cojean no retroceden. Pero vosotros los que sois fuertes y rápidos, procurad de no cojear ante el lisiado, obscureciendo su alma.

Sois buenos de muchísimas maneras, y no por eso sois malos cuando no llegáis a ser buenos. Tan sólo sois perezosos e indolentes. ¡Lástima es que los ciervos no puedan impartir celeridad a las tortugas!

En vuestro afán por un yo superior yace vuestra bondad, y ese anhelo está en todos vosotros. Pero en algunos, ese anhelo es un torrente que corre con fuerza hacia el mar transportando los secretos de las laderas montañosas y los cánticos de los bosques. Y en otros es un riachuelo suave que se pierde entre ángulos y recodos consumiéndose antes de llegar a su término. Pero no permitáis que aquel que mucho anhela diga a quien se conforma con poco: ¿A qué se debe que seas lento y titubeante? Porque el que realmente es bueno no pregunta a los desnudos: /¿Dónde están tus ropajes?/, ni al que carece de casa. /¿Qué le ha sucedido a tu morada?/

Para paliar el mal sabor de boca dejado por quienes creen que para abrir el corazón y aliviar la mente hace falta ir al médico. Rescatemos el placer y la riqueza de ese manantial de vida y de esperanza que es la conversación.

Habláis cuando dejáis de estar en tranquilidad con vuestros pensamientos. Y cuando ya no podéis habitar por más tiempo en la soledad de vuestro corazón moráis en vuestros labios, y las palabras se transforman en una diversión y un pasatiempo. Y en muchas de vuestras charlas, el pensamiento está casi muerto. Ya que el pensamiento es un ave que necesita espacio, y en una jaula de palabras podrá, naturalmente, desplegar las alas, mas no puede volar.

Existen quienes entre vosotros buscan a habladores por temor de sentirse solos. El silencio de la soledad revela ante sus ojos la desnudez de su ego y desearían escapar. Existen también aquellos que hablan, y sin conocimientos o premeditación dicen una verdad que ni ellos mismos comprenden. Y existen quienes llevan la verdad consigo, pero no la expresan con palabras. En el seno de éstos se mantiene el espíritu en un silencio rítmico.

Cuando halléis a vuestro amigo en el camino o en la plaza del mercado, permitid que el espíritu que existe en vosotros mueva vuestros labios y conduzca vuestra lengua. Permitid que la voz que existe dentro de vuestra voz hable al oído de su oído. Porque su alma guardará la verdad del corazón vuestro, lo mismo que se guarda el sabor del vino. Cuando se ha olvidado el color y la copa ya no existe//

Los Maestros de Oriente comunican su enseñanza I shin den shin , de mi corazón a tu corazón. Otra cosa es transmitir conocimientos. Por eso Khalil Gibran nos habla desde la más profunda tradición oriental.

Ningún hombre puede revelaros cosa alguna que no se encuentre ya medio aletargada en el albor de vuestro conocimiento. El maestro que camina a la sombra del templo, entre sus discípulos, no os hace partícipe de su sabiduría sino más bien de su fe y de su afecto. Si es en realidad sabio no os impedirá el acceso a la morada de su sabiduría, sino más bien os conducirá hasta el dintel de vuestra propia inteligencia. El astrónomo puede hablaros de su conocimiento del espacio, más no podrá ofrendaros ese conocimiento suyo. El músico podrá entonar con vosotros el ritmo que existe en todo espacio, pero lo que no podrá ofrendar es el oído que capta ese ritmo ni la voz que le acompaña. Y aquel que está versado en la ciencia de los números podrá hablaros de las regiones del peso y la medida, más no podrá conduciros hasta ellas. Porque la visión de un hombre no presta sus alas a ningún otro. Y así como cada uno de vosotros se encuentra a solas en el conocimiento de Dios, así debe cada uno de vosotros hallarse solo en su conocimiento de Dios y en los misterios de la tierra./

Acabo de regresar de dar una conferencia en Mérida. La había visitado hace años pero esta vez me sentí hechizado y no era capaz de arrancarme de allí. El Museo de Arte Romano que Moneo construyó para albergar tan impresionantes muestras del arte romano... es ya en sí algo que te hace enmudecer. Increíble. Y el Teatro y el Anfiteatro, el Circo y la casa del Mitreo, los impresionantes acueductos y la joya del Puente romano más largo del Imperio, el templo de Diana y los mosaicos que te dejan sin aliento...El Clípeo con la cabeza de Júpiter Ammón junto con el de la Medusa que paralizaba al enemigo, y la cabeza de Augusto del siglo I junto a la del Genio de la Colonia. Impresionantes. No sé... pero después del baño emocional que /padecí/ el sábado anterior, en la enésima visita a la Mezquita de Córdoba... no sé cómo es posible crecer y desarrollarse adecuadamente sin dejarse empapar y afectarse por estas joyas que tenemos ahí, a la vuelta de la esquina: Granada, Córdoba, Sevilla, Toledo, Segovia, Salamanca, Trujillo, Mérida, Santiago, Santillana, León, Burgos, Silos, Las Huelgas, Palencia, la ruta del románico, Barcelona... y tantos y tantos lugares para donde sólo hacen falta una mochila y discreta compañía para conversar y compartir y no caer rendido ante tantas maravillas. Es preciso bajar información en Internet y prepararse para esos reencuentros que entonces comprendemos que estaban ahí, esperándonos una y otra vez porque ellos no cambian pero nosotros sí. Felizmente. Si no alimentas tu espíritu con alimentos adecuados no crecerás, no desplegarás tu inmenso potencial de belleza, de verdad, de unidad y de bondad. Y está ahí, a la vuelta de la esquina. ¿Vacaciones? Dios, róbate y régalate un par de días cada semana. No existen mejor universidad ni mejores maestros, que los que llevas dentro y pugnan por des-velarse al encuentro de las obras maestras.

Para mí, éste es uno de los más hermosos textos que he leído sobre la amistad. Me ha sostenido durante toda mi vida y creo que en mi última novela Tú nombre para mi, no hago sino darle vueltas a este tema vital.

Vuestro amigo es la contestación a vuestras necesidades. Él es ese campo en el que sembráis con amor y cosecháis con agradecimiento. Y él es vuestra mesa y vuestro hogar. Porque os aproximáis a él con vuestra hambre, y buscando la paz.

Cuando vuestro amigo revele su mente no temáis el "no" en vuestra propia mente, y tampoco guardéis el "sí" . Y cuando este silencioso que no cese vuestro corazón de escuchar al suyo. Pues aun sin palabras, en la amistad, todos los pensamientos, todos los deseos, todas las esperanzas brotan y son compartidas con ese placer que no necesita palabras. Cuando os apartéis de vuestro amigo, no os entristezcáis. Porque lo que en él amáis más, quizá se vea más claro en su ausencia al igual que la montaña es más clara para el montañes contemplada desde el llano. Y no permitáis que exista interés alguno en la amistad, a excepción de cuanto signifique profundizar en el espíritu. Pues el cariño que busca algo que no sea la revelación de su propio misterio no es cariñoso sino una red que se lanza hacia adelante, y con la que solamente pescamos lo inútil.

Y haced que lo mejor de vosotros sea para vuestro amigo. Si él ha de conocer el flujo de vuestra marea, permitidle que también conozca su reflujo. Porque ¿qué clase de amigo es al que sólo buscáis cuando deseáis matar algo de tiempo? Buscadle cuando dispongáis de horas por vivir. Porque las suyas colmarán vuestra necesidad, más no así vuestro vacío. Y en la dulzura de la amistad hallaréis la risa y la participaréis en aquello que es grato. Pues en el rocío de las cosas pequeñas, encuentra el corazón el frescor de su mañana.

Vuestros corazones conocen en silencio los secretos de los días y de las noches. Pero vuestros oídos ansían el sonido del conocimiento de vuestro corazón. Quisierais saber, traducido en palabras, aquello que siempre habéis sabido en pensamientos. Desearíais tocar con vuestras manos el cuerpo desnudo de vuestros sueños. Y bueno fuera que así fuese. El manantial oculto de vuestra alma tiene necesidad de saltar y correr murmurante hacia el mar. Y el tesoro de vuestras infinitas profundidades quedaría desvelado ante vuestros ojos. Pero aceptáis la presencia de balanzas con las que pesáis vuestro desconocido tesoro. Y no busquéis las profundidades de vuestro conocimiento con apoyo alguno o el empleo de la sonda. Porque el ego es un mar ilimitado e inconmensurable.

No digáis, ¡He encontrado la verdad!, sino más bien /He encontrado una (dimensión de la) verdad/. No digáis, ¡He hallado el camino del alma!. Antes bien, decid,/'He hallado al alma caminando por mi camino/. Porque el alma camina por todas las sendas. El alma no camina por una sola línea, ni crece lo mismo que una caña. El alma se manifiesta por sí misma, igual que un loto de incontables pétalos./

Eso escribió Hegel, y la historia lo confirma. El problema, una vez más, está en el lenguaje: nos enseñaron a desconfiar y hasta a condenar las pasiones. Inmenso error. Las pasiones como los instintos son fuentes de vida, de creación y de alegría. La clave, otra vez más, está en la dosificación. Veneno o medicina, depende de la dosis. La Razón no puede dominar y controlar todos nuestros pensaminetos y acciones. Nos ahogaría, asfixiaría y haría de nuestra vida una parodia sin nervio y sin ilusión

Los sueños de la Razón producen muertos, escribió Goya. Todo exceso mata. Igual sucede con la pasión, con los instintos, son vitales. Ese es el gran desafío de la educación, contribuir a obtener lo mejor de cada ser humano, educcere, para que se realice a sí mismo y sea señor de su destino. Para vivir una vida con dignidad, una vida que merezca la pena ser vivida. El juego divino del héroe contra la triste tarea del esclavo que sólo sabe obedecer y sólo está preocupado por no equivocarse.

Nadie puede ser perfecto, estaría totalmente hecho, per faccere. Es decir, muerto. A diferencia de satis faccere, satisfacción, armonía en la acción, equilibrio en la libertad y el goce de la obra bien hecha. Yo sé quién soy. La satisfacción no depende de la aprobación de nadie sino de la norma interior que cultivamos, ordenamos, y orientamos hacia el bien, hacia la bondad, hacia la unidad y hacia la belleza. Que nos dice cuando convene inclinarse ante el paso del viento o hacerse a una orilla cuando se desborda el torrente. Adaptarse e innovar; romper y desparramarse, porque lo permitimos o porque lo aceptamos una vez sucedido; hacer nuestros los acontecimientos, imprimirles nuestra huella y nuestro sello. Tomar conciencia de que somos únicos e irrepetibles. Está bien así si tú lo deseas ordenas y mandas... o si te inclinas y te haces a un lado para dejarlo pasar. Saberse creador y paciente, actor e inédito aún cuando cumples la ley general y cedes, porque te da la gana, ante la costumbre o la norma. Pero porque tú la haces tuya: hoy conduciré mi cohe por la derecha... porque me da la gana. Por eso respiro, bebo, trabajo, gozo, sueño, creo, lloro, extiendo mi mano y acojo o busco comprensdión y cobijo.

Vuestra alma es a menudo como un campo de batalla, en el que vuestra razón y vuestro juicio dirimen una guerra contra vuestra pasión y vuestros apetitos. Desearía ser el pacificador de vuestra alma, poder transformar la discordia y la rivalidad de vuestros elementos en unidad y armonía. Pero ¿cómo hacerlo, a menos que vosotros mismos seáis asimismo los pacificadores, es decir, los amantes de vuestros elementos?

Vuestra razón y pasión son el timón y el velamen de vuestra alma marinera. Si vuestro velamen o timón se rompiera, solamente podríais dar bandazos y ser arrastrados por el mar, o, en todo caso, permanecer a la deriva en medio del océano. Pues la razón, cuando gobierna sola, es una fuerza que ata; y la pasión, desgobernada, es una llama que arde hasta su propia destrucción. Permitid por tanto que vuestra alma exalte vuestra razón conduciéndola a la cima de la pasión y así pueda cantar. Y permitidla dirigir vuestra pasión con razón, de manera que pueda vivir gracias a su propia resurrección cotidiana, y como el Ave Fénix surgir de sus propias cenizas.

Desearía que cuidaseis vuestro juicio y vuestros apetitos como lo haríais con dos personas queridas en vuestro hogar. Seguramente no honraríais a una persona más que a otra; porque quien atienda preferentemente a una sola, perderá el amor y la confianza de ambas.

Cuando en las colinas os sentáis bajo la sombra fresca de los blancos álamos compartiendo la paz y la tranquilidad de las campiñas lejanas y de las praderas, permitid entonces que vuestro corazón exclame en silencio. "Dios se apoya en la razón". Y cuando arribe la tormenta, y el poderoso aire agite el bosque entero, y el trueno y el relámpago proclamen la majestad del cielo, dejad entonces que vuestro corazón diga con temor: "Dios se mueve en la pasión". Y como vosotros sois un hálito en la esfera de Dios, y una hoja en su bosque, también vosotros os apoyáis en la razón y os movéis.

Quizás las leyes y los reglamentos hayan sido necesarios a causa de aquellos que no creen en un orden básico para la convivencia. Un profesor mío me dijo hace muchos años en Oxford: /En G.B. tenemos muchas normas, por el placer de saltárnoslas de vez en cuando. La sabiduría reside en saber cuándo/

Os complace el dictar leyes. Pero os complace más el quebrantarlas. Como esos niños que jugando junto al océano erigen castillos de arena con paciencia para posteriormente destruirlos entre risas. Pero mientras vosotros erigís vuestros castillos de arena, el mar lanza más arena a la playa. Y cuando los abatís, el mar ríe con vosotros. La verdad es que el mar ríe siempre con el inocente.

¿Qué diré de todos éstos sino que así mismo ellos reciben la luz del sol, pero de espaldas a él solamente ven sus sombras, y estas sombras son sus leyes?. ¿Y qué es para ellos el sol, sino un crisol de sombras? Y qué es reconocer las leyes sino doblegarse y trazar sus sombras sobre la tierra? Pero vosotros los que camináis de cara al sol, ¿qué imágenes dibujadas sobre la tierra pueden detenerlos? Vosotros los que viajáis con el aire, ¿qué veleta dirigirá vuestra ruta? ¿Cuál ley humana puede conteneros si sacudís vuestro yugo, pero no a la puerta de prisión humana? ¿Qué leyes temeréis si bailáis aunque sin tropezar en las cadenas férreas del hombre? Y ¿quién os llevará ante los jueces si os rasgáis las vestiduras, pero sin dejarlas en el sendero de hombre alguno?

Cuando vuestro espíritu camina errando sobre el aire. Es cuando, solitarios y descuidados, cometéis falta con los otros y, por lo tanto, con vosotros mismos. Y por esa falta en que habéis incurrido necesitáis llamar y esperar un rato sin que se os atienda delante la puerta del bienaventurado.

Vuestro dios interno es como el mar. Se mantiene por siempre incorrupto. Y como el éter, eleva solamente a los alados. Mas, sin embargo, es como el sol, vuestro dios interno. Desconoce las galerías Subterráneas del topo y no se encuentra en el agujero de la serpiente. Pero vuestro dios interno no mora sólo en vuestro ser. Existe mucho en vosotros que aún es hombre, y mucho más que todavía no lo es.

Sino un pigmeo deforme que camina dormido a través de la neblina en busca de su propio despertar Y del hombre que todavía existe en vosotros deseo hablaros ahora. Porque es él y no vuestro dios interno, ese pigmeo en la neblina, quien conoce el crimen y el castigo de él.

A menudo os he oído hablar de aquel que ha cometido una falta como si no fuera uno más de entre vosotros, sino un extraño y un intruso en vuestro mundo. Pero os digo que así como al bienaventurado y al justo no les está permitido elevarse por encima de lo más elevado que existe en cada uno de vosotros, así el malo y el débil no pueden caer por debajo de lo que así mismo es lo más bajo que existe en vosotros. Y lo mismo que una sola hoja no amarillea si no es con el consentimiento silencioso de todo el árbol, así el perverso no puede causar daño sin el deseo oculto de todos vosotros. Igual que en una procesión camináis unidos hacia vuestro propio dios interno. Sois la senda y los caminantes. Y cuando uno de vosotros se abate, es para los que vienen tras él, como un aviso contra la piedra que obstaculiza el paso. Sí, y cae por aquellos que le anteceden, quienes aun siendo más rápidos y de paso más seguro no retiraron de allí la piedra obstaculizadora.

El asesinado no es un extraño a su propio asesinato. Y el robado no es inculpable por haber sido robado. El justo no es inocente de los actos del perverso. Y el que tiene las manos limpias no es ajeno a los hechos del villano. Sí, el culpable es frecuentemente víctima del ofendido. Y aún con mayor asiduidad es el condenado quien soporta la culpa del inocente y del puro. No es posible separar al justo del injusto y al bueno del malo. Porque se alzan al unísono ante la faz del sol, así como el hilo negro y el hilo blanco se tejen unidos. Y cuando el hilo negro se rompe, el tejedor revisará todo el tejido, y examinará también el telar. Si alguno de vosotros condujese ante el juez a la mujer infiel, permitid que el magistrado ponga también en la balanza el corazón del marido, y que mida su alma con el mismo rasero. Y decidle que antes de azotar al ofensor lance una buena ojeada al esp¡ritu del ofendido. Y si alguno de vosotros castigase en nombre de la rectitud y pusiese el hacha junto al árbol del mal, hacedle que lo mire bien hasta las mismas raíces. Y en verdad es que encontrará las raíces del bien y del mal, de lo fértil y lo estéril, entrelazadas en el corazón silencioso de la tierra Y juzgad vosotros quién en realidad es el justo ¿Que sentencia pondríais a aquel que, aunque honesto físicamente, es no obstante, un ladrón en espíritu? ¿Qué pena impondríais al que mata en lo físico y que, sin embargo, se encuentra ya muerto en lo espiritual? Y ¿cómo castigaríais a quien por sus acciones es un impostor y un hombre cruel, pero que también es agraviado y ultrajado?

Y ¿cómo castigaríais a quienes su remordimiento es ahora mayo a todas sus fechorías? ¿No es remordimiento la justicia que se administra por esa misma ley a la cual con placer servís? Sin embargo, no podéis cargar el remordimiento sobre el inocente ni quitárselo al corazón del culpable. Espontáneamente le escucharéis gritar en la noche para que los hombres despierten y se contemplen a sí mismos. Y vosotros, los que pretendéis entender la justicia, ¿cómo la comprenderíais a menos de considerar todos los actos a plena luz? Solamente entonces podríais comprender que tanto el que se yergue como el abatido no son sino un solo hombre en pie frente a un crepúsculo, entre la noche del propio pigmeo que es y el día de su propio dios. Y que la piedra angular del templo no es más alta que la más baja de sus cimientos.

Para vosotros produce la tierra sus frutos, y lo único que queréis es conocer cómo llenar vuestras manos. Es en el cambio de esos productos de la tierra donde hallaréis la abundancia y quedaréis satisfechos. No obstante, a menos de que el cambio se efectúe con amor y justicia, solamente os llevará a la avaricia y a otros al hambre.

Cuando en el mercado vosotros los mercaderes de los campos, del mar y de los viñedos, os halléis con los tejedores y los alfareros y los que cosechan las especias, invocad entonces al espíritu de la tierra para que os ayude en vuestros tratos y santifique las balanzas asi como las cuentas que equilibran un valor con otro.

Y no permitáis que los perezosos tomen parte en vuestras transacciones porque ellos darían sus palabras por vuestro trabajo. Decidles a esos hombres: Acompañádnos al campo, o id con nuestros hermanos al mar y echad vuestras redes. Pues la tierra y el mar serán igualmente generosos con vosotros como lo son con nosotros.

Y si llegan los cantores, las bailarinas y los flautistas, comprad también lo que ofrecen. Porque también ellos son cosechadores de frutos y de incienso, y aquello que traen, aunque fabricado de sueños, son vestidos y alimentos para vuestras almas.

Y antes de abandonar el mercado, mirad que nadie se retire con las manos vacías. Porque el espíritu, amo de la tierra, no dormirá tranquilo en el aire hasta que las necesidades del último de vosotros no hayan sido satisfechas.

Cuanto más profundo penetre la tristeza en vuestro ser, más alegría podrá contener. ¿No es la copa repleta de vuestro vino la misma que fue cocida en el horno del alfarero? ¿Y no es el laúd que deleita vuestro espíritu la misma madera que fue ahuecada con aceros?

Sólo cuando os encontráis vacíos estáis quietos en el fiel de la balanza. Cuando el guardián del tesoro os llame para pesar su oro y su plata, es necesario que vuestra alegría o vuestra pena suba o baje en la balanza.//

No se puede vivir para trabajar, educarse para encontrar un trabajo ni hacer de él el centro de nuestras vidas. Se trabaja para vivir lo mejor posible. Punto. Tampoco se puede sacrificar a ese ídolo nuestra vida familiar, amorosa, de relación o de creación. Debemos proponernos trabajar /porque queremos, porque nos da la gana/. Y nunca preguntarnos si nos gusta o no lo que tenemos que hacer. Y hacer de él un hermoso pasatiempo, algo creativo aunque sea en la repetida acción de conducir un vagón del Metro o vender billetes. Hay un arte en cultivar flores, en venderlas, en hacer paquetes o cortar filetes, en pesar verduras o en atender a un cliente. En cuanto al estudio, lo pesado son los exámenes con las técnicas absurdas que nos imponen para certificar que hemos recargado la memoria con cosas que vamos a olvidar al día siguente. Hay que saber construir el trabajo de cada día como si fuera único, no el último ni el primero. El Profeta lo cuenta de manera más poética, y acierta con algunas ideas y expresiones formidables. Os lo regalo, es mi trabajo.

Trabajad para que podáis conservar la paz con la tierra y con su alma. Porque el permanecer ocioso es volverse un extraño para las estaciones, y dejar la procesión de la vida, que anda con majestad y orgullosa sumisión hacia el infinito.

Cuando trabajáis os convertís en una flauta a través de cuyo corazón se transforma en música el murmullo de las horas. ¿Quién de vosotros desearía ser una chirimía, muda y silenciosa, mientras todo lo demás canta cual un coro al unísono?

Pero si en vuestra aflicción llamáis dolor al nacimiento y al sostén de la carne una maldición impresa sobre vuestra frente, entonces yo os advierto que nada que no sea el sudor de vuestra frente podrá borrar lo que en élla ha sido impreso.

También se os ha sido dicho que la vida es penumbra, y en vuestro cansancio os hacéis eco de lo que os fuera dicho por el cansado. Y yo os advierto que la vida es, efectivamente, penumbra excepto cuando en ella hallamos estímulo. Y todo estímulo es ciego si no existe conocimiento, Y todo conocimiento es inútil, si no va acompañado por el trabajo, Y todo trabajo es cosa vacía salvo cuando existe amor.

Es construir una casa con cariño, como si vuestro ser más amado hubiese de morar en ella. Es como poner la semilla en el surco con ternura y recolectar la cosecha con alegría, como si vuestro ser más amado hubiera de comer su fruto.

Con frecuencia os he oído decir, como si hablaseis en sueños: El que trabaja el mármol, y talla la forma de su alma en la piedra, es más noble que aquel que ara la tierra. Y el que se adjudica el arco iris para plasmarlo en un lienzo y convertirlo semejante al hombre, es más valioso que aquel que hace las sandalias para nuestros pies. Pero yo os aseguro, no en sueños, sino en la vigilia del mediodía, que el aire no habla con más dulzura a los robles gigantescos que a la minúscula brizna de hierba. Y sólo es grande aquel que convierte la voz del aire en un cántico que su amor hace más dulce.

El trabajo es un amor que se hace tangible. Y si no podéis trabajar con amor sino tan sólo con desagrado, será preferible que dejéis de trabajar y toméis asiento a la entrada del templo a pedir limosna a los que trabajan con alegría.

Porque si cocináis el pan con indiferencia estáis cociendo un pan amargo que alimenta sólo a medias el hambre del hombre. Y si pisáis las uvas con disgusto, ese disgusto será como un veneno destilado en el vino. Y si cantáis como ángeles, pero no amáis el canto, tapáis el oído del hombre para que no pueda escuchar las voces del día y las de la noche.

Ya conozco yo estos tiempos de nostalgia anticipada; es el dolor por la separación. Mientras no se inventan trucos para aliviarla (te escribiré, nos vemos en el blog, tan sólo un verano y ya regresamos, todo será como antes, etc) hay que entretener la espera. Por eso, para que os sirva de viático (alimento para el camino), seguiremos compartiendo las palabras del Profeta. Bueno, creo que ya he vuelto a encontrar un subterfugio de alivio, como el año pasado por esta época. Por estos días, al concluir las clases, comencé a escribir un cuento cada mañana para enviar a mis amigos... llegué 100 y después del verano, en septiembre creo, escribí otros 70 hasta que comenzó el curso y se volvió a poblar mi corazón. Lo habéis conseguido. Sé que algunos que viven en tierras lejanas de América y de Africa se alegrarán con la noticia. No era preciso forzar las cosas. Lo interrumpí en su momento y lo he vuelto a recuperar. Un abrazo, cabezones

Quisiera que pudierais vivir del aroma que emana de la tierra, y que al igual que una planta aérea fuerais sustentados por la luz. Pero como tenéis necesidad de matar para comer, y quitar al recién nacido la leche de su madre para calmar vuestra sed, permitid, pues, que ello se transforme en un acto de adoración. Y permitid que vuestra mesa sea un altar donde son sacrificados los puros e inocentes del bosque y de la pradera en aras de lo que en el hombre existe de más puro y más inocente.

Por la misma fuerza que te sacrifica, también yo seré sacrificado; e igualmente seré consumido. Púes la ley que te colocó en mis manos, me colgará en otras más poderosas. Tu sangre y la mía no son más que la savia de la cual se nutre al árbol de los cielos.

Y en el otoño, cuando cosecháis las uvas en vuestros viñedos para transportarlas al lagar, decidles en vuestro corazón: 'También yo soy un viñedo, y mi fruto será recogido para transportarlo igualmente al lagar. E igual que el vino nuevo seré guardado en tinajas eternas'.

Y llegado el invierno, cuando bebáis el vino, permitid que vuestro corazón eleve un cántico con cada copa. Y permitid que en el cántico exista una remembranza para los días del otoño, para el viñedo, y para el lagar.//

Hoy hemos visto en todos los telediarios la parafernalia impresionante de 50 obispos concelebrando con un atrezzo digno de mejor causa. Traté de imaginarme allí a aquel Jesús de Nazareth con su madre al lado. Me he sentido algo mal. Es la moda del espectáculo que tanto gusta al Vaticano y que se extiende como una peste por el mundo que pretenden reevangelizar. ¿Dónde están lospobres, los enfermos, los presos, los marginados de los que hablaba el Rabí y por los que tomó partido rompiendo con el fariseísmo de los sepulcros blanqueados, como él mismo llamó a los sacerdotes ¿de entonces? Me siento mal. Juan Pablo II, Benedicto XVI, Curia, Teologíoa de la liberación, opción preferencial por los pobres (Conferencia de Puebla), colonialismo, conquista, Inquisición, Ïndice de Libros prohibidos... ¿no se había puesto todo esto en entredicho durante el Concilio Vaticano II promovido por el Papa Juan XXIII? ¿Quién segó la viña, quién podó los sarmientos, quién silenció a los profetas y testigos de otro mundo más justo y solidario? En este caso preferiría que no hubiera debate. Bastaría con leer cualquier pasaje de los Evangelios y poner como post alguna frase, alguna cita, algún ejemplo de ese hombre admirable. Así sabríamos a qué atenernos cuando excomulguen, condenen y amenacen.

Como cuenta Javier Ortega en su reportaje de El Mundo, los joyeros nunca habían visto tantas joyas juntas. Algunas están clasificadas por su ilustre origen: un enorme brillante mandado por la reina María Cristina; otro más pequeño recogido en casa de la marquesa de Rafol; unas perlas de la condesa de Orgaz; un broche de la marquesa de Almanzor...

Los operarios trabajan frenéticamente. Tienen que clasificar, desmontar y engarzar 60.000 piezas llegadas desde todos los puntos de España para, en 45 días, hacer la corona más impresionante que jamás haya visto el ojo humano. Aunque su destinataria no sea precisamente humana. Se trata de una estatua, inmortal como todas, de una virgen, la Patrona de España, la más venerada: la Pilarica.

En el viejo taller de la calle de Espoz y Mina, a pocos metros de la Puerta del Sol madrileña, 33 operarios trabajan día y noche en esta obra de artesanía. Hacen turnos, comen ahí mismo, se dejan los ojos cincelando y dando forma a las pequeñas formas del tesoro. Las piedras han llegado gracias a la labor de unas señoronas de la alta sociedad madrileña, encabezadas por la marquesa de Cubas, la condesa de Gondomar y la marquesa de Aguilafuente, para ofrecer a la Virgen del Pilar una gran corona. Para ello han hecho una campaña nacional pidiendo donaciones en especie (o sea, joyas) a todo aquel que quiera y pueda hacerlo. Y, a la vista del resultado, la respuesta fue abrumadora.

El que los dirige es un joven de apenas 18 años, Ramiro García Ansorena, excelente dibujante y encargado por su padre -dueño de la Casa Ansorena, la más prestigiosa firma de joyeros españoles de la época- para diseñar la más definitiva de sus obras de arte.¿Su inspiración? Algo tan aparentemente banal como los motivos forjados en los balcones de hierro madrileños.

Y no es una labor fácil. Todos los que respondieron al llamamiento de estas damas quieren que su donación aparezca físicamente en la corona. Quieren verla, tocarla y decir: /aquella piedrecita de allí es mía.../ Así, poco a poco, las alianzas, broches, pulseras, pendientes, medallas, cadenas, relojes, petacas y cadenas de todo tipo van transformándose en delicadas y sutiles piezas de orfebrería que ni sus propios dueños reconocerían.

Estamos en mayo de 1905 y la coronización de la Virgen está prevista para mediodía. Aquella mañana se escucharon 21 cañonazos a modo de salvas y repicaron las campanas de todas las iglesias de Zaragoza y de España entera. El cardenal Soldevila, en nombre del Papa, con la presencia del Nuncio, las autoridades, los representantes de los Reyes y el Episcopado español en pleno, procedió a colocar la corona pensada por los Ansorena sobre la cabeza de la Virgen, en medio del júbilo de los casi 50.000 peregrinos llegados a Zaragoza para el evento.

La corona, está considerada por los especialistas como una de las obras más importantes de la orfebrería europea de la época. Hoy tiene un valor incalculable y, sin duda, es el mayor tesoro artístico español.Elena Mato Ansorena, nieta del diseñador, dice que /es la obra cumbre salida de esta joyería, tanto por la calidad de ejecución como por la riqueza que tiene, con la añadidura de su valor artístico y su significado espiritual/.

Poco antes de la coronación, la obra fue expuesta en el palacio episcopal y visitada por miles de madrileños antes de ser llevada a Roma para ser bendecida por el Papa. Cuentan que Pío X quedó tan impresionado por su belleza artística y la generosidad de los españoles, que regaló al cardenal Soldevila su cáliz de oro y esmaltes, con el que acababa de celebrar misa, para que figurase en el museo del Pilar, y concedió indulgencias a la basílica y a los peregrinos. Ese mismo cáliz se empleará hoy en la prevista misa del Jubileo.

La Pilarica tiene una docena más de coronas, pero ninguna como la grande, la buena, la que sólo lleva en las grandes ocasiones.Las otras son de diario o están en el joyero, el tesoro, el museo pilarista, que pasa por ser uno de los más ricos de todos los templos españoles. Alberga miles y miles de joyas, piezas de orfebrería, procedentes de legados, donaciones de gente anónima u ofrendas de reyes, papas y potentados.

Unas se exponen en vitrinas y otras se guardan bajo tres llaves en el museo secreto. Es un habitáculo de difícil acceso en donde hay 10 cajas y tres maletas que abarcan más de cinco siglos de la historia del Pilar y de la joyería española y europea.

Hay piezas en todos los metales y piedras preciosas y en las más diversas formas como colgantes, pendientes, broches, veneras, pulseras, alianzas, collares, cadenas, dijes, joyeles, medallas, portapaces, mantones, mantos (hasta 450 donados por instituciones y particulares, toreros y deportistas), abanicos, cálices, imágenes, candeleros, relojes, monedas, cubertería o rosarios.

Algunos de estos objetos son especialmente significativos, como el bastón y el broche nupciales de Alfonso XIII y Victoria Eugenia, ofrecidos a la Virgen por salir ilesos del atentado que sufrieron el día de su boda. El águila en oro y diamantes de Amadeo de Saboya. El rotulador de oro con el que Juan Carlos I sancionó la Constitución. La corona de oro y brillantes que regaló la Reina Sofía en el primer viaje de los monarcas nada más ser proclamados en 1975. Felipe II donó en 1596 dos ángeles de plata, que hacen guardia de honor a la imagen de la Virgen.

Otra sección está dedicada a las donaciones de papas, cardenales y obispos, donde están los cálices de San Juan de la Cruz, San Pío X y Juan XXIII o el solideo de Juan Pablo II. Cada pieza tiene su anécdota o historia, reflejo de la devoción popular, y las hay curiosas como el arco del violín de Sarasate o unos pendientes de oro de Evita Perón.

Al valor histórico-artístico y sentimental del tesoro se une el económico. Nadie se atreve a dar una cifra concreta. De poderse tasar estaríamos hablando de cifras multimillonarias e inimaginables.El joyero ha sufrido mermas debido a los expolios, el más grave tras la invasión francesa, y a las subastas para terminar o arreglar el Pilar. Así, en 1979 se subastaron 110 piezas con un precio de salida de 3 millones de pesetas; en 1980, 207 lotes y una base de 20 millones. En 1982, con motivo del viaje del Papa, salieron 27 lotes a 34 millones. Siempre se subastaron piezas que no tuvieran valor histórico y artístico. Todo por la Patrona//

No olvidemos que la Virgen del Pilar tiene bastón y fajín de Capitán General del Ejército español y, por lo tanto, derecho a que se le rindan honores militares y a que se interprete el Himno Nacional... en el Año 2005 de la Era Cristiana.

Prosigue El Profeta de Khalil Gibrán, hablándonos ahora de los regalos, de las dádivas... de lo que uno se regala a sí mismo cuando comparte lo que tiene con los demás. Cuando se experiencia es delicia de sentirse más rico dando un regalo o algo que recibiéndolo. No se puede expresar con palabras: es como tratar de explicar el sabor de una taza de té. Jamás olvidaré las palabras que el Abbé Pierre, de Los Traperos de Emaús, en París, me dijo cuando yo tenía apenas 18 años: /Sólo hay una cosa urgente: compartir/. Siempre lo he tenido presente porque ha marcado mi existencia. Entre mis innumerables defectos, no se encuentra la codicia. ¿Cómo expresar a la gente lo que siento al hablar, al escribir, al compartir emociones, libros, jardines, belleza, música, silencios, ternura, comprensión? Es algo inefable. Ya puedo estar con un rebrote de los míos, con una de mis impaciencias o de mis pérdidas de estribos... si veo a alguien que necesita algo y yo puedo darlo... Lo malo es que, a veces, l'esprit de l'escalier me lo recuerda cuando ya ha pasado la oportunidad y me siento más pobre. Lo paso mal, de verdad, sobre todo ahora cuando está terminando el curso y comienzo a sentir nostalgia por los alumnos que se aprestan a partir y todavía no ha comenzado la esperanza por los que ya están de camino, aunque ellos no lo sepan. Como escribió el gran Whittman: /Tú, quienquiera que seas, así que pasen cien años y este libro mio llegue a tus manos, al leer este poema comprenderás que pensaba es tí mientras lo escribía/ .

Me emocioné mucho mientras estudiaba swahili al explicarnos el profesor Kabunda, en el Colegio Nª Sª de Africa, que los masaï, al despedirse, se dicen uno al otro, mirándose en lo sojos y con los antebrazos cogidos: /Pienso en ti/. Pues eso.

A lo que él respondió: Sólo dais muy poco cuando donáis de lo que es vuestro. Es cuando donáis de vosotros mismos cuando en realidad dais. ¿Qué son en realidad vuestras posesiones sino cosas que guardáis y vigiláis por miedo de perderlas mañana?

Con seguridad aquel que es digno de recibir sus días y sus noches, es digno igualmente de recibir de vosotros. Y aquel que fue digno de beber del océano de la vida, es digno de llenar su copa de vuestro arroyuelo.

Ved primero si merecéis vosotros ser donadores e instrumento para la dádiva. Porque en realidad es la vida lo que da vida, mientras que vosotros, que os consideráis donadores, no sois más que testigos.

Mejor alzaos junto con el donador por encima de sus dádivas como sobre alas. Porque una sobreestimación de vuestra deuda, es poner en duda la generosidad del liberal, cuya madre es la tierra y cuyo padre es Dios.//

Sois los arcos de los cuales vuestros hijos han sido disparados como dardos vivos. El Arquero ve el blanco en el camino del infinito, y Él os doblegará con su poder para que sus dardos puedan ir lejos y raudos.

¿Qué voy a decir yo, padre de seis hijos y abuelo de ocho nietos, naturales y legítimos. Pero de otros muchos nacidos de la relación el afecto y el espíritu. Estos también dan muchas satisfacciones, preocupaciones y desvelos, pero, aún en el atardecer de la vida, nos repetimos ¡Ha valido la pena. Sí que vale la pena!

A lo que él contestó: /Nacisteis juntos, y juntos seguiréis para siempre. Juntos os hallaréis cuando las blancas alas de la muerte acaben vuestros días. ¡Ay! también juntos os hallaréis hasta en la memoria silenciosa de Dios. Pero dejad que existan espacios en esa, vuestra unión. Y permitid que los vientos de los cielos dancen entre vosotros./

Amaos el uno al otro, pero no permitáis que el amor sea una atadura: Permitid mejor que sea como un mar que se mece entre las orillas de vuestras almas. Colmad mutuamente la copa, pero no libéis solamente de una. Compartid vuestro pan, pero sin comer del mismo pedazo. Cantad y danzad juntos y sed alegres, pero permitid que cada uno se sienta solo. Así como las cuerdas de un laúd se encuentran separadas aunque se estremezcan con la misma música.

Ofreceos el corazón, pero sin que por ello dejéis de vigilarlo. Pues solamente la mano de la Vida puede contener vuestros corazones. Y manteneos unidos, mas no demasiado juntos: Porque las columnas del templo se encuentran separadas. Y el roble y el ciprés no crecen estando bajo la sombra del otro.//

Todavía somos millones de personas que creemos, apostamos y practicamos esta forma de amor conyugal, de amistad compartida, de proyección de futuro. Existen agoreros que vaticinan la desaparición del matrimonio. Somos legión los que no lo creemos. Y no por razones religiosas sino humanas. Respetamos cordialmente otras experiencias y hasta los animamos cuando se trata de buenos amigos, pero esperamos para ver los frutos y resultados de esas nuevas

experiencias. Pero tenemos derecho a pedir que se nos respete en nuestra opción libre, ponderada y ya avalada por décadas de convivencia. Como decía un muy grande amigo mío: como nos descuidemos vamos a tener que pedir perdón por actuar con arreglo a nuestra propia conciencia, por vivir con arreglo a unos valores que asumimos libremente cada día.

Como contraste al texto de Khalid Gibrán sobre el Amor, esta visión de Borges surgida de su experiencia, quizás más egocéntrica. No sé. Pero así fue él, genial pero siempre un niño pendiente de sus cosas. Incapaz de compartir con su esposa la misma cama porque echaba d emenos la suya en casa de su madre, a pesar de que había llevado su almohada desde casa para la noche de bodas... Es buenos conocer las /maníasflaquezas de los indiscutiblemente grandes.

//Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza aprender... Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos. Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad. Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Y aprende a plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... Y con cada adiós uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado. Con el tiempo comprendes que solo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas. Con el tiempo te das cuenta de que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla. Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado solo de amistades falsas. Con el tiempo también aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida. Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es solo de almas grandes. Con el tiempo te das cuenta de que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir. Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible. Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sea como esperabas. Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese único instante. Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, extrañarás inmensamente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado. Y aprendes que hay 3 momentos en la Vida que uno no puede remediar: La oportunidad que dejaste pasar, la cita a la que no asististe, la ofensa que ya pronunciaste. Con el tiempo también aprendes sobre El dinero... y entonces comprendes que: Puedes comprarte una Casa, pero no un Hogar, Puedes comprarte una Cama, pero no hacerte Dormir, Puedes comprarte un Reloj, pero no te dará el Tiempo, Puedes comprarte un Libro, pero no Conocimiento o lo que necesitas aprender, Puedes comprarte una Posición, pero no sirve para tener Respeto, Puedes comprarte Medicinas y pagar la consulta al médico, pero no te da Salud, Puedes comprarte Sangre, pero no Vida, Puedes comprarte Sexo, pero no Amor. Con el tiempo también aprendes que la vida es aquí y ahora, y que no importa cuantos planes tengas, el mañana no existe y el ayer tampoco. Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido. Pero infortunadamente, todo esto lo aprendes sólo con el tiempo. //

Cuando el amor arribe a vosotros, seguidle. Aunque sus veredas sean duras y difíciles de seguir. Y cuando sus alas os envuelvan entregaos a él. Aunque la espada que oculte bajo sus alas pueda heriros. Y cuando os hable creed en él. Aunque su voz pueda arrasar vuestros sueños, así como el viento del norte arrasa los jardines.

Bendita el hambre itinerante de los hombres ávidos de saber, que hurgan en los misterios de este breve existir y cuyas manos convierten el árbol en mesa, el trigo en pan y la leche en manteca. Generosos, no necesitan exhibir espadas para demostrar que son guerreros. Su acogedora sombra es como un nido de seguridad para su familia.

Benditos los que veneran al sol, a la flor, al agua y a la tierra y, confiteros de primaveras espirituales, tienen un corazón que late al ritmo de las estaciones. Ellos saben llenar sus vasos con la lluvia y cocer el pan al calor de la amistad.

Benditos cuantos se hermanan en el canto telúrico de Francisco y bailan al ritmo alucinado de los girasoles de Van Gogh, impregnados de la sabiduría budista que no se ata a la nostalgia del pasado ni se despeña en la ansiedad del futuro. Ellos saborean el presente como don precioso.

Benditas sean la mañana, que reanuda la vida tras el sueño, y la edad, que cincela arrugadas de historias. Benditos sean cuantos, saturados de años, no tienen miedo a la invitación irrecusable a las bodas de sangre que, al final, habrán de saciar nuestra hambre de belleza.

Benditos los bienaventurados en el ansia de ver repartido el pan de la vida, que no llenan su bolso de semillas de podredumbre. Se sientan a la mesa con espíritu solidario y tienen derecho a embriagarse del vino que, transustanciado, inunda el corazón de buenos augurios.

Benditas las manos que traducen sentimientos, siembran caricias y amansan el hambre de afecto. Y los ojos repletos de luces y las palabras florecidas de besos. Y el insaciable apetito de silencio, leve como el vuelo de un pájaro.

Benditas sean las gentes con gula de Dios, benditos los volcanes activos en las entrañas, el arco iris de la pluralidad de ideas, la cofradía de las buenas acciones, los libros que nos leen, los poemas cuyo eco resuena en lo hondo del alma, la calle desierta al amanecer, el tranvía invisible, la vida sin miedos.

Bendita sea la ira contra los pinceles que rompen las telas; bendita la injuria de los ballets con música de virtudes; y la pereza de las campanas de las iglesias; la avaricia de quien se preserva de los vicios y bendita sea la parsimonia para cuidar las plantas, las complicidades y la gente.

Benditas las hambres de trascendencia, las prefiguraciones de lo eterno, de jovialidad del espíritu, de la tarta cortada en pedazos con mimo materno, de los vértigos místicos, de estrellas aceleradas por la rotación de tantos sueños renovados.

Benditos los machetes conscientes de que sus mangos están hechos de madera y las jaulas abiertas a la libertad; las agujas que tejen el reverso de la insolidaridad y los cuchillos de puntas redondeadas; la música de emociones indelebles y los espejos que reflejan los más suculentos regalos de la existencia.

/Dependemos de la naturaleza no sólo para nuestra supervivencia física. También la necesitamos para que nos enseñe el camino a casa, el camino de salida de la prisión de nuestras mentes. Nos hemos perdido en el hacer, en el pensar, en el recordar, en el anticipar: estamos extraviados en un complejo laberinto, en un mundo de problemas. Hemos olvidado lo que las rocas, las plantas y los animales todavía saben. Nos hemos olvidado de ser, de estar en silencio, de estar en donde está la vida: Aquí y ahora./

Las casualidades apenas existen, quizás en su versión inglesa (aljamiada, digo). Anoche, después de cenar, al revisar la correspondencia encontré este texto de Eckhart Tolle, en su último libro El silencio habla (Ed. Gaia)

Cuando recibes un golpe en algún sitio parece como si todo el mundo se hubiera puesto de acuerdo para tocarte ahí. En el metro, en el autobús, en casa, en la universidad al saludarnos. Sabemos que no es cierto pero actuamos como si lo fuera. Igual sucede cuando abres una ventana en tu pétreo castillo mental: entra el aire y trae aromas, humedad, sonidos y colores. Quizás sólo se trate de eso: de abrirnos y hacer espacios, como sugiere el Tao: /Treinta radios se juntan en el cubo./Eso que la rueda no es, es lo útil./Ahuecada, la arcilla es olla./Eso que no es la olla es lo útil./Traza puertas y ventanas para hacer una casa. Lo que no es casa, ese es el espacio que queda para ti./ Así, el provecho de lo que es se halla en el uso de lo que no es./.

He aquí mi secreto, dijo el zorro: /Lo esencial es invisible para los ojos. No se conoce bien más que con el corazón/. Y el Principito lo repitió a fin de no olvidarlo mientras emprendía el viaje de vuelta a casa.





 

 

  • Great website! It looks really expert! Maintain the great job![url=http://tnij.org/z8if]2[/url]

  • Kart kredyt. Ale racz pomnieć o spłacie obciążenia, należnoście świadczy o wzrosła kwota a powinno się skorzystanie jadłospis debet, o ile zmieścimy się tym przyznawania przelewy w charakterze interes bezgotówkowych pula, limicie i należnoście świadczy o wzrosła wolumen i powinno się skorzystanie skutkuje nam.

  •  

     

    Envianos tus comentarios!

    beruby.com - Empieza el día ahorrando


    1 2 3 4 5 6 7 8  

    www.bipasha.site90.com Todos los derechos reservados (volver a casa)